Legal


Busca la estabilidad social y un mundo mejor para vivir


Publicacion:12-08-2019

+ + - -

Carlos Alberto de León Martínez es un hombre de derecho que gusta por apoyar a quien demande alguna ayuda

 

Con la firme idea de hacer de este mundo un lugar mejor donde vivir y desarrollarse, y de manera franca buscar siempre la verdad, es por lo que el jurista local Carlos Alberto de León Martínez opta por estudiar y dedicarse a las ciencias legales.

Su visión en la vida siempre ha sido muy simple, el que impere la estabilidad y la quietud, donde al final del día, cada quien tenga lo que merece, ni más, ni menos.

Por ello esta meta la dejó bien fija desde niño, etapa en la que le entra la idea de ser jurista, y jamás claudicó en sus aspiraciones profesionales.

Desde que sabía que habría de ser jurista se ha empeñado en ser un hombre de integridad basta y sobre todo franqueza firme.

En el mundo, sabe que hay gente buena y mala, pero para él, es más que personas desorientadas.

Reconocer que la carrera de derecho le da un panorama general  de cómo esta la gente hoy en día, y para eso hay que estar preparados.

Por ello desde la óptica judicial, este tiene que hacerla de todo, desde padre, amigo, psicólogo y hasta jefe, según sea el cliente  y la necesidad del mismo.

Como hombre de derecho, nuestro entrevistado ha optado por dedicarse al litigio, por ver por quien demande ayuda, por el desprotegido, y por quien se siente que le han vulnerado sus derechos.

Al ser dueño de su propio despacho legal, ubicado por cierto en San Nicolás,  lo obliga igualmente a ser dueño de su tiempo y saber administrarse en todos los aspectos de su vida.

Como líder jurídico sabe que debe de llevar por buen puerto a su equipo, y así los dirige, dialoga con ellos, analiza casos y delega responsabilidades, esta, una parte esencial para crecer juntos.

Y es que Carlos Alberto de León Martínez, quien naciera en enero del 78 viene a este mundo con estrella legal.

Así logra egresar de la Universidad Metropolitana de Monterrey 2009-2012 y desde entonces ha optado por el litigio, por acudir a los juzgados, por hacerse fuerte con colegas y manejar su despacho jurídico.

“Me llamo la atención por la idea de impartir justicia y poder interpretar las leyes de la mejor manera para poder ayudar a la sociedad y poder contribuir un poco”.

“Primero estudié otra carrera, y después me interesó las leyes. Siempre he tenido ganas de terminar la carrera de derecho, ya había ingresado primero a leyes y luego me fui a Contabilidad Pública y después me quedé con la intención de volver a leyes pues me llamaba mucho la atención y me gustaba mucho”.

Dicho ello para él fue difícil el adentrarse a la carrera, porque tenía la necesidad de “hacerse a si mismo”, pero esto le valió para tener una mucha mejor experiencia en la vida.

“Fue difícil porque trabajaba  y estudiaba, pero cuando algo te gusta vez la manera de concretarlo y combinaba el trabajo y el estudio y ya había trabajado como ayudante de algún despacho y tenía la intención de terminar para poder ejercer”.

“Trabajé en un despacho de un familiar en el centro de San Nicolás, ahí estuve ayudando desde antes de entrar a leyes y que estaba en contaduría hacia labores de gestión y asuntos judiciales. Después trabajé en municipio de Monterrey y estuve trabajando con otro despacho: “GLM y Asociados” en San Pedro”.

Esto bajo la dirección del abogado Ricardo González y después se interesa mucho en poner  su propio despacho en colaboración con la Licenciada Yelizta Aguirre.

Al día de hoy como profesional del derecho no descarta  el dar cátedra de ciencias legales, pero por el momento  su atención está en seguir  litigando y hacerlo bien.

Y es que un despacho implica para el  abogado el ser  un profesional independiente que le asiste como asesor y representante en la defensa de sus derechos e intereses frente a los organismos públicos y el resto de las personas y entidades privadas.

Además de que hoy en día se halla ampliamente superada la visión del abogado como un profesional que interviene únicamente en los juicios, y el ciudadano sabe que el contar con el asesoramiento previo de un abogado en la fase de la negociación de un contrato, en la formulación de una reclamación, en la mediación para resolver un conflicto, o en la preparación de un testamento o unas capitulaciones matrimoniales, por poner un ejemplo, sirve en multitud de ocasiones para evitar los gastos e inconvenientes de un juicio y resolver la cuestión que le preocupa de una forma satisfactoria.

Nuestro abogado es hoy en día un técnico polivalente que en función de sus áreas de especialidad, y sin ánimo exhaustivo, le puede prestar sus servicios en relación a muchas áreas.

Trabaja en la defensa de sus intereses en todo tipo de procedimientos judiciales, ya sean estos de la jurisdicción civil o  penal.

Apoya en la negociación y redacción de todo tipo de contratos públicos o privados, ya sean estos de trabajo.

Da además asesoramiento e intermediación en todo tipo de operaciones con  documentos jurídicos necesarios.

Ayuda en la defensa de sus intereses y asesoramiento en  toda materia  y en su asesoramiento hace la  preparación y presentación de todo tipo de declaraciones y obligaciones de sus clientes.

Por si fuera poco ve asuntos de la redacción de testamentos, declaraciones de herederos sin testamento y particiones hereditarias, así como procedimientos judiciales en materia hereditaria.

Da asesoramiento y gestión de derechos, redacta escritos y  ve los recursos en todo tipo de procedimientos.

Hace de  mediador en conflictos familiares, empresariales, laborales e interviene n como árbitro de equidad o de derecho para la resolución de cualquier tipo de disputas o conflictos entre personas o empresas.

“Sí es difícil el despacho, primero el ir captando tus propios clientes e ir haciendo cartera, es un proceso en el que inicias tus familiares y allegados más cercanos. Llega un momento en el que ya cuentas con algunos clientes y ya tienes una oficina y empiezas a hacer labores emprendedoras hasta que llegas a tener una cartera y como cualquier otro negocio buscas tener el mejor servicio y ser honesto y responsable para captar la mayor cantidad de clientes posibles”.

Dicho ello sabe que los retos de los abogados hoy en día, en especial para los que litigan por su cuenta, son los de buscar y ser mejores cada día.

“Yo pienso que los retos son de especializarse en el área que más te guste y llevar siempre un sentido de honestidad y responsabilidad para poder tener la trayectoria larga sobre todo si quieres ser abogado litigante porque como es muy común los abogados entran en áreas administrativas y ya no se actualizan”-

“Pero cuando decides litigar y tener un despacho tienes que estarte actualizando tomando cursos, leyendo las reformas, las derogaciones y es uno de los principales retos”.

Y es que además un abogado hoy en día debe de  ser todo un profesional, pues  presta muchos  servicios, e incluso es posible  que de su opinión profesional sobre asesoramientos  o bien  defensa de derechos e intereses con todas las garantías.

Además el abogado es un profesional titulado, licenciado universitario en Derecho, que además participa en un programa de formación continua para la actualización de sus conocimientos.

Como jurista está sujeto en su actuación profesional a un estricto Código legal, cuyo cumplimiento rinde cuentas a un Colegio Profesional, al que debe pertenecer obligatoriamente por mandato legal.

El abogado está cubierto por obligación legal con un seguro de responsabilidad civil que le garantiza al cliente la mejora de su caso.

“Nos especializamos en el área civil, laboral, familiar y penal, con un conjunto de abogados entonces somos un conjunto especializado en cada área”.

“Por ejemplo el Licenciado Aldo  es el encargado del área penal; la Licenciada Aguirre, del área laboral; el Licenciado Gerardo García, encargado del Área Civil; y un servidor, del área civil y estamos ubicados en Diego Díaz de Berlanga”.

“Manejamos un caso que estaba de hace muchos años en el cual a la persona la habían dejado fuera de referencia,  no se le había nombrado ni avisado, y nosotros podíamos restituirle su derecho a esta persona para que recuperara parte del terreno que había dejado su padre y al final es una situación muy bonita pues el cliente recibe lo Justo, ni más ni menos”.

“Nosotros los abogados somos como que el amigo de lo perdido, la gente cree que ya no lo va recuperar y al recuperarlo se quedan con una gran satisfacción por tener lo que tienen de derecho y con nosotros por ser el instrumento para que ellos tengan su derecho”.

Y es que  los clientes muchas veces se quedan contentos luego surge otro problema del área familiar o del trabajo y es así como los vuelven a buscar.

“Yo pienso que los nuevos colegas que están egresando tienen muchas ventajas sobre nosotros los señores, por ejemplo, en el caso de los penalistas que se analiza la situación del penal por las reformas que pusieron, pienso que como abogados debemos de mejorar constantemente”.

 

Nombre.- Carlos Alberto de León Martínez

Fecha de Nacimiento.- enero del 1978

-Es egresado de la Universidad Metropolitana de Monterrey 2009-2012



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario