Legal


Analizan ilegalidades y corrupción


Publicacion:08-02-2018

+ + - -

El jurista Alberto Olmos dialogó sobre actos ilegales y la corrupción, males que los mexicanos debemos de combatir.

Hizo memoria que en el 2017 al menos seis constructoras obtuvieron contratos en CAPUFE que superan los 770 millones de pesos, tras haber recibido datos confidenciales sobre los topes máximos de esas asignaciones. El esquema de filtración es encabezado por el número dos de esa dependencia encabezada por Benito Neme.

“Un documento secreto de BANOBRAS, que contenía datos técnicos y económicos de obras por ejecutarse en carreteras por un total de 5 mil 868 millones de pesos, fue filtrado a contratistas a través de un esquema de tráfico de información que involucra al Director de Infraestructura de Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), el segundo al mando de esa dependencia federal encargada de la construcción de vías”.

“En la carátula del documento de 31 páginas, se menciona que el 100% del contenido es información reservada por 12 años a partir del 21 de diciembre de 2015, por lo que podría hacerse público en el año 2027, ello, debido a que contiene secretos de carácter comercial y fiduciario. Se trata del oficio SOTS/152000/418/2015, que emitido por la Dirección Fiduciaria de la Subdirección de Operación Técnica y Seguimiento”.

Dijo que la  filtración con los detalles de todas las obras que proyectaba para 2016 Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), se realizó desde un correo que se ha podido acreditar que maneja Mauricio Sánchez Woodworth, director de Infraestructura, a quien la Dirección Fiduciaria del Banco Nacional de Obras y Servicios le había dirigido el documento.

Por lo que como Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), tuvo acceso a alrededor de 80 correos electrónicos en los que Sánchez Woodworth, su cuñada Estela Vega y el líder del sindicato de limpieza, Marco Antonio Reyes, intercambiaron información sobre licitaciones de obra, la cual se enviaba a empresarios amigos. Uno de esos correos contenía el documento secreto.

Legalmente vio el caso y la  filtración ocurrió así: El 26 de enero de 2016, a las 12:46 del día, Estela Vega le escribió a su cuñado para pedirle información sobre los topes financieros de 13 licitaciones: “Estimado Morantes, te molesto si me pasas los techos”.

“Una hora después del correo morantes33@husmail.com -, atribuido al directivo de CAPUFE según se ha podido averiguar en el curso de esta investigación de MCCI–, se envió a Estela Vega el documento secreto. Morantes era el seudónimo de Sánchez Woodworth en esta red”.

 Legalmente está el Tráfico de datos y la  red de correos a la que se tuvo acceso, evidencia que un grupo de empresas recibió con semanas de anticipación los montos máximos que podía pagar CAPUFE por obras con sus respectivos ajustes en costos, así como detalles técnicos y fechas previstas de licitación. Estos datos, a la postre, permitieron a esas firmas tomar ventaja sobre sus competidores a la hora de los concursos.

Según la relación de mensajes, el esquema ha operado desde 2013 y todavía estaba vigente a inicios de marzo de 2017. Los correos muestran que la filtración se realizaba a través de la cuñada de Sánchez Woodworth, Esthela Vega, y del líder sindical Marco Antonio Reyes.

“Seis de las empresas mencionadas en esta filtración de datos confidenciales, obtuvieron contratos en CAPUFE que superan los 770 millones de pesos, se constató en las bases de datos de Compranet”.

“Por ejemplo, el 28 de abril de 2014, Estela Vega le escribió a Marco Antonio Reyes para recomendar a dos constructoras: “Hola hermano, oye a ver si le puedes mandar esta info al rey (así llamaban a Sánchez Woodworth), es de los amigos de nuestros papás”.

 “A los tres meses, Sánchez Woodworth firmó el acta que le asignó a esas dos constructoras la supervisión del bacheo de la autopista Monterrey-Nuevo Laredo, pese a que había cinco propuestas más bajas, según se corroboró en documentos obtenidos para esta investigación”.

Como juristas demandó ver  el  caso: el 1 de julio de 2014, Estela recomendó a dos empresas de Puebla, con este mensaje: “Hermano, estas 2 constructoras están muy fuertes (…) son de Puebla y están de acuerdo con las condiciones”, se lee en el mensaje. “Ojalá y le puedan dar prioridad”.

Donde tres meses después de ese mensaje, una de las empresas mencionadas obtuvo un contrato por 58 millones 979 mil pesos para el mantenimiento de la autopista Cuernavaca-Acapulco. En el acta de fallo consta que había once propuestas más baratas, y pese a ello la asignación fue avalada por Sánchez Woodworth, quien firmó el acta.

“El 19 de junio de 2014, otro constructor les escribió a Estela Vega y a Marco Antonio Reyes para pedirles que estuvieran pendientes de cinco licitaciones en las que participaría en conjunto con dos empresas”.

“Al mes siguiente, un nuevo intercambio de mensajes confirmó que en menos de un mes (entre el 15 de julio y el 4 de agosto de 2014), las tres constructoras asociadas recibieron cuatro contratos en CAPUFE por 205 millones de pesos. Una primera tanda de dos obras fue en una semana, por 97 millones de pesos. Pocos días después, se asignaron dos obras más por 108 millones de pesos”.

“De acuerdo a lo solicitado por ustedes, ya estamos al 51% (…) por lo que es indispensable corresponder”, escribió el 6 de agosto el líder sindical Marco Antonio Reyes a uno de los constructores que ganó las obras.

 A este tema, reveló el jurista que a las dos semanas el constructor respondió: “Estamos al día en nuestros compromisos”. Anexo a ese mensaje, incluyó una detallada relación de depósitos realizados a la cuenta 8065 5038 5217 86 en Banco Santander, a nombre de la Asociación Sindical de Obreros y Empleados del Mantenimiento, que han manejado Reyes y su familia.

En el correo del constructor aparece la referencia de dos contratos asignados por CAPUFE en julio de 2014, uno con la clave N174 por 49 millones 116 mil pesos y otro identificado como N176 por 48 millones 346 mil pesos.

Junto a la información de cada contrato se incluyó una lista de depósitos realizados a la cuenta del sindicato, dinero que correspondería al pago de la comisión por la obra asignada.

Por ejemplo, figuran 10 depósitos que suman 2 millones 455 mil pesos, que equivalen al 5% del monto del contrato N174. Otros cuatro depósitos por 2 millones 417 mil pesos, aparecen junto al contrato N176, y también representan el 5% del monto adjudicado. Ambos contratos corresponden a obras en la autopista Cuernavaca-Acapulco.

Y es que a través de la directora de Comunicación de CAPUFE, el 21 de marzo se envió un cuestionario a Sánchez Woodworth, pero hasta el cierre de este proceso legal no respondió. Estela Vega Montaño tampoco atendió las solicitudes de entrevista enviadas por correo electrónico, por mensajes de WhatsApp y Facebook, y por llamadas telefónicas.



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario