EnEscena Personalidades


¡Ya son marido y mujer!


Publicacion:20-05-2018

+ + - -

El príncipe Harry, nieto de la reina Isabel II, y Meghan Markle fueron declarados marido y mujer por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

El príncipe Harry, nieto de la reina Isabel II, y Meghan Markle fueron declarados marido y mujer por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, a las afueras de Londres.
Los novios intercambiaron los votos matrimoniales y los anillos ante una congregación de 600 personas, entre ellas miembros de la familia real británica y personalidades del mundo del espectáculo.
Meghan llegó a la iglesia en un auto acompañada por su madre. Bajaron juntas e ingresó a la capilla sola, acompañada por dos pajes. En la mitad de la nave la encontró el príncipe Carlos, quien la acompañó hasta al altar, donde la esperaba el príncipe Harry, junto con el príncipe William.
Markle, de 36 años, llevó un elegante y sobrio vestido blanco y un largo velo sujetado por una tiara, que ha sido diseñado por la británica Clare Waight Keller, de la casa francesa Givenchy.
"Estás espectacular", le dijo Harry cuando la recibió y le levantó el velo, que dejó ver a la princesa con una bellísima tiara.
Nerviosos, sí, pero también emocionados y felices. Así se vio durante toda la boda a Harry y Meghan. La madre de la actriz observaba todo desde su asiento en el altar, también muy conmovida.
Estaba sola, acompañada por la tenista Serena Williams y otros amigos de la novia: ningún otro familiar de Markle participó del casamiento. La madre, de origen afroamericano, fue vestida de verde y con un piercing de brillante en su nariz. algo que tampoco nunca fue visto en St. George.
El anillo de Markle ha sido diseñado con oro de Gales por la joyería Cleve & Company y Enrique, por su parte, lleva una alianza de platino.
El arzobispo de Canterbury casó después de que el primado de la Iglesia Episcopaliana de Estados Unidos, Michael Curry, pronunciara una apasionado discurso sobre el poder del amor para "ayudar y curar".
Hay poder en el amor. El amor puede ayudar y curar cuando nada más puede hacerlo", dijo el reverendísimo afroamericano, antes de hacer reír a la congregación al afirmar que dos jóvenes se enamoran y todos nos presentamos en la capilla.
Pero la gran sorpresa llegó con el coro gospel que interpretó "Stand by me", cantando y bailando, delante de la reina Isabel, en una ceremonia que no se le hubiera permitido a William, el próximo rey de Gran Bretaña, y que mostró al mundo la renovación de la realeza británica.
Markle llegó al templo en un antiguo Rolls-Royce Phantom IV, que la llevó desde el hotel Clividen, ubicado cerca de la ciudad de Windsor y donde pasó la noche con su madre, Doria Loyce Ragland.
La prometida de Enrique entró sola en la capilla acompañada por diez niños que hacen de damas de honor y pajes, entre ellos el príncipe Jorge y la princesa Carlota, hijos de los duques de Cambridge, hasta que el príncipe Carlos, heredero al trono, la tomó del brazo para conducirla hasta el altar.
La ceremonia fue oficiada por el deán de Windsor, el referendo David Conner, mientras que Welby los casó.
Luego, siguió la música: tocó Sheku, el violonchelista de 19 años. Y, finalmente, ya marido y mujer, príncipe y princesa se retiraron de la capilla para emprender el desfile frente a los súbditos. Como un cuento de hadas.
El príncipe Enrique, sexto en la línea de sucesión a la corona, llegó a la capilla vestido con el uniforme del regimiento de caballería Blues & Royals del Ejército británico.
Toda la ceremonia transitó momentos de sorpresa, justamente, por romper con la solemnidad. Por primera vez una congregación participó en un casamiento real: el obispo pidió su aprobación y la gente respondió que sí.
Los príncipes Enrique y Guillermo fueron unos de los últimos miembros de la familia real en entrar en el templo religioso, antes de que lo hiciera la reina Isabel II, de 92 años, junto a su marido, el duque de Edimburgo, de 96 años.

Reciben título de Duques de Sussex

El príncipe Enrique y su futura esposa, Meghan Markle, ahora serán conocidos a partir de hoy con el título nobiliario de Duques de Sussex, que les otorgó la reina Isabel II previo a su boda.
El príncipe Enrique se convierte en “Su Alteza Real el Duque de Sussex, mientras que Meghan Markle es Su Alteza Real Duquesa de Sussex”, anunció el Palacio de Kensington.
El único Duque de Sussex fue el príncipe Augusto Federico, quien también vivió en el Palacio de Kensington y murió en 1843 a los 70 años de edad.
Augusto se casó en dos ocasiones, pero su padre el rey Jorge III no aprobó ninguno de sus matrimonios por lo que hasta ahora ninguna persona había ostentado el título de Duquesa de Sussex.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario