Joven UDEM


Refuerza UDEM conductas de integridad académica


Publicacion:20-09-2017

+ + - -

La UDEM modificó su Código de Honor, que tiene un enfoque más formativo que punitivo y promoverá un Seminario de Integridad Académica.

San Pedro Garza García, NL.- Un nuevo Código de Honor que simplifica el proceso para reportar un acto de deshonestidad académica, además de que establece sanciones según el nivel de gravedad de la conducta y una nueva clasificación de los conceptos de falta y consecuencias se puso en marcha en la Universidad de Monterrey.

El proceso de análisis y modificaciones a la anterior normatividad llevó más de seis meses de trabajo al Centro de Integridad, fue aprobado por el Consejo de la UDEM y se encuentra en una fase de difusión y promoción de la cultura de la honestidad entre la comunidad universitaria.

Jean Guerrero Dib, director del Centro de Integridad, mencionó que una de las aportaciones más destacables del nuevo Código de Honor de la UDEM es el Seminario de Integridad Académica, del cual se tienen programados dos este semestre, a desarrollarse en septiembre y noviembre, respectivamente.

Este seminario será una de las “consecuencias” obligatorias de un acto de deshonestidad académica y, al final, tendrá una calificación dentro de la materia en que se haya cometido.
Cada seminario tendrá una duración de 14 horas, de las cuales 12 son presenciales y dos serán para realizar un proyecto social; todo en un periodo de tres semanas.
Guerrero Dib comentó que, anteriormente, el proceso de reporte exigía al profesor imprimir una serie de formatos, incluso conseguir la firma del estudiante y enviarlo a través de un portal a su director de programa académico, quien, a su vez, lo enviaba al Centro de Información y Atención a Alumnos (CIAA) y al Centro de Integridad.

Al término de esa travesía, el profesor no necesariamente tenía una respuesta del desenlace de ese reporte.

“Todo era un proceso largo; ahora tenemos un reporte mucho más ágil, más simple: al profesor le basta con ingresar a una página web en donde puede reportar los hechos para que el Centro de Integridad pueda recibir ese reporte y a la vez los profesores sabrán el estado en el que se encuentra el reporte”, especificó.

Otras de las modificaciones se relacionan con dar un nuevo giro a las “sanciones”, a las que ahora se conciben como “consecuencias”, las cuales sumaron más opciones de tipo formativas, en contraste con las anteriores prácticas, que estaban más enfocadas a lo punitivo.

Las opciones anteriores eran cero de calificación en el mes en la materia, una marca de deshonestidad en su expediente académico o la expulsión definitiva en caso de reincidencia.

“El objetivo de la consecuencia, ahora, es motivar al estudiante y a sus compañeros que le rodean a que no vuelvan a cometer un acto de deshonestidad”, estableció.

Las otras opciones son la amonestación, la restricción de derechos (dependiendo las circunstancias del alumno), el condicionamiento, el servicio comunitario, un trabajo académico y, finalmente, acreditar el Seminario de Integridad Académica.

“No se trata de castigar a los jóvenes, sino de enseñarles cómo hacer las cosas; se pretende que un error se convierta en una oportunidad de aprendizaje y de mejora personal”, afirmó.

“Se requiere empatar la severidad de la consecuencia a la severidad de la falta; nos pareció injusto el que se aplicara la misma consecuencia a situaciones que admiten un distinto nivel de gravedad”, añadió.
Entre las novedades del Código de Honor, se establece que uno de los órganos de primera instancia para resolver los incidentes de deshonestidad es el Consejo de Honor, que está compuesto por profesores, pero ahora ya está integrado también por estudiantes.

“El poder involucrar a estudiantes nos permite poder tener una visión mucho más completa de la situación y que generen iniciativas que contribuyan al fortalecimiento de la cultura de honestidad académica”, indicó.

Guerrero Dib señaló que el proceso de actualización incluyó también consultas con los propios estudiantes, maestros, directores divisionales, vicerrectores y con el rector.
Agregó que en el Código de Honor están los principios, valores y normas que rigen la conducta académica en la Universidad y define las faltas y consecuencias aplicables en caso de que algún estudiante incurra en algún acto de deshonestidad.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario