Don Rogelio salió mal cabildero y peor perdedor

Por instrucciones del presidente López Obrador, fue Hacienda la que debía cabildear, apoyar y promover entre los 48 países miembros del BID

Tras el penoso papel que jugó México en la reciente elección interna de la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en la que el candidato mexicano Gerardo Esquivel obtuvo solo 3 votos, el 8% de la votación, contra el 80% del ganador, el brasileño Ilan Goldfanj, las críticas más fuertes se enfocaron hacia el fracaso de la diplomacia mexicana que debió cabildear los apoyos a la propuesta del gobierno y se culpó de ese fracaso al canciller Marcelo Ebrard. Pero resulta que la Secretaría de Relaciones Exteriores nada tuvo que ver con la elección del BID y que todo ese proceso fue manejado y operado personalmente por el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.

Por instrucciones del presidente López Obrador, fue Hacienda la que debía cabildear, apoyar y promover entre los 48 países miembros del BID, votos y apoyos a favor de la candidatura mexicana, que en un principio estuvo representada por la doctora Alicia Bárcena, quien unos días antes de la elección se bajó de la postulación y le dijo al Presidente que ya no le interesaba competir, y luego por el candidato emergente, Gerardo Esquivel, a quien sacaron del Banco de México para mandarlo prácticamente a perder en esta contienda.

¿Qué fue lo que hizo o lo que no hizo el secretario Ramírez de la O para que a México le haya ido tan mal que ni siquiera Argentina quisiera respaldar la propuesta mexicana y prefirió retirar a su candidata, Cecilia Todesca Boco, para apoyar al candidato de Brasil que resultó finalmente ganador? Claramente los oficios diplomáticos y negociadores del titular de Hacienda y de sus operadores no fueron los mejores, porque expusieron al gobierno y al propio presidente López Obrador a un ridículo monumental, en el que su pretendido liderazgo político en América Latina volvió a quedar en entredicho.

Y peor todavía, después de no haber hecho bien el trabajo que le encargó el Presidente, el secretario de Hacienda todavía se dio el lujo de lanzar un comunicado totalmente inusual y político en el que no solo descalifica el resultado de la elección del BID y el triunfo del nuevo presidente Goldfanj en una elección democrática, sino que además arremete contra Estados Unidos, el principal socio comercial de México y con quien tenemos en este momento disputas comerciales en el marco del T-MEC. "Lamentamos que en las elecciones del BID continúe la política de más de lo mismo. Se eligió la propuesta del Brasil apoyada por Estados Unidos. Agradecemos el apoyo que recibió nuestro candidato Gerardo Esquivel por dos países de Latinoamérica".

Es claro que, con ese comunicado, tan inusual y criticado viniendo de una dependencia como la Secretaría de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O no sólo trató de lavar su pésima actuación como cabildero y promotor de la candidatura mexicana ante el BID, sino que además quiso congraciarse con el presidente López Obrador, de quien tomó textuales las frases de "más de lo mismo" que, al día siguiente de la elección, el pasado lunes, el mandatario repitió textuales en su conferencia mañanera.

Casi podría decirse que el soberbio secretario de Hacienda aplicó la vieja anécdota priista del político que prometió a su compadre que lo haría candidato a un cargo de elección y cuando no pudo cumplir su promesa y el compadre se le apareció enfrente durante un evento para reclamarle, el político lo interrumpió y le dijo: "Nos chingaron compadre".

Así debió decirle Ramírez de la O a López Obrador para darle la noticia de que su gobierno y su presunto liderazgo latinoamericano habían quedado completamente en ridículo ante los pésimos oficios diplomáticos y de cabildeo de su dependencia. Y a juzgar por lo que dijo al día siguiente en su mañanera, el Presidente le creyó a pie de juntillas a su secretario de Hacienda. Total, si el jefe no entiende ni jota de asuntos internacionales y organismos multilaterales, se le puede engañar fácilmente.

NOTAS INDISCRETAS...

Un integrante de la 4T nos decía ayer sobre quiénes conforman actualmente el círculo más íntimo y personal del presidente López Obrador. Y aseguraba que las confianzas más personales del Presidente van en este orden: 1. Jesús Ramírez Cuevas, vocero de Presidencia; 2. Alejandro Esquer, secretario particular; 3. Beatriz Gutiérrez Müller, esposa; 4. Epigmenio Ibarra; 5; Andrés Manuel López Beltrán, hijo; 6. Pedro Miguel, escritor y activista; y 7. Rafael Barajas "El Fisgón", monero. En un segundo círculo de confianza, ya de operación política, el cuatroteísta que pidió el anonimato mencionó en primer sitio al secretario Adán Augusto, "que es su operador de más confianza en temas políticos"; 2. Lázaro Cárdenas Batel, Coordinador de Asesores; 3. Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad; 4. El general Luis Crescencio Sandoval, secretario de Defensa; y 5. El almirante Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina. "Cada uno en ese orden, son los que más hablan y en los que más confía el Presidente, tanto en lo personal como en lo político", remarcó el personaje del oficialismo...La fiebre mundialista también está llegando a las adelantadas campañas presidenciales. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, mandó instalar megapantallas para que la gente viera el Mundial y lo hizo precisamente en el Monumento a la Revolución, justo donde la Marcha Ciudadana del 13 de noviembre terminó su recorrido, mandando todo un doble mensaje: por un lado, su apoyo a un deporte tan popular y que en estos momentos desata pasión en la ciudad, y por el otro mostrar que un simple partido de futbol también puede llenar esa explanada. Y por su parte el canciller Marcelo Ebrard, a quien queriendo sacar de la jugada política lo metieron de lleno a la jugada futbolera, sigue transmitiendo videos desde Qatar con la playera puesta y apoyando a la selección. De hecho, Marcelo ayer confirmó que mientras Sheinbaum y Adán siguen haciendo una campaña tradicional y antigua, con la pinta de bardas y miles de espectaculares por todo el país, él apuesta a las redes sociales y ahora hasta el metaverso, donde ayer creó su propio avatar, que apareció vestido con la playera verde y lanzando porras y apoyos a la selección mexicana. Claro que también al canciller se le pasó la mano porque su avatar virtual, con el que ya es un habitante del metaverso, luce mucho más joven, esbelto y delgado que el de la vida real...Batimos los dados y cayó Serpiente. Semana de altibajos.