Opinion Columna


Fiesta de libros


Autor: Arnulfo Vigil | Publicacion:13-10-2017
+ + - -

Si fueran m谩s altos los 铆ndices de lectura, quiz谩 la violencia no ser铆a tanta, ni la corrupci贸n, ni la inseguridad.

Armando Ruiz en un carrito para discapacitados no descuida un ápice el desarrollo de la Feria del Libro, que en realidad es la fiesta del libro. El pobre metió la pata, como se dice en términos coloquiales pero está al pendiente, en vela, de cualquier aspecto de la nueva edición de la oferta librera más importante de la ciudad y de muchas ciudades de la república.


Desde aquel primer intento en los pasillos del inolvidable estadio tecnológico organizado por los alumnos del ITESM, la Feria del Libro se ha convertido en uno de los sucesos culturales más importantes de la entidad. Y en una bocanada de aire limpio en medio de tanta convulsión social presente hasta en los rincones más apartados de la vida diaria. Y en un banquete intelectual. Y en una ventana para mirar la luz de la inteligencia y la sensibilidad.


Y de lo más importante es que la Feria del Libro ha derrumbado el mito equivocado de que en Monterrey no se lee, no se consumen libros y que lo pragmático predomina sobre la reflexión, el análisis, el pensamiento. Por costumbre se ha difundido, desde los sectores más retrógrados, que el trabajo intelectual no es importante ante el trabajo manual. Los filósofos son unos flojos, los poetas son unos borrachos, los pintores son puros bohemios, los artistas son unos buenos para nada. Son las diatribas de los heraldos vacuos del trabajo.


Pero sin pensamiento no hay trabajo, sin la ciencia no hay trabajo, sin la reflexión y la inventiva no se puede crear instrumentos de trabajo, cada vez más sofisticados y cibernéticos que ayudan en las labores. La cuarta revolución industrial será de robots, inteligencia artificial, implantes digitales, sangre inteligente, nanotecnología. Y todo eso ha salido de la inteligencia, de la reflexión, de los libros.


Jorge Luis Borges decía que así como la hoz es la prolongación de la mano, los libros son la prolongación de la inteligencia. Es cierto. Y en la Feria del Libro que se lleva a cabo en Cintermex hay muchas oportunidades y ofertas para darle gusto a la inteligencia. Y brindarse un placer, el de la lectura, que no lo dan los libros digitales.


En medio de la mascare en el penal del estado de Cadereyta, de los 35 candidatos independientes a la presidencia de la república, de Nuevo León deshilachado, de la violencia, la inseguridad y los latrocinios, es un bálsamo encontrarse con los libros. Si fueran más altos los índices de lectura, quizá la violencia no sería tanta, ni la corrupción, ni la inseguridad. Si uno aborda un ecotaxi, verde o amarillo, es casi seguro que el chofer sea un patán malhumorado, grosero. Y eso porque es seguro que nunca ha leído un libro, sea cual fuere.


El domingo 15 a las 7:30 de la tarde se presenta el libro “Cambio de régimen, se agotó la agenda neoliberal” de Edilberto Cervantes Galván, con la participación del ex gobernador de Nuevo León Sócrates Rizzo García y Abraham Nuncio. Está invitado.



« Redacci贸n »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario