EnEscena Personalidades


Bárbara Mori revela los momentos más dolorosos de su infancia


Publicacion:07-09-2019

+ + - -

La actriz contó en entrevista que empezó a trabajar muy joven para salirse del ambiente tóxico que rodeaba su hogar.

Bárbara Mori es una actriz reconocida por que ha logrado destacar tanto en en el cine como la televisión y el teatro y no es común que hable de su vida privada, pues siempre ha sido muy reservada.

Pero esta vez quiso abrir su corazón a Lety Sahagún y Ashley Frangie a quienes les compartió diversas etapas de su vida revelando sensibles detalles sobre su infancia y juventud. En la charla con las conductoras del podcast Se regalan dudas hizo algunas confesiones en las que dejó al descubierto detalles íntimo y dolorosos sobre su pasado.

“Trato de mantener mi vida privada, súper privada, porque pues es lo poquito que me queda mío, he compartido poco de lo que soy, de dónde vengo, cómo crecí”, confesó Bárbara al inicio de la entrevista.

“Tuve una infancia súper, súper dura, que me marcó muchísimo en todos los sentidos. O sea, crecí sin mamá, y crecí con un padre alcohólico y tuve una infancia súper dura, triste, oscura, violenta, como muy alejada del amor”, contó la actriz.

Al ahondar sobre su infancia y juventud, la intérprete de origen uruguayo contó cómo fue que trabajó desde pequeña para poder abandonar el ambiente que la marcó.

“En cuanto pude empezar a trabajar, empecé a trabajar a los 14 años, y trabajé hice de todo un poco, fui mesera en una pizzería, repartía volantes en un semáforo, fui booker en una agencia de modelos, bailé en antros. O sea, hice de todo un poco para poder ahorrar y salirme de mi casa”, confesó.

Mori explicó que fue hasta que cumplió los 17 años que logró salir de su círculo familiar y empezó a buscar un lugar en el mundo donde se sintiera bien, pues confesó que “estaba muy enojada con la vida”.

Bárbara reconoció que su innegable belleza jugó a su favor al inicio de su carrera. “Empecé a modelar, porque mi belleza física me abrió puertas en el modelaje, y cuando empecé a estar frente de la cámara me di cuenta de que quería ser actriz”, comentó.

Fue así como empezó a estudiar actuación y empezó a participar en sus primeras telenovelas, hasta que llegó a su vida el protagónico de Rubí, el melodrama que la inmortalizó en la televisión.

“Estaba en el momento más impresionante de mi carrera donde tenía todo lo que según la sociedad te lleva a la felicidad, fama, dinero, porque me pagaban muy bien, reconocimiento”, dijo.

Mori vio en su carrera un espacio para refugiarse de las duras vivencias por las que había pasado. “Si me voy hacia atrás en el tiempo, esa mujercita que empezó a tratar de abrirse paso para salirse de esa violencia en la que vivió, pues era una mujer que estaba muy enojada con la vida y me refugiaba mucho en mi carrera”.

Pero pese a esos a todos los logros profesionales que ha conseguido a lo largo de su trayectoria, Bárbara reconoció que no fue fácil empezar a sanar: “La realidad era que pues a mí me rompieron mucho por dentro cuando era chiquita y empezar a juntar mis pedacitos me costó mucho trabajo, darme cuenta de que necesitaba empezar a mirar hacia adentro fue algo que empezó a traerme una transformación”.

“Yo conocí el amor a base de golpes, abandono de mi madre, entonces para mí el amor era eso. La creencia que me acompañó en mi vida y que se volvió como un statement en mi vida es ‘tú no eres lo suficientemente buena para que mamá se haya quedado, ni para que papá te quisiera’, entonces como crecí con esta creencia, pues no eres lo suficientemente buena para tener un hombre que te respete, que te quiera, te valore y te cuide porque ni siquiera tú ni siquiera te valoras, ni te respetas, ni te quieres, ¿sabes?", confesó Bárbara.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario