Legal


Es Arriaga de Lira ejemplo de superación


Autor:Alberto Medina Espinosa   |    Publicacion:11-09-2017

+ + - -

Amante del bien común, y con una sensibilidad y empatía tremenda, nuestra entrevistada se hace en el mundo a base de esfuerzo.

Mujer de valor, de gran ímpetu y de mucho amor  hacia  su prójimo, es parte de lo caracteriza a la abogada Elda Victoria Arriaga de Lira, dama de las ciencias legales que ha hecho de su desarrollo profesional y personal  un ejemplo de vida.

Amante del bien común, y con una sensibilidad y empatía tremenda, nuestra entrevistada  se hace en el mundo a base de esfuerzo, de no claudicar ante las adversidades, y sobre todo de tener mucho amor propio hacia ella y quienes la rodean. 

Su desarrollo profesional y personal no ha sido fácil, como dama de las ciencias legales no  ha cesado en crecer, en estar en constante estudio y jamas ver hacia atrás, ni siquiera  para tomar impulso.

Desde niña aprendió que las cosas  que valen la pena son por las que uno mismo se esfuerza, y si bien recibes apoyos y oportunidades en el ir y venir,  son los valores de cada uno como ser humano los que marcan la diferencia.

Arriaga de Lira fue criada por su abuela materna, Doña Ana María Arriaga una mujer sencilla,  que  a base de trabajo y esfuerzo sacó avante a su nieta, criándola como  su hija propia.

Su amor, su dedicación y esmero en la pequeña, la hizo llevarla hacia  el camino de las ciencias legales.

Este paso no fue fácil para la jurista, pues de una casa humilde y sencilla de Guadalupe, se tuvo  que armar de valor para crecer en este mundo competitivo.

La jurista perdió a su madre como a sus dos hermanitos a la edad de cinco años, una  situación difícil para cualquier ser humano, cuanto más para una niña de esa edad.

Por lo que la vida para ella ha sido siempre el ir ascendiendo, el asumir la responsabilidad de su vida y ser cada vez un mejor ser humano.

Desde niña laboraba con su “mamá abuela”, como le cita de cariño, para poner alimento en la mesa, por lo que su espíritu de responsabilidad y de fuertes valores los adquirió  desde el hogar.

Su facilidad ante el estudio la hizo ser becada todo su nivel de estudios y aunque tuvo tropiezos de tiempos al desear estudiar la carrera de derecho, logró al final salir becada y por ende terminar eficientemente sus estudios como abogada.

Ella es una jurista muy sensible, hoy en día tiene otro gran motor que la hace levantarse y salir avante, su hija de doce años  Victoria Grisel Álvarez Arriaga.

Tuvo a oportunidad de estar casada, empero los ideales de crecimiento, las metas, la empatía de caracteres,   no lograron  cristalizar más ese matrimonio, empero esto no la obligó a bajar la guardia en su vida, sino al contrario, logra  comprometerse cada vez mejor, ya que a esta vida  vino a prender.

Elda Victoria Arriaga de Lira, nace  un  24 de febrero de 1984, con una visión social y human muy bien cimentada.

Es Egresada de la  Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León , generación 2001-2005, su experiencia se ha dado en la  práctica, al grado que de dedicarse  mucho al derecho en  la matea familiar, la materia civil, forjó sus propio despacho junto con compañeras  abogadas y actualmente litiga, como da asesoría legal y coucheo a sus clientes en el Edificio Latino.

“Soy precursora de derecho en la familia, y  además de la única profesionista en toda mi familia, después de  mi ya hubo una  contadora, pero  con licenciatura solamente yo”.

“Nadie se esperaba en mi familia que tuviera la intención siquiera de estudiar. Vengo de una familia humilde, crecí sin papás,  incluso y sin hermanos también, así que no hubo quien me impulsará o me animara a estudiar, ni siquiera hubo quien me hiciera la pregunta de ¿qué quieres estudiar? Es decir que no hubo quien me impulsara, al contrario cuando salí de la secundaria, mi abuela que fue con quien me crié y es mi mamá, me dijo directamente que ella ya no podía ayudarme, aparte que es viuda y pues que buscará un trabajo. La verdad es que además que siempre fui muy aplicada en la escuela, fui alumna de diez y le dije que quería seguir estudiando y que buscaría opciones, perdí un semestre al salir de la secundaria porque no sabía que iba a ser de mi, entonces pedí información a la preparatoria # 8 , presente el examen de selección y pase a la primera”.

“Después de la preparatoria mi intensión  era estudiar psicología, pero no tenía claro lo que era, no tenía nociones yo pensaba en dar terapias pero luego dije, no mi perfil no es de escuchar soy más de hablar y de pelear que de dar consejos o sentarme en un sofá y a escuchar horas y horas. Lo mío era más defender que aconsejar, dar la solución más directamente, no me veía en un diván”.

Dicho ello y afortunadamente tiene una gran oportunidad y  excelente maestro de orientación vocacional en la preparatoria que le hizo cambiar mi decisión de que carrera cursar.

Por lo que en el derecho, definitivamente este optó por  la carrera que más le había de llenar sus expectativas de desarrollo.

Es más de lo que ella esperaba, pues subraya: “Al principio muchas entramos con la idea de dedicarnos a la materia penal, veo muchas injusticias y quiero ayudar a la gente. Pero dentro de otras materias como lo es la materia familiar también te da la oportunidad de apoyar al cliente y más en situaciones tan intimas como es le derecho privado. La verdad es que me ha dejado muchas satisfacciones, mucha gente que muy agradecidos, si bien es mi trabajo pero a veces va uno un poco más allá, sin tomarse personal los asuntos”

“Sin querer, nunca falta el amigo que  te recomienda al primo, al amigo, a la hermana que se quiere divorciar; que el esposo de la prima no le da pensión alimenticia y así, la vida me fue llevando a tomar más asuntos familiares que de otras ramas del derecho”.

Ella ha sido una mujer de esfuerzo,  desde chiquita ayudaba a  su  mamá en su trabajo, ella  trabajaba en casa y otro tiempo en una empresa que da servicios de eventos sociales.

Así  ella lavaba platos y a veces la acompañaba , ya en  la secundaria trabajó en una estética para ayudarse a comprar sus  cosas, también trabajó para una maestra a quien le ayudaba en su casa con tareas y demás.

Después de ello en la preparatoria trabajó en un Carl's Junior para sus  camiones y mantener su  escuela.

Y es que aunque  tenía una beca completa por recursos y por ser huérfana, aún así requería para libros y camiones y tareas.

Ya en la Facultad  de Derecho trabajó un tiempo en una tienda Coppel  en él área de zapatería.

Luego buscó  algo que se relacionara con la carrera derecho  y quiso hacer prácticas en una Sala Penal, estuvo unos pocos meses, pero estaba en tercer semestre y la verdad es que no sabía nada de apelaciones, desconocía  mucho el procedimiento y por eso  revira, e cambia a un juzgado quinto penal y luego a un despacho legal “a hacer tierra”.

 “Mis ocupaciones aquí eran ir  a notificar a los reos al penal y de copiar acuerdo, vi que no estaba avanzando mucho en el conocimiento y además que no me pagaban y yo necesitaba seguir pagándome la carrera, también fui becada en la facultar pero también necesitaba para los demás  gastos. Busqué y me dieron la oportunidad en un despacho con el licenciado René Robles Almaguer, el fue mi jefe desde el 2003 hasta el 2014 estuve e once años con él, ahí prácticamente aprendí todo lo que se. Él tenía un abogada que también aportaba en su oficina, la licenciada Adriana González , ella también me ayudó mucho. Fue ella la primera en llevarme  a los juzgados, como litigante, me mostró donde presentar escritos, demandas y pedir  notificaciones y demás. Ella fue un gran apoyo para mí, ella ya era abogada y le manejaba muchos asuntos al licenciado”.

“La oficina estuvo los primeros tres años en Venustiano Carranza entre Espinoza y M. M. del Llano y luego nos cambiamos muy cerca a América entre 5 y 15 de mayo, el despacho del licenciado ahí sigue y  a partir del 2014 ,e independicé, quise volar sola y en esto estoy ahora”.

Es de subrayara que desde  que  entra al despacho era muy de preguntar y tratar de enterarse de los asuntos y de aprender.

Se le fue dando poco a poco  cada vez más carga de trabajo y no de recepcionista,  de  intentar hacer querellas, demandas y poco a poco se le tomaba en cuenta.

“Yo veía que le hacían  cambios a los escritos y me fue dando poco a poco tareas de abogada, la idea del abogado de  él,  era forjarme. Posteriormente ya la licenciada no iba conmigo, yo me iba a los juzgados sola y veía que las cosas las realizaba bien, tiempo más  tarde la licenciada se retira del despacho pues se casó y  se fue a otra ciudad y me quedé yo en su lugar. De ahí prácticamente me convertí en su mano derecha y ahora sí era hacer todo”.

Como abogada en este despacho era más bien ver las estrategias que su jefe  usaba, más que dar un ejemplo era ver y tomar sus estrategias.

“Él predicaba con el ejemplo, es una persona muy ética, para mí fue un gran maestro y siempre me enseñó a ser honesta y ante todo defender al cliente sin excederse. A veces hay ciertas tentaciones o propuestas que ya uno sabe que hay que ser leal ante todo. Si te topas con abogados que te hacen propuestas de irte con ellos y es ahí donde uno decide litigar y seguir defendiendo y representando al cliente”.

“A mí sí me pasó y ahora me encuentro a este abogado en los juzgados y sabe que ahora estoy sola y nos saludamos bien”.

Su visión de amor a crecer y cada vez mejor  la hace ver por si misma, por su familia y aprender cada vez más y mejor, por ello crea su despacho.

“Al ver que ya eran 11 años dije ya es hora de ver otro panorama y además yo ya tenía  mi cartera de clientes, pues el licenciado me daba la confianza de temer mis propios asuntos sin tener que pagar renta y gastos porque yo llevaba todos sus asuntos y él me daba esa oportunidad de desarrollarme y a la vez ganarme algo por mi cuenta ahí mismo en su oficina”.

“Me salí de ahí y estuve un tiempo sin estar realmente establecida, hasta hace un par de años que me asocie con dos amigas colegas y nos vinimos aquí al edificio latino, ellas ya estaban aquí y yo me uní. A partir de marzo nos cambas os de despacho y somos dos solamente”.

Aquí la responsabilidad  es mucha,  pues es  dar la  cara al cliente.

“Aquí yo soy la titular y no mi jefe, ha yo hago los  escrito y yo respondo por los errores, mi socia lleva sus asuntos y yo los míos, estamos en  la oficina. Mis clientes son de lo familiar,  y todos somos  muy comprometidos, en que a veces los juicios son algo tardados por causas agendas a nosotros se prolonga un poco, pero esto de estar independiente has sido muy satisfactorio”.

Como abogado postulante es sincera con sus clientes, ante todo hablarles con la verdad al cliente.

Siempre opta por  decirles si realmente se puede hacer algo, porque no hacen  milagros no se puede engañar a nadie.

“Desde que  llegan se les habla claro, se les aclara si se puede o no pero si sobre los riesgos y de  ellos corre, eso de  tomar los casos  o no". Ante todo es hablar con la vedad para que el cliente se gane o se pierda esté satisfecho con lo que se hizo. Y digo se gane o se pierda porque hay asuntos que desde ya vienen perdidos, desde que ya llegan con uno vejen  ya más trabajados y que jurídicamente no tiene la razón el cliente. Sin embrago,  esos clientes siguen conmigo y me han mandado nuevos clientes, entonces pudo decir que ambos hemos quedado satisfechos”.

Todos los casos dejan a uno con experiencia y a  nuestra entrevistada le marcó un asunto familiar por la manera en que habrían de afectarle a su clienta, cual al final del día sacó provecho de la situación.

“Cada caso te deja cierta marca, los asuntos tienen su peculiaridad. Hubo uno de una señora que ya tenía unos años que su marido la había dejado peor o le proporciona así pensión y ya tenía hijos mayores. La señora viene conmigo pues todo el tiempo se dedicó al hogar, los treinta y cinco años que estuvo casada  se dedicó a él y un buen día el señor la deja y se va con otra persona. Le pro,o incluso la pensión alimenticia y le fijaron un 15% luego de pruebas que aporte y demás, aunque la señor no tenía mucha esperanza y además le conseguí un 25% . Cosa rara que muchos jueces fijan para la cónyuge solamente un 5  un 8 % y es insuficiente, depende de cuánto gana el deudor pero en casos de un albañil qué gana solo mil pesos por semana el cinco por ciento es irrisorio e insuficiente. Entonces la señora se fue muy contenta y muy agradecidas porque estaba muy deprimida por la decepción y no es tanto lo económico pero si ayuda, así ella ya no batallaba tanto porque ahora tenía una fuente de ingresos”.

Así y en otras veces en asuntos donde los menores se quedan protegidos con una buena pensión alimenticia y más cuando se batalla tanto y más cuando los deudores se ponen  en estado de insolvencia para no cumplir con sus obligaciones, pero ese es su trabajo, abanderar estas causas.

“Uno pone un margen entre la vida privada del cliente, obvio la conoces al  momento que te expone el caso pero pones una línea y no tomas los asuntos personales, luego me tocan abogados que se van ah  en las audiencias, se escucha frío pero es un asunto más, ni menos importante cada caso que llega lo es pero no son tus problemas, tú solucionas el problema del cliente y si lo tomas personal complicas la situación porque si te poneros en una discusión con el contrario, el abogado o cliente contrario pues puedes a grabar las cosas y en lugar de conseguir un buen arreglado puedes echar a perder el asunto”.

Por ello como profesional del derecho sabe que la carrera implica muchos retos,  y uno debe de seguir preparándose, actualizarse, ser más audaz en la defensa,  pues todas son distintas y hay que buscarle siempre pues hay muchas formas y maneras de demostrar que el derecho esta de su lado.

“Esta carrera es de estar y seguir preparándote y ser más astuto en imaginar el como demostrar lo que te interesa”.

“El sistema y los servidores públicos a mi punto de vista están muy preparados. Son muy abiertos y ahora con la oralidad y que  con la ley de justicia para adolescentes y niños siempre se está atendiendo al interés superior de  los menores así que siempre se busca que las partes concilien y se lleguen a acuerdos para evitar juicios o concluirlos antes con un buen arreglo y no por evitarse trabajo sino por darles una real solución. Además de la mediación quedan ir  interviene mucho para para evitar los juicios y así debemos de estar nosotros como abogados, muy bien capacitados”.

Al día de hoy, ella como jurista  sabe que los valores marcan la diferencia entre hacer las cosas bien y hacerlas mejor, por ello hay que prepararse constantemente, sobretodo en los últimos años  que ha llevado varios cursos como seminarios tanto del nuevo sistema de justicia penal acusatorio, así como asumir seminarios de justicia para adolescente.

“La preparación es constante produce el derecho día a día va cambiando y hay muchas reformas y es nuestro deber estar al día y no quedarnos obsoletos”.

“La carrera es para quien prepara muchísimo porque  siempre ha habido esa ida de que es más complicado para nosotras las muérete, sin embargo ya se da más la igualdad, veo muchas jueces mujeres, muchas secretarías, abogadas litigantes, creo que de pronto somos ya más  abogadas que hombre abogados de las últimas generaciones. Estamos en los tribunales les, en los juzgados y se nota nuestra presencia como género femenino, quiere decir que estamos preparándonos y lanzándonos a cualquier ámbito de la abogacía”.

Datos Básicos

Nombre .- Elda Victoria Arriaga de Lira

Fecha de Nacimiento.- 24 de febrero de 1984

Madre.- Ana María Arriaga

Hija.- Victoria Grisel Álvarez Arriaga

-Es Egresada de la  Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León , generación 2001-2005.



« Redacción »
EUGENIO ACOSTA         2017-09-11 10:05:32
Excelente abogada!!!
Excelente abogada, muy preparada y profesional, un abrazo!!!
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario