Legal


Analizan leyes de paternidad


Publicacion:05-07-2018

+ + - -

Lo anterior, pese a que expertos indican que los permisos parentales contribuyen en reforzar la responsabilidad de los pap谩s con los hijos

Al ver que no se avanzado mucho en México en pro de los derechos de los hombres en asuntos de paternidad, y porque actualmente, el permiso de paternidad otorga sólo cinco días laborales, comparado con las 12 semanas otorgadas a la madre, Early Institute demandan mejorar este rubro.

Lo anterior, pese a que expertos indican que los permisos parentales contribuyen en reforzar la responsabilidad de los papás con los hijos

Y es que Early Institute hace un llamado a los actores políticos a impulsar políticas públicas que favorezcan el bienestar de la infancia y un ejercicio más pleno de la paternidad.

Por lo que a pesar de que especialistas aseguran que el permiso por paternidad fomenta en los padres mayor responsabilidad hacia sus hijos, por la socialización que se genera al cuidarlos, en México esta política es aún insuficiente, señala el Maestro Cándido Pérez, integrante de la organización Early Institute.

“Actualmente, el permiso de paternidad, considerado en la Ley Federal del Trabajo (LFT) otorga cinco días laborales a los padres para estar con sus hijos desde el día de su nacimiento; es un tiempo corto, comparándolo con las 12 semanas a las que tiene derecho la madre” agrega Cándido Pérez Hernández.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Género, el 54% de las mujeres y hombres mexicanos estarían de acuerdo con que la duración del permiso por paternidad tuviera la misma extensión que el actual permiso por maternidad.

Expertos indican que la política de permisos parentales para el cuidado de los niños es una de las vías para aumentar la calidad de vida de las familias y reforzar la responsabilidad de los padres, involucrándolos en el cuidado de los niños, con lo que se reduce el riesgo de desatención o, incluso, de abandono.

“Otorgar más días de licencia a los padres contribuye en el bienestar del menor y tiene un impacto positivo en su desarrollo, al contar con su padre y madre como cuidadores desde sus primeros días de vida”, detalla el integrante de Early Institute.

Desde la última reforma a la LFT en 2012, se han propuesto más de noventa iniciativas de ley y puntos de acuerdo en el Congreso de la Unión relacionadas con los permisos parentales.

No obstante, Cándido Pérez subraya que, aunque en la mayoría de las iniciativas presentadas se observa la intención de aumentar los periodos de permiso otorgados a madres y padres, ninguna ha tenido éxito, por lo que no ha habido cambios significativos en los últimos seis años.

Asimismo, las iniciativas carecen del análisis sobre los impactos potenciales, incluidos los costos y beneficios en el mercado laboral o en la relación entre el empleo formal e informal.

En ese sentido, el Maestro Pérez Hernández hace un llamado a los candidatos a la presidencia de la República, legisladores y el Gobierno Federal para revisar, mejorar e impulsar políticas públicas que favorezcan el bienestar de la infancia y un ejercicio más pleno de la paternidad en México.

Además hay una necesidad de mejorar las layes en este desarrollo,  porque la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en su artículo primero, que todas las personas gozarán de los Derechos Humanos reconocidos en la Carta Magna y en los Tratados Internacionales en los que el Estado Mexicano es parte, favoreciendo en todo tiempo la protección más amplia, de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad, prohibiendo toda discriminación que atente contra la dignidad humana y que tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades fundamentales.

“El artículo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que el varón y la mujer son iguales ante la ley, y será ésta, la que proteja la organización y el desarrollo de la familia”.

“En ese sentido, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, determina que las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos, por lo que tienen derecho a un nivel de vida adecuado, así como a su familia, la salud y el bienestar, en especial, los cuidados y asistencia especiales de maternidad y paternidad en la infancia”.

La Convención Americana sobre Derechos Humanos, reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y fundar una familia, adoptando medidas apropiadas para asegurar la igualdad de derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de los cónyuges en el matrimonio.

Asimismo, la Convención sobre los Derechos del Niño determina que los Estados Partes, pondrán el máximo empeño en garantizar el reconocimiento del principio de que ambos padres, tienen obligaciones comunes en lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niño, correspondiendo a los padres o, en su caso, a los representantes legales la responsabilidad primordial de la crianza y el desarrollo del niño. Su preocupación fundamental será el interés superior del niño.

“Ahora bien, de acuerdo con la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, los poderes públicos federales y aquellas instituciones que estén bajo su regulación o competencia, están obligados a realizar las medidas de nivelación, las medidas de inclusión y las acciones afirmativas necesarias para garantizar a toda persona la igualdad real de oportunidades y el derecho a la no discriminación. Al respecto, las medidas de nivelación consideran la creación de licencias de paternidad, homologación de condiciones de derechos y prestaciones para los grupos en situación de discriminación o vulnerabilidad, ya que se busca hacer efectivo el acceso de todas las personas a la igualdad real de oportunidades, eliminando las barreras físicas, comunicacionales, normativas o de cualquier otro tipo, que obstaculizan el ejercicio de derechos y libertades”.

“De acuerdo con lo establecido en la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, corresponde al Gobierno Federal conducir la Política Nacional en Materia de Igualdad entre mujeres y hombres, de conformidad con las medidas que aseguren la corresponsabilidad en el trabajo y la vida personal y familiar de las mujeres y hombres, contribuyendo a un reparto más equilibrado de las responsabilidades familiares, reconociendo a los padres biológicos y por adopción el derecho a un permiso y a una prestación por paternidad”.

Y es que la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes tiene por objeto garantizar la tutela y el respeto de los derechos fundamentales, asegurando un desarrollo pleno e integral, lo que implica la

oportunidad de formarse física, mental, emocional, social y moralmente en condiciones de igualdad, de conformidad con el interés superior de la infancia.

En este desarrollo legal los avances no ha sido muchos,  por ejemplo  la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) informa que, en su responsabilidad de salvaguardar los derechos laborales de los mexicanos, vigila el cumplimiento de las empresas de otorgar a padres trabajadores licencia de paternidad.

Producto de la Reforma Laboral en la actual administración, el Artículo 132, fracción XXVII bis, de la Ley Federal del Trabajo establece como obligación del patrón otorgar un permiso de paternidad de cinco días laborales con goce de sueldo a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos y, de igual manera, en el caso de adopción de un infante.

Los días de descanso serán contados a partir del día de nacimiento del infante o, en su caso, cuando reciba al menor adoptado.

“La Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres busca, por su lado, contribuir a un reparto más equilibrado de las responsabilidades familiares reconociendo a los padres biológicos y por adopción el derecho a un permiso y a una prestación por paternidad, en términos de la legislación laboral”.

“La STPS cuenta con el Distintivo “Empresa Familiarmente Responsable”, que distingue las prácticas para conciliar la vida en el trabajo y la familia”.

El propósito es hacer efectivo el derecho constitucional al empleo digno e impulsar el equilibrio vida familiar-trabajo, generando con ello oportunidades para que los trabajadores conjuguen sus responsabilidades familiares con su desarrollo profesional, lo que propicia a la vez ambientes laborales más saludables, armónicos y productivos.

En ese sentido, a través del Programa Nacional de Bienestar Emocional y Desarrollo Humano en el Trabajo (PRONABET), la Secretaría del Trabajo fomenta acciones que fortalezcan la convivencia entre padres e hijos, con el propósito de incentivar el sentido de pertenencia al centro laboral y contribuir con ello, al bienestar personal y familiar.

Es común que las áreas de recursos humanos se cuestionen respecto de la viabilidad de conceder a los padres trabajadores la licencia de paternidad varios meses después del nacimiento de sus hijos.

“Es preciso observar que el numeral 132, fracción XXVII Bis de la LFT dispone el deber patronal de proporcionar un permiso para ausentarse del centro de trabajo por cinco días laborales con goce de sueldo, cuando los infantes de los subordinados varones nazcan o sean adoptados”.

 

Si bien la normatividad es omisa en cuanto al momento a partir del cual se puede disfrutar del lapso señalado, también lo es que su propósito es que los colaboradores en estas circunstancias aprovechen convivir con sus hijos y les presten auxilio a sus cónyuges o concubinas en todas las necesidades inherentes a las mismas.

Acorde con la pretensión que denotó el titular del ejecutivo federal en la exposición de motivos de la reforma a la LFT publicada en noviembre de 2012, fue propiciar la equidad y corresponsabilidad familiar entre hombres y mujeres a través de la concesión del beneficio mencionado, ya que de esta forma el varón estaría en posibilidad de conciliar la vida laboral con la familiar, además de que ambos padres compartirían el gozo y el cuidado del recién nacido.

Por ello lo lógico es que se cuente a partir de la fecha señalada en el certificado de nacimiento o la del día y mes en que surta efectos la sentencia que ordene la constitución del vínculo civil entre los padres y los hijos, pues por medio de estas documentales los colaboradores están en la posibilidad de comprobar el hecho generador del derecho de referencia, y por ende la situación que demanda la presencia del nuevo papá para cumplir con finalidad aludida.

“Finalmente, en el ámbito de la seguridad social esta gracia es un permiso con goce de sueldo; en consecuencia se consideran como días efectivamente laborados, lo que da lugar al pago de las cuotas obrero patronales, las aportaciones y amortizaciones al IMSS e Infonavit (arts. 15, III; 27, LSS y 29, fraccs. II y III, Ley del Infonavit)”.

DESEAN DIGINFICAR AL CRIMINÓLOGO

En otro orden de ideas  y para instituir el Día del Criminólogo y reconocer a quienes se dedican a esta profesión, Mario Héctor Verduzco Arredondo, presentó una propuesta de acuerdo en la Oficialía de Partes del Congreso del Estado.

“Es una carrera importante que debe ser reconocida, más en la materia de seguridad; de hecho, es importante que cada institución tenga un criminólogo para formar a la sociedad. Es una carrera social en la cuestión de la formación y para la cuestión de la seguridad y para la cuestión de prevención del delito y actuar sobre ese tema”.

El acuerdo destaca la importancia de la criminología para la sociedad, como es la prevención de conductas antisociales, fomentar la seguridad pública, la procuración y administración de justicia, así como la ejecución penal.

“Es una carrera que nos ayuda en cuestiones de prevención del delito, en cuestiones de materia de inseguridad, que es muy importante tanto a nivel municipal, estatal y federal; la inseguridad es donde debe combatir el criminólogo.  Deben haber un criminólogo como asesor para la cuestión en materia de inseguridad que se vive en nuestro estado”, insistió.

Por  lo que se resaltó que actualmente hay de 3 mil 500 a 4 mil estudiantes de Criminología en la Universidad Autónoma de Nuevo León. También que existe esta profesión en las universidades de la mayor parte de los estados de la República.

“Que se celebre aquí en Nuevo León el Día del Criminólogo, que sea como el Día del Abogado, como el Día del Músico, como el Día del Psicólogo, porque es una carrera muy importante, es una carrera con mucho auge, es una carrera que nos ayuda en la sociedad”, indicó.

Se propone que la fecha sea cada 16 de noviembre en memoria de Alfonso Quiroz Cuarón, uno de los precursores de esta carrera en México, quien falleció un día similar de 1978, justo en el salón de clases de la Universidad Autónoma de México.

 



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario