Opinion Editorial


Camino correcto

Nelly Cepeda González


Autor: Nelly Cepeda González | Publicacion:21-10-2019
+ + - -

He escuchado por ahí en la voz de cierto político joven, que la sustentabilidad no es una moda.

Aunque, en cierto modo, lo pareciera porque hablar del medio ambiente, de la ecología, de la sustentabilidad es lo de hoy, introducir estos temas a una conversación o a una acción, es “tendencia”, o está “inn”.

No pasa una sola semana sin que voluntariados de empresas, servidores públicos y más frecuentemente, estudiantes de nivel secundaria y preparatoria, incluso niños y niñas, se sumen a campañas para dejar limpios los espacios públicos, escuelas, recoger la basura de cauces de ríos, arroyos y cañadas o que participen en una reforestación.

Hoy, los gobiernos de todo nivel ven con seriedad el incorporar una agenda ambiental donde todos puedan participar y permita una mayor cobertura de atención como lo es el saneamiento de tierra, agua y muy particularmente, aire, que es lo que más afecta a nuestra amada zona metropolitana de Monterrey.

Pero aunque aplaudo el proceder institucional desde los gobiernos, me gustaría referirme a la juventud, que es quien al final de cuentas carga sobre sus hombros con el compromiso de replicar los buenos ejemplos para las generaciones que sigan.

Podemos cuestionar que nuestros 37.5 millones de jóvenes entre los 12 y 29 años (cifras del INEGI), sean “adictos” a las redes sociales y a interactuar a través de Internet; podemos criticar que ese aparente aislamiento en que se sumergen les impida llevar una vida normal donde convivan con otros seres vivos y que pongan atención hacia el futuro.

Todos estos “peros”, son nada cuando los chicos que representan el 31.4%de la población mexicana, decide actuar.

Demostraron su fuerza y solidaridad cuando lograron mediante votaciones en un sitio web, que Felipe Calderón no se apersonara en el Tec, aunque el ex presidente se disculpara en apariencia, sin mayor presión que la convicción propia de no acudir.

Podría citar “n” cantidad de ejemplos, pero mi punto es que la juventud se sigue imponiendo y que hoy ha decidido voltear hacia un camino de conciencia y de preservación de un resiliente mundo.

Es tan grato ver en redes o medios de comunicación que los jóvenes de equis preparatoria o secundaria, hicieron huertos urbanos o jardines verticales; o que se sumaron con equis organización de la sociedad civil o ciudadanos, para una brigada de limpieza.

Bien dicen que la ciudad más limpia no es la que más se barre, sino la que menos se ensucia.

Si nuestros jóvenes y ahora nuestros niños, como sucede con el caso de #YoRespiroMonterrey van adquiriendo conciencia y hasta nos ponen el ejemplo, nuestro deber es apoyarlos ¿cómo? Una buena acción sería no tirando basura donde no corresponda.

Las autoridades deben ver otro tanto al colocar suficientes contenedores en espacios públicos y retirar los desechos de manera más frecuente, si la idea es cuidar nuestro entorno.

Y aunque en sustentabilidad falta tanto por hacer, si estos jóvenes y estos niños van viendo por un mejor futuro ambiental, quiere decir que como ciudad vamos por el camino correcto.

Comentarios: nelly.cepedagzz@gmail.com

 

 



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario