Opinion Editorial


Elecciones 2021

Arturo Delgado Moya


Autor: Arturo Delgado Moya | Publicacion:17-06-2019
+ + - -

Dentro de un año iniciará el proceso para preparar formalmente, de acuerdo con lo que establezca la autoridad electoral, las candidaturas para las elecciones del verano del 2021. Para Nuevo León es un proceso relevante, ya que estará  en juego no solo la gubernatura del estado, también las diputaciones federales, locales, alcaldías, entre otros puestos de elección popular. Será realmente un proceso que dará un nuevo rostro político a Nuevo León.

Esta configuración surgirá como  un reacomodo de fuerzas y liderazgos  después del tsunamide Morena acontecido el pasado junio de 2018.  Para tratar de imaginar este escenario político electoral del 2021, deberemos considerar algunos aspectos específicos: (1) el nivel de aceptación de la cuarta transformación,  (2) la recuperación de la oposición del terrible y, bien merecido, golpe sufrido en el 2018 y,(3) los nuevos liderazgos y alianzas que logren emerger a lo largo de ese año 2021.

El trabajo político deberá iniciarse, como se dice en el argot burocrático: “para ayer”; estamos considerando al menos tres años de preparación política electoral, por lo que los partidos y organizaciones ya deben estar trabajado sobre el asunto, al que madruga  le va mejor, a pesar de que las organizaciones y algunos líderes lo nieguen y  emitan la frase ya muy trillada que conocemos: “hay que esperar los tiempos que marca el partido”. La disciplina ante todo, pero una candidatura no se construye en  seis meses, lleva años, quien no lo crea pregúntele a Meade.

Ildefonso Guajardo aprendió la lección y tiene el mérito de ser el primero en levantar la mano y anotarse como aspirante a precandidato por el Partido Revolucionario Institucional. No es el único por parte de esa organización política. Podemos señalar también al alcalde de la ciudad de Monterrey, Adrián de la Garza Santos, quien no ha entendido que es tiempo de adquirir protagonismo político desde la plataforma municipal, aprovechado el aparato de gobierno local que  puede darle popularidad; y que sí la requiere, no basta con ser alcalde. Por lo pronto se ha visto poco participativo en la construcción de su propia candidatura.

No es el único presidente municipal, tenemos a Cristina Díaz,  alcaldesa de Guadalupe, también anotada, la alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores y,seguramentea César Garza, el alcalde de Apodaca; además del diputado local Francisco Cienfuegos, entre otros.

¿Cuál es la mala noticia para el  PRI? Que como oposición no ha logrado recuperase del golpe recibido en las elecciones del 2018; como dato histórico tenemos el golpe casi de muerte recibido en las elecciones del año 2000, una crisis como esa le llevó diez años en recuperarse y retomar el poder en el 2012. Por lo que es predecible, en caso de que siga la misma tónica de recuperación, que  el PRI pudiera regresar al poder en el 2030 pero no antes.

Solamente un liderazgo local muy fuerte podría hacer que el PRI se recupere pronto;  es más fácil que los candidatos aspirantes cambien de partido  a que el PRI logre lo imposible: recuperar la gubernatura. Especialmente, considerando la influencia que pueda ejercer la sombra de AMLO en este proceso.

El nivel de aceptación del presidente ha ido decayendo,  bajó en seis meses de un setenta por ciento a un sesenta, probablementeseguirá bajando y antes  del 2021 llegue a un 50% y allí se estabilice, considerando que los programas de bienestar social que ha aplicado le han generado una base social muy amplia favorable a  su proyecto político.

Los posibles candidatos por Morena, serían la diputada federal por Sinaloa Tatiana Clouthier; es una legisladora popular,  pero tiene el inconveniente de que tendría que solicitar permiso  para participar, y su circunscripción como diputada federal está ubicada en Sinaloa, no en Nuevo León, por lo que podría tornarse complicado este proceso; la otra opción es Judith Díaz,  una ex panistaquien se esperaba  fuera una superdelegada con amplio poder para proyectar,desde esa plataforma,  su imagen para ser candidata en  el 2021, pero los ajustes y la austeridad republicana han disminuido sus posibilidades.

El PAN es el partido opositor más fuere y con mayores posibilidades parael 2021, pero tendrá que hacerse del mejor candidato posible, por allí se ha apuntado el senador Víctor Fuentes, pero el poder del grupo del  alcalde de San Nicolás y del exsenador Gracia,  así como los acuerdos que logren establecer con el grupo político tradicional de San Pedro, permitirán elegir al agraciado, que  tendrá amplias posibilidades de recuperar el poder para este partido. Volver a la fórmula perdedora  encabezada por Felipe de Jesús Cantú sería suicida para el PAN.

Los candidatos independientes difícilmente podrán repetir la hazaña del 2015,el desgaste del actual gobierno independiente es un fardo en contra; en esta línea se mencionan al alcalde de San Pedro, Miguel Treviño,  y también a un asesor del gobierno del Bronco, WaldoFernández, que se presume tiene buenos contactos con el gobierno federal; y tampoco podemos descartar al actual secretario de Gobierno: Manuel González.

Falta  mencionar al senador por Movimiento Ciudadano, Samuel García, que derrotó en el 2018 al senador panista, Víctor Fuentes, lo cual es un buen signo para su causa, ya que tuvo en su momento buena aceptación del electorado.  García se ha mantenido activo en su intención de participar como precandidato para el 2021, también tendría que solicitar licencia. Se le ve ambición política desmedida, sigue construyendo activamente su candidatura, cuenta con el voto millennial, ha logrado posicionarse como acérrimo crítico del gobierno estatal actual y, seguramente estará en la boleta con amplias posibilidades de repetir la dosis: ganarle al PAN; lo cual lo ubicaría como un candidato con muy altas posibilidades de llegar a la gubernatura.



« Redacci贸n »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario