Internacional Europa


“Critican al Papa porque está en lo correcto”: Gianni Vattimo


Publicacion:18-03-2017

+ + - -

En otros tiempos Vattimo habría dicho que era “ateo gracias a Dios”, pero ahora parece haber cambiado de opinión.

 

Ciudad del Vaticano.- El famoso filósofo italiano Gianni Vattimo, ícono del progresismo radical y padre del “pensamiento débil”, se mostró entusiasta con el Papa Francisco y aseguró que lo critican “porque está en lo correcto”.

 En entrevista, el estudioso del existencialista alemán Friedrich Nietzsche y ex parlamentario europeo, destacó que Jorge Mario Bergoglio “es uno que recorta, que purifica un poco, que hace cosas no necesariamente placenteras”.

 “Francisco es una gran ocasión para la Iglesia. Existen Papas que representan una oportunidad para la renovación y la transformación. Por ahí exagero, comprendo que el Papa es siempre el Papa, debo recordarme muy a menudo que un Papa no puede hacer todo, sólo algunas cosas”, dijo.

 “Pero estoy convencido que él (el Papa Francisco) tiene una buena intención y paradójicamente tienen razón aquellos que lo ven como una amenaza para la Iglesia porque es una amenaza para la Iglesia tradicionalista, es uno que –en el fondo- afronta los problemas”, agregó.

 Al mismo tiempo, como “un fiel periférico”, se mostró preocupado. Espera que el pontífice pueda ser tan equilibrado como para deshacerse de muchas cosas obsoletas de la Iglesia sin “arruinar” la experiencia de fe de los creyentes.

 “El Papa, en su esfuerzo de renovación y actualización, de poner la Iglesia al nivel de los pobres, afronta un problema de equilibrio, él debe actuar correctamente y lo que hace no debería escandalizar. Es un delicadísimo momento de transformación en la Iglesia”, consideró.

 En otros tiempos Vattimo habría dicho que era “ateo gracias a Dios”, pero ahora parece haber cambiado de opinión. Aunque no lo aceptó abiertamente y confesó que vive “un cristianismo muy de viejita”, que incluye recitar las oraciones tradicionales.

 Más adelante, explicó que su ateísmo se deriva de su negación a creer en el “Dios de los filósofos”, el “Dios moral”, supremo garante del orden en el mundo capitalista. “¿A nosotros qué nos interesa de ese Dios capitalista?”, cuestionó.

 “La Iglesia durante muchos siglos, especialmente en Europa, ha sido una especie de instrumento de conservación, pero actuando así terminó por conservar sus propios privilegios. Esto es algo que el Papa está dejando atrás”, añadió.

 Vattimo aseguró que, en este momento, la tarea de los cristianos debería ser la de dejar ‘las cantidades’ de la Iglesia, por ejemplo, su excesivo patrimonio. Pero aclaró que no quiere decir que se deben vender los Museos Vaticanos. “Quizás tener alguna cosa menos no hará ningún daño”, continuó.

 Si bien insistió en su convencimiento de que la Iglesia se reduzca, en algunas de sus partes, jamás postuló su desaparición ni mucho menos. Reconoció que, sin el catolicismo, él jamás habría tomado contacto con el evangelio.

 “No puedo pensar que la Iglesia se reduzca más allá de cierto límite de presencia porque, de otra manera, ¿quién predicará el evangelio? ¿Quién hará conocer a Cristo? Pero las dos cosas se pueden conciliar. Sobre todo, se puede proyectar un Jesús más conforme a la imagen que él quería dar de sí”, precisó.

 Explicó que una religión fuerte a menudo ha acompañado el colonialismo, las potencias, la disciplina pública, las dictaduras; por eso que ahora exista un movimiento de reducción lo considero muy acertado, dijo.

 Vattimo destacó la importancia del papado, como “potencia histórica” que representa a más de mil millones de fieles. Pero aclaró que, quien ocupa ese espacio, puede actuar como poderoso o como pobre, y Francisco optó por actuar como pobre.

El filósofo ponderó que los “poderes fuertes” están muy atentos porque se dieron cuenta que el Papa tiene “cierta vena comunista”, y quieren aplicar con él la actitud que usan cuando los Papas predican la pobreza: lo dejan hablar mientras no los moleste demasiado.

 Sn embargo, indicó que el Papa Francisco "está tirando la cuerda lo más posible para actuar de una manera distinta".

 “Estoy contento porque gracias a él me siento orgulloso de ser católico, cuando en otros momentos llegué incluso a avergonzarme de serlo”, afirmó.

 “Ciertos pasos que él ha dado no se podrán echar para atrás. Consideramos siempre que el Papa no puede transformar la Iglesia al 100 por ciento, pero la puede transformar al 50 y sobre el resto podría verificarse un reflujo. Pero muchas cosas permanecerán”, ponderó.

 



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario