Donan a INAH colección arqueológica

Reunió un maestro de primaria

CIUDAD DE MÉXICO.- A lo largo de su vida, Ignacio Mora, profesor de primaria en Zihuatanejo, en Guerrero, acumuló 969 piezas arqueológicas, entre figurillas, malacates y vasijas, que se convirtieron en parte de una colección que ahora, su hija Guadalupe Mora Luviano donó a la Zona Arqueológica de Soledad de Maciel.
El acervo de Ignacio Mora se formó en conjunto con los vecinos de los municipios de Petatlán y Zihuatanejo, pues "entre las décadas de 1950 y 1960, a sabiendas del interés del profesor, acudían a él para entregarle figurillas, malacates, vasijas, entre otros objetos prehispánicos que localizaban en sus comunidades, principalmente las cercanas al sitio arqueológico de Xihuacan", dijo el INAH en un comunicado.
Tras el fallecimiento de su padre, Guadalupe Mora decidió donar el acervo, que de acuerdo con el responsable del Proyecto Especial Soledad de Maciel, Rodolfo Lobato Rodríguez, se registraron y clasificaron 969 materiales prehispánicos, "los cuales en conjunto abarcan tres mil años de ocupación del que fuera el principal centro ceremonial de la planicie costera, partiendo del periodo Preclásico Medio (hacia 1200 a.C.) al Posclásico Temprano (1350 d.C., aproximadamente), cuando decayó a raíz de una gran inundación".