Opinion Editorial


El Maestro participa en la Reforma Educativa

Arturo Delgado Moya


Autor: Arturo Delgado Moya | Publicacion:13-05-2019
+ + - -

Por Decreto presidencial don Venustiano Carranza declara que cada 15 de mayo a partir del año 1917, queda instituido el Día del Maestro, debiendo suspender, ese día, sus labores escolares y organizar en sus planteles festivales culturales que pongan de relieve  la importancia y nobleza del papel social del maestro mexicano.

Y a partir de entonces, cada año, gobierno y sociedad, organizan ceremonias, asambleas escolares, eventos culturales, donde se destaca el papel social y cultural del maestro desde las aulas y con gran repercusión socio-cultural en todos los ámbitos de la comunidad.

El enfoque del presidente Carranza hacia la política educativa y cultural se reflejó en todos los ámbitos de la vida política nacional, cuando en el Congreso Constituyente de 1917, la discusión central de los constituyentes giró en torno a los planteamientos hechos por los diputados carrancistas, en torno a la educación pública que ofreciera el Estado debería ser laica, obligatoria y gratuita.

Apenas se aprobó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y se divulgó el 5 de febrero de 1917, ese mismo año, el presidente Carranza expidió un Decreto donde declaraba que cada 15 de mayo se debería rendir homenaje al maestro mexicano.

Los maestros siempre han sido parte del pueblo trabajador y cuando se registran movimientos sociales, políticos e ideológicos, siempre están presentes los trabajadores de la educación. Durante los años 20 y 30 del silgo XX, el maestro participó en la organización de los ejidos, en el reparto y cultivo de tierras, en el estudio y difusión de las teorías sociales que explicaran las ventajas del socialismo y de las bondades de la educación socialista. El gobierno del general Cárdenas modificó la Constitución Política Mexicanay la declaró socialista, mejorando la educación rural y urbana, gracias a la participación de los maestros.

Cuando el gobierno de la República llamó a la Unidad Nacional en los años 40s, los maestros participaron en la promoción de una educación para la Unidad Nacional, en virtud de los acontecimientos durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante los años 50s los maestros recibieron los efectos de una política de gobierno de desarrollo estabilizador, donde se privilegiaba la política económica sobre la política social y educativa, y el resultado de esta política gubernamental fue el movimiento magisterial dirigido por el Movimiento Revolucionario del Magisterio con su líder histórico el maestro Othón Salazar, quien pagó con su libertad y empleo, el ser dirigente de los maestros de la Sección 9 del SNTE.

En la década de los años 60s los maestros de todo el país, participaron en el movimiento estudiantil-popular del 68 y sufrieron los efectos de la represión, donde maestros y dirigentes de las escuelas normales rurales optaron por la vía armada para cambiar el sistema político imperante. Otros optaron por la lucha política democrática al interior del SNTE y de las organizaciones sociales y políticas de los diversos sectores de la sociedad.

El advenimiento del neoliberalismo en los años 80s propició una legislación antiobrera, antipopular y de privilegio a la economía de mercado y dejando a la iniciativa privada el control de la economía, de la educación, de las políticas sociales y culturales.

La resistencia del magisterio se dejó sentir en organizaciones paralelas al SNTE, como lo ha sido por tres décadas la CNTE, que en la actualidad dirigea más de 100 mil maestros en las secciones de Michoacán, Chiapas, Guerrero, Ciudad de México y, en menor escala, en otras secciones sindicales del país.

Somos testigos que el SNTE ha sido por más de 7 décadas una institución integrada orgánicamente  al partido oficial y de las políticas educativas y sociales del gobierno de la República. La ruptura con el aparato oficial que propusimos en el año 1971, en el IX Congreso Nacional del SNTE celebrado en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y que nos rechazaron los cientos de delegados oficiales y que tuvimos que esperar esta ruptura de la dirigencia nacional con el gobierno hasta el sexenio anterior, con el presidente Enrique Peña Nieto, cuando se dio origen a un partido político propio del SNTE, el Partido Nueva Alianza (PANAL) y a una Federación Independiente de Trabajadores de la Educación.

En el cambio de gobierno federal actual, el SNTE y la CNTE han estado muy activos y comprometidos con lacancelación de la Reforma Educativa, que se definía realmente como un diseño de política laboral antimagisterio, por ello, y otras cosas,la mal llamada reforma educativa del sexenio peñista. La nueva propuesta da cause al nuevo proyecto educativo del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien solicitó la participación de los maestros de todos los niveles y modelos del sistema educativo nacional, así como de los padres de familia interesados en el tema, de los especialistas en áreas específicas de la educación, de los legisladores locales, federales y organizaciones sindicales, culturales y de especialistas en áreas de la educación.

La participación de los maestros de todos los rincones del país, en relación a la reforma educativa, hacen de este proyecto de gobierno un programa de gran sentido social, donde maestros, padres y madres de familia, líderes sindicales, académicos y las organizaciones sociales y culturales, harán posible un estado social fuerte, con gran sustento social, capaz de ordenar las relaciones entre gobierno y ciudadanos.

En estos momentos, el Senado de la República ya envió el documento de lo que será la Reforma Educativa y en estos días los congresos locales de por lo menos 20 estados de la República, deberán aprobarlo y festejar el Día del Maestro Mexicano, con una nueva Reforma Educativa para aplicarse en los meses y años venideros. Esta es la nueva nueva.

 



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario