Opinion Columna


¿Y sí se cansa el ganso?

José Luis Carrillo Ramos


Autor: José Luis Carrillo Ramos | Publicacion:07-12-2018
+ + - -

Sin lugar a duda que aquella famosa oración utilizada entre los años 40 y 60, por los famosos "Pachucos", en los barrios populares de la Ciudad de México, y que utilizaban para garantizar alguna promesa, está nuevamente de moda, ahora en el ámbito político y en los mensajes circulantes en las famosas y muchas veces soslayadas Redes Sociales.

"Me canso ganso" ha reiterado sistemáticamente el Presidente Andrés Manuel López Obrador en distintos foros, logrando que sea replicada en todas las esferas políticas, sociales, económicas, académicas, etcétera; vaya, es casi casi tan famosa como la canción de La Guadalupana entre los mexicanos.

"Me canso ganso dijo un zancudo cuando volar no pudo, una pata se le torció y la otra se le hizo nudo, luego le dio laftosa y hasta se quedó mudo y ya mejor no le sigo porque luego yo sudo", dijo alegremente el famoso Germán Váldez "Tin Tan", en la divertida película "El Niño Perdido".

Con 65 años de edad, una visita al Hospital por una falla cardíaca, el Presidente asegura que trabajará 16 horas diarias, para que los seis años de su mandato le resulten medianamente favorables para enmendar los entuertos en que la extinta "Mafia del Poder" dejó en el país.

Apenas canta el gallo, y sin salir todavía el sol, López Obrador ya está tomando café y haciendo corajes, cuando los militares le informan a las seis de la mañana, que los maleantes no han recibido su mensaje de que a partir del primero de diciembre pasado, todo debía ser armonía.

Una hora después, ya con látigo en mano, busca domar, perdón, quise decir, busca responder las preguntas que los reporteros de la Fuente Presidencial le lanzan como dardos envenenados, para posteriormente iniciar sus actividades.

El Presidente busca repetir las estrategias informativas y de cercanía social que le dieron resultados favorables entre diciembre del 2000 y julio del 2005, para luego competir en la Elección del 2006 para la Presidencia de la República.

¿Gobernar en el Siglo 21, con una estrategia del Siglo 20 y con lenguaje de hace casi un Siglo?, sin lugar a dudas que es un tema interesante, que puede levantar todo tipo de críticas, a favor y en contra.

Será el sereno, pero lo que todos vimos el pasado primero de diciembre es un cambio radical, en forma y fondo; mientras que el Presidente saliente, sólo dejaba su domicilio, rodeado de un fuerte y nada discreto operativo de seguridad, conformado por al menos 50 guardias del ahora extinto Estado Mayor Presidencial viajando un convoy de cinco suburbans último modelo, blindaje 5, a velocidad casi supersónica por las calles de la Capital de la República

Por otro lado, el Presidente entrante viajaba en un Jetta Clásico, acompañado de su esposa y escoltado por reporteros y algunos motociclistas de la policía Capitalina, haciendo todo tipo de paradas, desde respetar los semáforos en rojo, hasta disminuir la velocidad para recibir ramos de flores o saludar a los pasajeros del Metro y a las múltiples personas que lo vitoreaban en las calles como si fuera un famoso "RockStar".

De negro , el exPresidente Enrique Peña Nieto, descendió sólo de la Suburban color negro, al recinto de San Lázaro, mucho antes que lo hiciera López Obrador, quien unos minutos después llegó acompañado de su esposa en un vehículo color blanco.

¿Blanco y Negro, será que es un presagio de los tiempos diferentes que vivirá México?

Agendas de 16 horas diarias, sin importar que sean fines de semana, largos recorridos en vuelos privados para visitar las 32 entidades que conforman nuestro País; mismo que con sus más de dos millones de kilómetros cuadrados, no puede considerarse como una nación compacta.

¿El ganso NO se cansará ante agendas que parecen inhumanas o más propias de giras de grupos de rock con integrantes que rondan los 20 años?

Digan lo que digan sus malquerientes, pero la realidad es que ya completamos casi una semana del primer Gobierno de izquierda en la historia de México, y no se ha caído el cielo, el dólar sigue similar al que dejó el PRI, la gasolina registra una tendencia a la baja, mientras que los indicadores económicos, sobre todo los de la Bolsa Mexicana de Valores, empiezan a registrar modestas ganancias.

Sin duda, que ver a un Presidente de la República cercano a la gente, respondiendo de frente los cuestionamientos de los Medios de Comunicación, y viaje en líneas comerciales, o que haya abierto la excasa del Emperador Azteca Moctezuma a los ciudadanos, entre otros aciertos, de ninguna manera debe ser desacreditado.

No obstante, han cometido errores de forma, como la imposición de personajes sumamente "tempestuosos" como el nombramiento del español, Paco Taibo, en el Fondo de Cultura Económica y su ya célebre "doblada" declaración.

O no haber tenido la deferencia para celebrar el Pacto Federal y reconocer la relevancia que los Estados tienen en la República, haciendo caso omiso de la figura de los gobernadores; pero en cambio reconocer la presencia de Silvio Rodríguez,un cantaautor Cubano,famoso por haber compuesto canciones a FIdel Castro o al mismo Presidente López Obrador.

Como si Oscar Chávez, o el propio Vicente Fernández no tuvieran más meritos para haber sido invitados y mencionados por el nuevo Presidente.

Hay que apechugar y entender que los tiempos que vivirá México en los próximos seis años, serán totalmente diferentes en tiempo y forma.

Solamente esperemos que el Ganso...NO se canse.



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario