Joven UDEM


Ingresa segundo joven sirio a la UDEM


Publicacion:23-03-2018

+ + - -

Despu茅s de vivir en zona de conflicto Abdul Jackar llega a Monterrey para realizar su carrera universitaria al lado de su compatriota Hazem Sharif

Buscando una oportunidad para realizar sus estudios profesionales con el objetivo de ayudar a su país, a los pobres y así mismo el joven sirio Abdul-Qader Mohammad Jackar de 24 años llegó a Monterrey para comenzar la universidad en la UDEM,en donde encontró el programa de becas DAR una alianza entre la Universidad de Monterrey y el Proyecto Habesha, Jackar es el segundo sirio  beneficiado del programa de becas. El joven estudiante ingreso a la carrera de Licenciado en Dirección y Administración de Empresas.

"Yo siempre me pregunto lo mismo: por qué hay pobres en este mundo, también por qué hay pobres si hay personas ricas; en verdad, me gustaría trabajo, ser rico, para poder ayudar a mi país, ayudar a los pobres, ayudarme a mí mismo", indicó.

Jackdar narró que, al principio, su vida en Siria transcurrió de forma regular; tenía amigos y familia, pero el conflicto armado obligó a él y a su familia a salir de su país.

"Vivimos en un campo de refugiados en Irak, después yo trabajé con Organización de Derechos Humanos por cuatro o cinco años; también como mi familia estaba en esa situación, ellos se fueron a Alemania como refugiados; yo estoy aquí porque me gustaría estudiar, también me gustaría conocer más México", mencionó.

Dejó Siria por el temor a ser reclutado por el régimen para cumplir con el servicio militar. El conflicto armado y la grave crisis de inseguridad le impedían acceder a servicios educativos y realizar actividades cotidianas con normalidad.

Después de una travesía por diferentes países, hace nueve meses se instaló en Aguascalientes, en donde estudió español, y ha viajado por algunas ciudades del país, como Chihuahua, Ciudad de México y Cancún.

"Cuando yo llegué a México, (me di cuenta de que) era todo diferente: el sistema de tareas, el sistema de estudiar, todo diferente de mi país, de mi sistema", relató.

Agregó que, aunque ha avanzado en su aprendizaje del idioma, aún hay algunas dificultades para comunicarse, ya que hay personas que no le entienden cuando intenta platicar con ellos.

"Hay palabras que tú vas a decir con normal sentir, pero vas a afectar muchísimo a tu amigo, algo como eso es muy raro para nosotros, para mí o para ellos también, porque ellos dicen palabras que tal vez no son buenas o no es bueno el lugar o el tiempo", estableció.

El recién ingresado destacó que, en algunos aspectos, hay muchas similitudes entre México y Siria, pero en otros, hay diferencias contrastantes, por ejemplo, en México existe más tecnología que en su país, como el uso de la computadora, porque en su tierra natal los estudiantes acostumbran escribir en papel.

"En verdad, como todas las culturas son diferentes, pero también son iguales al mismo tiempo, porque somos humanos; hay cosas similares aquí, entre mi cultura y la cultura de México, pero algo también es muy raro para mí", explicó.

Entre los rasgos similares que hay es la solidaridad entre los ciudadanos: "en mi país también somos eso, como amigos de corazón, le gusta ayudar muchísimo".

Jackdar agradeció a la UDEM la oportunidad para completar sus estudios.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario