Cultural Literatura


Se cumplen 100 años de la muerte de José Enrique Rodó


Publicacion:01-05-2017

+ + - -

Considerado uno de “los maestros de la juventud hispanoamericana” el escritor, ensayista y político José Enrique Rodó será recordado

México.- Considerado uno de “los maestros de la juventud hispanoamericana” el escritor, ensayista y político José Enrique Rodó será recordado este lunes a 100 años de su muerte, ocurrida el 1 de mayo de 1917.

Nacido el 15 de julio de 1871, en Montevideo, Uruguay, José Enrique Rodó fue el menor de siete hijos del matrimonio conformado por el comerciante catalán José Rodó y la uruguaya Rosario Piñero.

Cuentan sus biógrafos que en 1882 inició sus estudios en el prestigiado colegio privado Liceo Elbio Fernández, pero debido a dificultades económicas que se presentaron en su familia tuvo que abandonar sus estudios un año más tarde y estudiar en una escuela pública.

Según la página electrónica "cervantesvirtual.com", tras la muerte de su padre, ocurrida en 1885, Rodó comenzó a trabajar como amanuense para un escribano, y posteriormente buscó un empleo más formal en un banco de su ciudad.

Sin haber terminado el Bachillerato, Rodó decidió abandonar sus estudios en 1894 debido a que su nuevo empleo no le daba tiempo ni ingresos suficientes.

Sólo un año después, inició junto con los hermanos Martínez Vigil y Victor Pérez Petit la Revista Nacional de Literatura y Ciencias Sociales, que se publicó de 1895 a 1897 y con la que se inauguró el modernismo en Uruguay.

En 1897 publicó “Vida Nueva”, que contiene dos breves ensayos “El que vendrá” y “La novela nueva”, y a partir de este año se involucró en la vida política de su país.

Comenzó su carrera periodística en el periódico "El Orden", en 1898, y publicó un importarte ensayo como crírico literario acerca del modernismo literario “Rubén Darío”, colaboró también para Unamuno y fue docente en la Universidad de Montevideo.

A principios del siglo XX publicó “Ariel”, título por el cual fue nombrado director interino de la Biblioteca Nacional de su natal Uruguay, y posteriormente fue designado miembro del Consejo Directivo Honorario de la institución.

Éste último fue un “Sermón laico”, dedicado a la juventud de América, y que repercutió en toda la América hispánica con la visión del imperialismo de los Estados Unidos, donde los valores y la moral tradicional eran desplazados.

En 1902 asumió el cargo como diputado del Partido Colorado de José Batlle y Ordóñez (1856-1929), y en 1906 como parte de sus acciones políticas publicó “La razón” y “Liberalismo y jacobismo”, donde expone sus reflexiones liberales y tolerantes.

Debido al estallido de la Guerra civil, se alejó de la vida parlamentaria en 1907, aunque volvió casi de inmediato, en 1908, presidiendo el Club Nueva Vida y participando en el Primer Congreso Internacional de Estudiantes Americanos.

En 1912 fue nombrado Miembro Correspondiente de la Academia Española, que le otorgó un viaje a España, pero su guía Batlle impide que el viaje suceda, por lo que Rodó ingresó como redactor al periódico "El Diario del Plata".

Durante esta época de su vida escribió sus últimas obras: “El mirador de Próspero” (1913) y las póstumas, “El camino de Paros (meditaciones y andanzas)” (1918) y "Nuevos motivos de Proteo", que se publicaron en 1927.

Debido a la labor que hizo en "El Diario del Plata" y "El Telégrafo", la revista argentina "Caras y Caretas" le ofreció trabajo como corresponsal en Europa, durante este viaje José Enrique Rodó enfermó.

El 1 de mayo de 1917, José Enrique Rodó falleció en Palermo, Sicilia, Italia, a los 45 años de edad, su cuerpo fue hallado en su hotel y sus restos no fueron trasladados a Montevideo sino hasta 1920.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario