Revisarán contratos de 5 parques eólicos

Serían renegociados para fijar nuevas condiciones de compra de la energía eléctrica por parte de la Comisión Federal de Electricidad

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno federal tiene en la mira los contratos que se firmaron con generadores eólicos privados en administraciones pasadas. Los parques operados por Iberdrola, Acciona y Grupo Cobra en Oaxaca serían renegociados para fijar nuevas condiciones de compra de la energía eléctrica por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), revelaron fuentes del sector energético. Dichos contratos para la construcción de los parques eólicos bajo el esquema de Inversión Financiada Condicionada amparan la compra de energía eléctrica limpia por 20 años, y este 2020 se cumple la mitad del plazo. De acuerdo con el calendario histórico de pagos por adquisición de electricidad, la CFE no contabiliza presupuesto en 2021 para comprarles electricidad a las centrales La Venta III, de Iberdrola; Oaxaca I, de Grupo Cobra, así como a Oaxaca II, III y IV, de Acciona. Hasta ahora, la empresa estatal ha desembolsado 19 mil 726.1 millones de pesos para pagar la energía eléctrica que estas centrales le han vendido desde 2010. Consultada al respecto, la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), como vocera de las compañías privadas involucradas, reconoció que la renegociación "es algo que pudiera ocurrir". Pero si la CFE falla en algunos de estos contratos, por ejemplo, al dejar de comprar y pagar, ello implicaría la rescisión del trato y el titular "podría demandar al gobierno mexicano por la totalidad del valor de los activos". Son plantas que llevan muchos años en operación y, aunque el bien esté totalmente amortizado, "se tiene que pagar el remanente del contrato, lo que significa que aunque la CFE decida dejar de pagar, esto generaría un pasivo para el gobierno que tiene que liquidar". A lo mejor la CFE no lo quiere hacer, explicó la asociación, pero la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) finalmente tendría que llegar a resolver este tema. Lo que es posible esperar y está pasando, subrayó, es que la Secretaría de Energía (Sener) decida revisar los contratos con el pretexto de los recientes acuerdos que están limitando a los generadores de energías limpias, pero debe resolverse como un acuerdo mutuo. "No es un tema unilateral que puedan imponer", destacó la AMDEE. Indicó que las autoridades del sector han prometido que no les van a meter mano a los contratos y van a cumplir, "aunque hemos visto que en algunas ocasiones piensan una cosa y hacen otra". Se buscó el punto de vista de la CFE, pero no hubo respuesta inmediata. Desde 2016 y tras el Informe de resultados de la fiscalización superior de la Cuenta Pública de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se concluyó que la CFE estaba comprando energía eólica más cara de lo que la producía. El informe aludió a que el costo al que recibió la energía eléctrica de los parques eólicos entre 2014 y 2016 era 3.7 veces mayor a su propio precio: "La energía eólica producida por la CFE tuvo un costo promedio de 386.2 pesos por megawatthora (MWh), en tanto que la energía eólica adquirida a productores externos tuvo un precio promedio de mil 440 pesos por MWh", reportó el órgano fiscalizador de la Cámara de Diputados. El 19 de noviembre de 2019, la nueva administración retomó el caso y tanto el director de la CFE, Manuel Bartlett, como el director de la CFE Generación V, Adrián Olvera, aseguraron que a la empresa productiva del Estado le sale más barato generar energía a través de una central eléctrica, que emplea turbinas de gas y de vapor (ciclo combinado), que producirla en parques eólicos. Reportaron que la energía eléctrica de centrales eólicas costó casi el doble que la producida en ciclo combinado. Detallaron que la adquisición de energía eléctrica a productores externos no determinados le causó pérdidas a CFE por más de 2 mil 646 millones de pesos ese año. Desde entonces, Bartlett Díaz adelantó que analizarían a fondo la problemática, "en aras de encontrar una solución que garantice la reducción en los costos". CCE: TEMA SE RESOLVERÍA CON RAZONABLE INTELIGENCIA En vez de generar desencanto entre inversionistas, gobierno e iniciativa privada, el tema energético se puede resolver mediante un diálogo entre gente razonablemente inteligente, dijo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar. Al referirse a los cambios en el sector eléctrico que afectan las inversiones en plantas de energías alternas que entrarán en operación, expuso que "hay que convencer a estas personas de que no se puede; las acciones que quieren hagámoslas en el futuro, pero no en lo que está ya establecido. "Esto lo he comentado con la secretaria de Economía y con todo el gabinete, creemos que hay soluciones enormemente pragmáticas para la queja de la CFE respecto a lo que le ha sucedido estas últimas semanas y que eso lo pudimos haber arreglado alrededor de una mesa con gente, no digo inteligente, sino razonablemente inteligente", afirmó. En la videoconferencia Covid-19: Interdependencia y cooperación México-Estados Unidos, del Centro para Estudios de EU y México, Salazar afirmó que se debe aprovechar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), "y hay que apostar a que las inversiones detenidas puedan empezar a fluir. Tenemos que hacer una cosa básica (...) no podemos hacer cambios de reglas". Dijo que comentó a la secretaria de Economía, Graciela Márquez, la necesidad de que el presidente Andrés Manuel López Obrador presente a su homólogo estadounidense, Donald Trump, en la reunión que sostendrán, un documento en el que se exponga cómo se visualiza la relación económica y comercial, las inversiones y los beneficios del tratado. La subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía (SE), Luz María de la Mora, mencionó que el distanciamiento entre Estados Unidos y China "nos da una oportunidad a nosotros en México para que, en el contexto de desacoplamiento, en esa reestructuración de cadenas globales, México pueda ser considerado en un sitio ideal para ser parte de esa nueva realidad, de esa nueva reconfiguración". Con la próxima entrada en vigor del T-MEC, el 1 de junio, se trabaja en aprovechar la oportunidad de contribuir a que Norteamérica sea más dinámica y competitiva, a través de las nuevas reglas que se incluyeron en el acuerdo, dijo. Afirmó que también se trabaja para fortalecer la relación con China, a fin de sacar más provecho de los lazos comerciales que se tienen con ese país.