Joven TEC


Enfrentan reto con millennials


Publicacion:16-05-2017

+ + - -

Las nuevas generaciones exigen un tipo de enseñanza más apegado a la evolución tecnológica por parte de maestros e instituciones educativas.

El Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, (ITESM), pendiente de los cambios que se viven, ha desarrollado herramientas para que sus profesores estén preparados para las nuevas generaciones.

El doctor Isaac Lucatero Castañeda, director general del campus, encabeza la tarea de adecuarse al ritmo acelerado que se vive y que nos conducen a una “cuarta revolución industrial”, basada en la generación de conocimiento.

“La educación en cualquier nivel tiene que evolucionar para poder generar las habilidades que demanda el mundo del siglo XXI”, dijo.

TEC21 es el modelo educativo que desarrolló el ITESM para revolucionar la forma en cómo se aprende y se lleva a la práctica el conocimiento.

Con la ayuda de este modelo educativo, los maestros logran desarrollar habilidades en los estudiantes como el liderazgo, emprendimiento, pensamiento crítico, solución de problemas, ética y ciudadanía, perspectiva global, curiosidad intelectual, lenguas extranjeras y manejo de tecnologías.

“El modelo Tec21 está basado en aprendizaje sustentado en retos dentro y fuera del salón de clases, con alta flexibilidad en el cómo, cuándo y dónde se aprende.

Está bien sustentado en nuestros profesores inspiradores, innovadores y vinculados con su profesión, lo que nos permite que nuestros alumnos tengan una vivencia universitaria memorable para el desarrollo de sus competencias personales y profesionales”, argumentó.

Con este tipo de modelos educativos la institución, a través de sus profesores, busca provocar en las nuevas generaciones el que su educación tenga un alto valor que los convierta en agentes de cambio de su entorno.

Así, el Tec de Monterrey cumple con su misión de formar líderes con características de ser emprendedores con alto sentido humano y competitivos internacionalmente.

La docencia es una actividad muy compleja, ‘la tarea del maestro tiene que ver con el cambio, o más bien, con la producción de determinados cambios en la vida de los jóvenes (…) para ser agente de cambio se requieren por lo menos tres propiedades: capacidad de construirse un punto de vista personal; una predisposición para la búsqueda y dominio de conocimientos y competencias y colaboración’ (Tenti, 2011: 4). En otras palabras, no se trata de transmitir conocimientos sino de construirse como profesional de la educación.

Por ello, en la Ibero León se proponen espacios de aprendizaje y acompañamiento permanente para los académicos dirigidos a profesionalizar y actualizar la labor del profesorado.

Se promueve que el cuerpo académico se adentre en el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y en la aplicación de una didáctica para el uso de las mismas, con el objetivo de reconocer las nuevas formas de interacción de los estudiantes, adaptarse a los patrones de comportamiento vigentes en el aula y promover el desarrollo de habilidades que más tarde requerirán como profesionistas.

Se impulsa el desarrollo de habilidades relacionadas con el uso pertinente, ético e innovador tanto de la Información como de las TIC.

Se busca concientizar al profesorado sobre la brecha digital en el contexto nacional y cómo aproximarse a la reducción de ésta, canalizando la vasta experiencia docente a los entornos que el estudiante reconoce como propios.

La actualización es fundamental e implica también una renovación en la formación de la práctica docente. La universidad diseña constantemente propuestas de formación ajustadas a las necesidades del contexto e invita a sus académicos a participar en estos espacios y  experiencias”.

En la Universidad De La Salle Bajío tenemos la fortuna de estar insertos en una tradición que desde hace 300 años tiene la convicción de que la labor del maestro es un ministerio.

Nuestro cuerpo de docentes tiene muy claro el concepto de su labor, en el que invitan a los niños y jóvenes a crecer en su camino, de tal modo que se vaya vislumbrando una visión del futuro para que así, todos juntos, construyamos el mundo en el que queremos vivir.

Además, esta vocación la vivimos como una tarea de parte de Dios; ofrecemos una formación integral, de modo que contribuimos a crear personas con valores.

En el contexto de los cambios generacionales en el que los estudiantes perciben el mundo desde perspectivas diferentes, con la integración de la tecnología, la búsqueda de un mundo más sustentable, equitativo e incluyente, aplicamos la ‘Gestión del Conocimiento’.

Las certezas de que el conocimiento se nos había dado hace muchos años vuelven a ser cuestionadas y hay que tener una actualización continua, es un reto muy grande, porque es nuestra misión guiar a los alumnos en su camino. Antes sólo se transmitía el conocimiento, pero ahora tenemos que fomentar la innovación”.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario