Opinion Editorial


El discurso de Tijuana

Arturo Delgado Moya


Autor: Arturo Delgado Moya | Publicacion:10-06-2019
+ + - -

El  sábado pasado, 8 de junio, tuvo  lugar en el centro de Tijuana uno de los eventos más significativos de los seis meses de gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), denominado Acto por la dignidad de México y a favor de la amistad con el pueblo de Estados Unidos. Fue un evento político muy al estilo de AMLO, donde se reunieron los representantes  de los grupos de poder más importantes de México: laconfederación de gobernadores, los legisladores, los grupos empresariales, religiosos,  todos ellos, como se dice en el argot político: cerrando filas con el presidente.

Fue un acto político de unidad nacional, a pesar de las críticas que la oposición ha hecho contra los resultados de la negociación entre el gobierno mexicano y el norteamericano;haya sido como haya sido, el fantasma de la crisis económica y la recesión se esfumaron, gracias a este acuerdo. Habrá que conocer a fondo qué fue lo que realmente acordaron ambos gobiernos, pero México, como siempre lo ha sido a lo largo de la historia, se enfrentó a un gigante  que simplemente lo doblegó, hoy en día con el tema de los aranceles, ayer fue el territorio nacional.

El gobierno mexicano hizo lo que debía hacer, resolver un conflicto, pensando de manera práctica, porque “vale más un mal acuerdo que un buen pleito”; y fue lo mejor, acordar a pesar de que haya predominando el chantaje, el estilo coercitivo y una visión política típica de un bully, imponer su voluntad por medio de la violencia simbólica (comercial).

“Como jefe y representante del Estado Mexicano, no puedo permitir a nadie que se atente contra la economía de nuestro país y menos que se establezca una simetría injusta, indigna para nuestro gobierno y humillante para nuestra nación”, así trató  el presidente AMLO de asimilar este proceso.

Mezclar aranceles con migración es parte de este estilo maquiavélico de ejercer el poder, donde lo que importa son los fines no los medios; y Trump está anotando sus goles, con México fue fácil, con China no tanto, allá deberá mostrar mayor músculo; y al mejor estilo bully, con Rusia mejor no se mete, obviamente Trump teme a Putin; esta dinámica   forma parte de la lógica del bully, solamente aprovecharse de los más débiles y temer  a los más  fuertes.

México pudo haber optado por la dignidad suicida  e ir a la guerra comercial, cuando ocurrió el tema de losaranceles al acero, México dio golpes certeros con los contra-aranceles que aplicó, fueron muy quirúrgicos, dirigidos a las zonas económicas donde Trump posee su base de electores más fuerte. Efectivamente, en una hipotética guerra comercial, México tiene sus armas y no hay enemigo pequeño, pero el desgaste y la recesión económica, simplemente hubieran marcado el inicio del fin de la Cuarta Transformación, al llevar al país a la quiebra económica.

El acuerdo aceptado implica militarizar la frontera sur, enviar la Guardia Nacional, lo cual es realmente necesario y urgente; todos sabemos que la frontera sur al igual que la norte, son controladas por grupos criminales que organizan el tráfico de mercancías y el tráfico humano ilegales, corrompiendo a las autoridades y superándolas en el control territorial; es por ello, que la Guardia Nacional es bienvenida a esta tarea de desarmar las bandas criminales y recuperar el control por parte del Estado Mexicano. Desafortunadamente Trump lo exigió de manera coercitiva y México tendrá  que cumplir, pero realmentees una necesidad de seguridad nacional controlar ambas fronteras.

AMLO en su visión como activistadefensor de los derechos humanos, dio entrada a medio millón de centroamericanos a nuestro país en el trascurso de los seis meses de su gobierno, no sabemos de qué manera la economía mexicana absorberá a los migrantes que no puedan cruzar al “otro lado”. Los proyectos de infraestructura que está impulsando el gobierno mexicano intentan resolver el desempleo de miles de mexicanos que lo requieren. Un fenómeno migratorio como este, requiere de países cuya economía demande la presencia de migrantes que apoyen el desarrollo económico del país; países como Canadá, deberían de involucrarse en apoyo a la solución de esta crisis humanitaria, el país canadiense es el segundo más grande el mundo en cuanto a extensión geográfica, posee múltiples recursos naturales que requieren de mano de obra para su explotación, distribución y comercialización, y solo cuenta con37 millones de habitantes, obviamenterequieren de migración que impulse su economía.

Por lo pronto, Ebrard, el secretario de Relaciones Exteriores, fue recibido como un héroe, desactivó la bomba preparada para estallar hoy lunes, y el evento de Tijuana tomó un giro de celebración con motivo del acuerdo, que como dijo el gobernador de NuevoLeón, después de asistir al evento y ser entrevistado: falta ver en qué consiste el acuerdo.  La pieza de oratoria de López Obrador fue muy buena, así lo reconoció emocionada la Secretariade Gobernación al final del evento; solo agregaríamos que lo que faltó incluir en este mensaje, a manera de síntesis, fue aquella máxima porfiriana, “Pobre México, tan lejos de Dios  y tan cerca de los Estados Unidos”.

Marcelo Ebrard sabe que el proceso de negociación con la admiración Trump apenas comienza, el presidente norteamericano  iniciará pronto su campaña para la reelección y seguramente, seguiráelestira y afloja con México;  por el estilo de liderazgo y de personalidad, Trump es muy difícil, pero una vez que  se le toma la medida, puede ser manipulable. Ese es el reto de Ebrard, identificar las debilidades de este villano de la historia, y utilizarlas a favor de las negociaciones que tendrán que ser permanentes.

Por lo pronto, Ebrard, jugando sus cartas, se entrevistó con Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la cámara de representantes, un contrapeso de gran calado en la políticanorteamericana, ahora los demócratas incorporaron en su visión de la problemática migrante,  resolver el problema de fondo y no con mediadasrepresivas,  tener una visión humanitaria y basada en derechos humanos,  elementos que se han integrado en el discurso de la oposición norteamericana, y que probablemente son producto de este encuentro con los representantes del gobierno mexicano.

El tema de México como tercer país seguro, fue parte de las negociaciones y que el presidente de la Cámara de Diputados, Muñoz Ledo, criticó en su discurso en Tijuana, pero Ebrard sabe que legalmente, de acuerdo con la legislación norteamericana, probablemente este acuerdo no logre sostenerse, y que los migrantes que piden asilo en Estados Unidos, finalmente puedan permanecer en aquel país mientras dura el trámite de su solitud.

Marcelo Ebrard fue la figura política del evento en Tijuana y, de acuerdo con su propia agenda política, probablemente su inicio en la larga, y aún prematura, carrera por la candidatura de Morena al final del sexenio,  una opción que en el Distrito Federal siguió los pasos de LópezObrador como regente, y ahora, seguramente, sus intenciones, para dar continuidad al desarrollo de la Cuarta Transformación, como posible candidato presidencial para las elecciones del 2024.

 

 

 

 

 



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario