Cultural Más Cultural


Celebró Suaste 36 años de carrera con apoteósico recital


Publicacion:29-01-2018

+ + - -

La voz tersa y portentosa del barítono mexicano interpretó las más hermosas páginas de la lírica de todos los tiempos 

 

México.- Para celebrar sus 36 años de fructífera carrera artística en los más respetables escenarios de México y el extranjero, el barítono Jesús Suaste (Ciudad de México, 1968) ofreció la noche de este sábado un concierto extraordinario. Obsequio de él para él y para el público, pues la velada resultó entrañable como pocas en este siglo.

Dedicó su presentación a todos quienes han seguido y apoyado su carrera, sin embargo, lo hizo de manera enfática y sentida, sincera y de corazón, a su maestro y guía Francisco Savín, quien falleció apenas el pasado viernes 26 de enero. “Él me cobijó, protegió y dio consejos valiosos a lo largo de muchos años. Guio mi carrera y mi vida personal”, señaló.

El maestro Francisco Savín fue apreciado por quienes lo conocieron por su amplia cultura general, por su benevolencia hacia sus semejantes, y sus consejos siempre acertados y muy bien intencionados. Gustaba de animar al mundo para que escuchara lo mejor de la música de orquesta. En diferentes épocas fue director de la Orquesta Sinfónica de Xalapa.

Jesús Suaste estuvo acompañado por el pianista uruguayo Alejandro Vigo y juntos dieron rienda suelta a su talento para interpretar un ramillete de las más hermosas páginas de la lírica universal, inspiración de Xavier Montsalvatge, Mario Talavera, Franz Liszt, Carlos Guastavino, María Grever, Alfonso Esparza Oteo, Guty Cárdenas, y Mario Talavera.

Todos los asistentes a la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes cobijó con un enorme afecto a la voz fina y tersa más no por ello menos portentosa de Suaste, y al piano frágil, pero sin dejar de ser virtuoso, de Vigo. La sin igual mancuerna introdujo desde sus primeras notas una atmosfera cálida y amorosa, serena y deliciosamente melancólica.

El concierto inició con “Die Drei Zigeuner” (Lenau) y “Tres sonetos de Petrarca” debidos a Franz Liszt (1811-1886), de ensueño y gozosa escucha. Luego, música española con la interpretación de “Cinco canciones negras” de Xavier Montsalvatge (1912-2002), sobre textos emblemáticos de Nicolás Guillén, Rafael Alberti, Néstor Luján, Pereda Valdés.

Del compositor latinoamericano más importante que se redescubrió a finales del siglo XX, Carlos Guastavino (1912-2000), la dupla interpretó “El clavel del aire”, “Cita”, “Ay que el alma” y “La siempreviva”. En este punto, el público subyugado ya había recetado a los dos artistas una inmensa dosis de aplausos, y en silencio, ovaciones vítores y loas.

En la parte final, titulada “Del cancionero olvidado” dentro del programa que fue tejido para la ocasión, rescataron interpretaron piezas que si bien no están del todo empolvadas por el tiempo, sí merecen emerger a la luz de cuando en cuando, como “Una rosa y un beso” de Maria Grever (1885-1951), y “Eres tú” de Alfonso Esparza Oteo (1894-1950).

Jesús Suaste y Alejandro Vigo cerraron la noche con “No me pidas que vuelva” de Guty Cárdenas (1905-1932) y “Gratia Plena” de Mario Talavera. Así, con este concierto más que memorable, el barítono quiso agradecer a su público de la única manera que sabe y conoce bien, con su voz privilegiada. Por eso repartió un repertorio muy representativo para él, que sintetiza sus sueños de artista y que lo ha acompañado durante 36 años.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario