Nacional Mas Nacional


Cuestionan rol mexicano ante la crisis en Bolivia


Publicacion:18-11-2019

+ + - -

¿Por qué México se precipitó al reconocer la victoria de Morales en momentos en que había muchos extremos pendientes de aclarar en el conflicto electoral?

La decisión de México de reconocer el 28 de oc-tubre pasado la legitimidad de la victoria de Evo Morales para reelegirse en los comicios presidenciales del 20 de ese mes en Bolivia y de apoyar luego al mandatario para denunciar su dimisión como obligada por un golpe de Estado que interrumpió su mandato, que debía concluir el 22 de enero de 2020, puso en duda la política exterior mexicana de no intervenir en asuntos internos de otras naciones.

Aunque el canciller mexicano, Marcelo E-brard, alegó el 12 noviembre anterior, al recibir a Morales como asilado político en México, que su gobierno nunca entró a calificar las elecciones bo-livianas, el presidente Andrés Manuel López Obrador sí lo hizo en un mensaje en Twitter en el que anunció que “felicité por teléfono” al manda-tario electo de Argentina, Alberto Fernández, y a Morales.

Los dos “triunfaron en elecciones libres y democráticas en sus países”, precisó López Obrador el 28 de octubre, al emitir ambos calificativos sobre la consulta a los bolivianos en las urnas.

Bajo este concepto, ¿tomó partido México en el caso de Morales al apresurarse a reconocer su triunfo, al igual que de previo lo hicieron Cuba, Venezuela o Nicaragua, piezas vitales del eje americano anti—Washington, pese a los agudos cuestionamientos de fraude y a que la situación electoral en Bolivia, como problema interno de los bolivianos, todavía sufría zozobra por las de-nunciadas irregularidades?

¿Por qué México se precipitó al reconocer la victoria de Morales en momentos en que había muchos extremos pendientes de aclarar en el conflicto electoral de Bolivia, con revelaciones de que, al insistir desde un inicio en que su reelección fue legal, el entonces gobernante irrespetó el derecho del pueblo boliviano a su libre autodeterminación?

“Esto demuestra que [en México] hay una gran hipocresía”, aseguró el diplomático boliviano Jaime Aparicio, exembajador de Bolivia en Es-tados Unidos, y expresidente del Comité Jurídico Interamericano de la OEA. “La política exterior [mexicana] lamentablemente está guiada por la prioridad de las ideologías sobre la democracia”, indicó Aparicio a EL UNIVERSAL.

“Me parece una precipitación del presidente de México se haya lanzado a reconocer a Morales” antes de que la OEA.

 



« El Universal »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario