Monitor Consolas y Videojuegos


El precio de matar nazis en un videojuego de guerra


Publicacion:10-10-2017

+ + - -

La verdad es que en el campo de los videojuegos lo tenemos bastante fácil.

Una de las claves para que un juego sea divertido -y esto se lo he escuchado a Gonzo Suárez, creador de la saga Commandos- es que las acciones que llevamos a cabo no tengan consecuencias para el jugador. Al menos, nada que vaya más allá de hacernos repetir una misión o perder una vida. Por eso es muy importante encontrar un enemigo al que podamos enfrentarnos sin tener un conflicto moral, ya que estamos educados para evitar las agresiones. 

La verdad es que en el campo de los videojuegos lo tenemos bastante fácil: zombies, criaturas extraterrestres y robots se han convertido en un enemigo “sencillo”, al que se puede exterminar sin sentir remordimientos. Cuando no ha sido así, como en el nivel “Nada de ruso” de Call of Duty Modern Warfare 2, nos hemos encontrado con polémicas y opiniones encontradas.


Pero existe una categoría muy especial, que se ha vuelto recurrente en los FPS bélicos. Se trata de disparar a los nazis (entendiéndose por tales a cualquier soldado que luchase en el bando alemán durante la Segunda Guerra Mundial). En menos de un mes vamos a recibir tres juegos en que nos enfrentamos a los hombres de la Wehrmacht. Por un lado, Call of Duty WWII, que nos ofrece un enfoque realista, desde el punto de vista de los soldados americanos desplazados en el teatro de guerra europeo. (Aquí podéis leer nuestro blog en que discutimos sobre si el holocausto debe aparecer en el juego).


Por otro lado, tenemos un enfoque más canalla. En Raid World War II pertenecemos a un grupo de soldados que hacen la guerra por su lado, y matan nazis por placer, además de vaciar sus bancos y sabotear las estructuras del III Reich. Más o menos se trata del mismo enfoque que hemos visto en películas como Malditos Bastardos o Los violentos de Kelly. Y si nos queremos mover aún más por el exceso, tenemos Wolfenstein II The New Colossus, en que B.J. Blazkowicz se “regodea” masacrando ubersoldatten alemanes. Claro que este último caso, transcurre en una línea temporal alternativa.


Los nazis se han deshumanizado por completo, y se han convertido en "malos de película" (en este caso, de videojuego) como si nunca hubieran existido. Están al mismo nivel que zombis, robots o extraterrestres, y dudo mucho que nadie vaya a alzar su voz para defenderlos. Pero su presencia en los juegos no es algo totalmente gratuito. La verdad es que sí pagamos el precio de matar nazis. 


El motivo son las leyes que imperan en Alemania y que obligan a censurar algunos elementos de los juegos. Curiosamente no se cortan los niveles de violencia, pero sí se eliminan elementos visuales y sonoros. En el caso de Wolfenstein, nos encontramos con una versión "desnazificada". No hay esvásticas y las palabras como Hitler o nazi han desaparecido. Hasta se han eliminado los idiomas que no sean el alemán (que sí están disponibles en el resto del mundo) para evitar palabras prohibidas. 

Raid también ha sufrido algunos cortes, y aquí os dejamos un ejemplo curioso. Primero tenéis el vídeo alemán, con su versión "libre" del führer   y a continuación el mismo fotograma, en la versión que se puede jugar en el resto del mundo, donde el parecido es mucho más evidente. 



Por último, el modo multijugador de Call of Duty WWII se ha autolimitado. Si bien es cierto que podemos encarnar a los soldados alemanes, toda la simbología se ha suavizado bastante, y las esvásticas se han sustituido por cruces de hierro. 

Lamentablemente, este es un precio que sólo se paga en los videojuegos. No encontramos el mismo tipo de censura en cine, series de televisión ni literatura.  Aquí podéis ver nuestra selección con las mejores películas de la Segunda Guerra Mundial. 



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario