Opinion Columna


Cárceles

René Rodríguez Guajardo


Autor: René Rodríguez Guajardo | Publicacion:11-10-2018
+ + - -

Es difícil asimilar que en las “cárceles” mexicanas ocurren una serie de delitos generados por personas que paradójicamente están privadas de su libertad al estar cursando alguna condena o se encuentran en proceso de resolución de una denuncia, y sin embargo, hacen de las suyas contra la sociedad mexicana a través de llamadas telefónicas que según datos oficiales ascendieron a más de 3.7 millones enfocadas a la extorsión o plagio en el trascurso de un año, y ello, recabado tan solo de siete cárceles del país; las llamadas fueron hechas a pesar de los sistemas de bloqueo de señal que existen en los penales de acuerdo a la información que fue entregada por el Instituto Federal de Comunicaciones, al Senado de la República; según el estudio, la esencia del problema se deriva de la corrupción que reina en tales lugares.


En principio, los reos no deberían tener teléfonos celulares en los penales, amén de que el sistema de bloqueo se desbloquea o utilizan tecnología no óptima para evitar las llamadas desde los mismos separos; ello conduce invariablemente a la corrupción que prevalece en prácticamente todos los centros penitenciarios del país en menor o mayor medida; “para empezar, no debe haber celulares en los penales; es un tema de corrupción”, señaló, Orlando Camacho, de México SOS, quien estima que un 70 por ciento de las llamadas de extorsión provienen de los reclusorios; de que se puede bloquear se puede bloquear, el tema es que hay un alto grado de corrupción en el manejo de los bloqueadores”, terminó; para las Sra. Wallace, ninguna persona debería traer celular en los penales ni siquiera el personal debe entrar con ellos; el estudio detectó en un muestreo que duró tres semanas un promedio de mil teléfonos celulares en estos siete penales y dos mil tarjetas SIM; anualizados los datos dan los 3.7 millones de llamadas telefónicas.


Alarmante la situación que se vive en los penales del país dado que las cifras de extorsión y secuestro van a la deriva y hacia el cielo en el país y por desgracia muchísimos de los casos provienen de los penales donde una población cautiva hace de las suyas y nada pasa, siendo así, ¿cómo podemos acabar con la inseguridad que reina en la nación, si no podemos ni siquiera con los delincuentes que estando detenidos generan inseguridad?; un dato gravísimo del estudio detectó que en un solo penal estatal - se omite el nombre así como el de los seis restantes por obvias razones -, detectaron 472 teléfonos celulares desde los que se realizaron 43 mil llamadas tan solo en una semana utilizando mil 116 tarjetas SIM; concluye el estudio que deben diseñarse programas que reduzcan al máximo equipos, terminales y tarjetas en los recintos además de adecuar los equipos bloqueadores de señal a las especificaciones técnicas para inhibir la señal.


De manera constante somos testigos de la pésima situación que guardan las cárceles del país; no solo en relación a esto de los llamada telefónicas para cometer delito desde sus adentros, sino de un sinfín de eventos que tienen que ver con el control que tienen de las caréceles los distintos bandos que conviven ahí y que por desgracia han llegado a graves enfrentamientos que terminan en la muertes de cientos de ellos; por un lado, hay un exceso de reos en los penales, por otro, hay un limitado grupo de gente que trabaja del lado de la autoridad, por otro, hay corrupción galopante y finalmente no hay rehabilitación social; esto ejemplifica con evidencia de tan solo una pequeña parte, el muy serio problema que tenemos con prácticamente todas las Instituciones del país donde impera la corrupción… ¿será?, ¿le gustaría opinar?


renerdzgdo@yahoo.com.mx



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario