Joven UANL


Observatorio en UANL detectará basura espacial


Publicacion:12-01-2017

+ + - -

El observatorio tiene como propósito principal detectar basura espacial, de manera principal satélites que ya no están en operación y no se sabe dónde están.

El Centro de Investigaciones de Ciencias Físico Matemáticas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) se integró al Proyecto Internacional de Monitoreo de Basura Espacial, con el objetivo de brindar información sobre el tema.

El astrofísico Eduardo Pérez Tijerina señaló que formar parte de este trabajo es muy importante, ya que ahora pertenecen a una Red de 25 observatorios distribuidos en más de 15 países, coordinados por el Instituto Kéldysh de la Academia Rusa de Ciencias.

El observatorio tiene como propósito principal detectar basura espacial, de manera principal satélites que ya no están en operación y no se sabe dónde están, añadió.

“Esto es muy importante, porque siempre está el peligro de que alguno de éstos que ya no están en uso, puedan estar en curso de colisión y provocar que uno de los que están en uso puedan caer, estamos hablando de impedir que tengamos una pérdida de un satélite que cuesta del orden de 200 millones de dólares”, afirmó.

A su vez, el responsable del Observatorio Astronómico de la UANL, Enrique Pérez León, dijo que la importancia de detectar basura espacial, que es un problema acumulativo, pone en riesgo a los satélites activos.

“Un tornillo a más de 27 kilómetros por hora es algo de mucha amenaza”, manifestó en entrevista para el Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología (FCCyT).

El especialista mencionó que uno de los retos del proyecto es brindar información en tiempo real sobre la detección de basura espacial como son los satélites inservibles o residuos instrumentales.

“Se activa un programa de prevención, se pone en contacto con los consocios que manejan los satélites, se les da un diagnóstico de la situación y ellos deciden internamente algún tipo de maniobra de carácter orbital para evadir cualquier riesgo”, detalló.

“Llevar cualquier cosa al espacio cuesta de 10 mil a 100 mil dólares, es mucho lo que está en juego, y de hecho es un problema que tiene efectos colaterales, ya sea un satélite que presta servicios de telecomunicación o de carácter científico”, agregó.

El astrónomo precisó que en los últimos años se han tenido avances considerables en la construcción de los satélites, por ejemplo, las memorias son cada vez más pequeñas y con gran capacidad de almacenamiento de información.

Pérez Tijerina informó que el Instituto Kéldysh donó el telescopio y científicos rusos brindaron la capacitación para su manejo a sus colegas mexicanos. “Es un observatorio completamente robotizado de última tecnología y de origen ruso, optimizado para la observación de asteroides.

Tiene 10 pulgadas de diámetro, una cámara CCD para la obtención digital de imágenes y el software fue desarrollado por la Academia Rusa de Ciencias para este proyecto”, describió el experto.

El observatorio estará de forma temporal en las instalaciones de la universidad y se tiene programado que en 6 meses se instale el nuevo observatorio en el municipio de Iturbide.

Además, el lugar no sólo será para el monitoreo de basura espacial, sino también para realizar seguimientos de asteroides y objetos cercanos a la Tierra, lo que contribuirá en la formación de los estudiantes de doctorado en astrofísica planetaria y tecnologías afines



« Especial »
ARMANDO VILLARREAL FLORES         2017-01-12 08:39:22
CANDILES DE LA CALLE
CON EL DEBIDO RESPETO A LA INSTITUCION UNIVERSITARIA ..PERO¡¿ PORQUE NO EMPIEZAN POR LA BASURA DEL AREA METROPOLITANA QUE INUNDA LAS CALLES , YA PARECE CHIQUERO, Y EL INFORME SE LO PASEN A LOS ALCALDES ...QUE SIRVA DE ALGO EL ESCRUTINIO ESPACIAL
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario