Joven UANL


Entrega UANL credencial para Mayores


Publicacion:06-08-2019

+ + - -

La Universidad Autónoma de Nuevo León entregó la credencial a los 30 estudiantes de la 9ª. Generación del Diplomado Universidad Para los Mayores

En la juventud, María Dolores Orozco Mauricio quiso ser universitaria; sin embargo, el destino le tenía deparado otro camino.

Han pasado los años y ahora María Dolores cumple su sueño al formar parte de la familia de la Universidad Autónoma de Nuevo León dentro del Diplomado del Programa Universidad Para los Mayores.

Acompañada de dos de sus hijas, Nancy Montes Orozco, egresada de la Facultad de Psicología de la UANL, y Paola Deyanira Montes Orozco, criminóloga de la Facultad de Derecho y Criminología, Orozco Mauricio es una de los 30 estudiantes que comenzarán actividades universitarias el próximo 5 de agosto.

La Facultad de Organización Deportiva ha puesto sus instalaciones a disposición de esta novena generación de adultos mayores; con ello, la UANL se apunta un gran acierto, pues el programa –que cumple ocho años de haberse implementado– es pionero en el norte de México.

Siempre activos
La Secretaria Académica de la UANL, Emilia Edith Vázquez Farías, estuvo en el presídium, y señaló las bondades del programa.

Los 30 nuevos alumnos universitarios recibieron su credencial; quienes regresaron a la alma máter, conservaron su antiguo número de matrícula.

“La Universidad tiene un compromiso con la educación, con la formación. Dentro de su nueva visión, establece que la educación debe ser para toda la vida.

“Algo que distingue mucho a este programa es que ustedes son estudiantes registrados en el departamento escolar de la Universidad. No nos olvidamos de este grupo”, detalló Vázquez Farías.

Para la UANL el adulto mayor no se encuentra en el final del camino productivo. Haber cumplido los 55 años de edad es uno de los requisitos para aspirar al diplomado, por lo que la mayoría de los estudiantes son jubilados.

El logro de regresar a la Universidad es un aliciente para las nuevas generaciones de jóvenes, donde la indolencia, la falta de compromiso o apego a los valores humanos es el signo de nuestra era.

“Lo que ustedes hacen es un ejemplo de vida, algo importante, qué bueno que sus familiares los acompañen y vean que ustedes no han tirado la toalla, que intentan hacer cosas nuevas para ustedes mismos y los demás.

“No solo aprendemos en la Universidad; aprendemos en el día a día, en todo lo que hacemos cotidianamente, pero también a través de ese hacer cotidiano enseñamos”, finalizó la Secretaria Académica.

Servir a la sociedad
Además de Nancy y Paola, la hija más joven de María Dolores realiza ahora mismo su servicio social en Allende para la Facultad de Medicina. Su madre está ansiosa por concluir este diplomado y seguir estudiando, pues considera que tiene la vocación del servicio.

“El semestre que viene voy a buscar en la Facultad de Trabajo Social poder incorporarme laboralmente a la Uni, porque aquí me dan la oportunidad de estudiar en la tarde y me queda libre la mañana.

“Yo quiero esa carrera de Trabajo Social porque pienso ayudar. Me gusta ese plan que tengo, que aunque esté mayor de edad, servir. Siempre se ha dicho que el que no viene a servir no sirve para vivir”, finalizó Orozco Mauricio.

A partir del 5 de agosto, se incorporan estos 30 nuevos estudiantes al Diplomado del Programa Universidad para los Mayores, trabajando para transformar la trascendencia.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario