Legal


Busca con el Derecho hacer el bien común


Publicacion:01-07-2019

+ + - -

Julio César López Solís es egresado de la Facultad de Derecho de la UANL de la Generación 2002-2007

 

A fin de crearse así mismo en el mundo social y laboral, Julio César López Solís opta por ser Abogado, tratando de siempre dar todo de si en cada aventura legal que llega a su vida.

Como profesional del Derecho no teme desempeñarse en la oportunidad laboral que se le presente,  ya sea en la cátedra, en el litigio o en el mismo coucheo legal.

Es hijo del jurista y maestro, José Manuel López Valero y de él aprendió el sano desarrollo profesional, pero sobre todo el amor por las Leyes.

Tan es así que aunque muchos pensarían que este siguió los pasos de su padre, nuestro entrevistado sólo ha seguido lo que le dictó su corazón, lo cual fue buscar el bien común, la estabilidad y ecuanimidad en la sociedad en base al Derecho.

López Solís es un hombre que nació un 22 de enero del 1986, y desde que tiene uso de razón sabe que habría de desenvolverse en el mundo legal.

Es egresado de la Facultad de Derecho de la UANL de la Generación 2002-2007 y en su haber profesional se ha desempeñado en varias facetas de la carrera, ya fuera en la asesoría legal, el sistema penitenciario,  el litigio o hasta la cátedra, pues las Ciencias Legales dan a quien las ejerce, la gran oportunidad de crecer en varios rubros”.

“Yo siempre quise ser abogado, es más desde la adolescencia, la influencia de mi padre sirvió mucho, es servidor público desde hace muchos años y en las competencias más en el tema jurisdiccional, pero yo me fui más al tema de las cuestiones de seguridad pública que es más o menos lo que más me apasiona, ya después del servicio público que estuve trabajando casi 12 años como que ya lo traigo más marcado y presente la inclinación hacia esa función

Y es que en el seno del hogar vio en el Derecho la mejor oportunidad de ser alguien en la vida, pero sobre todo el ayudar a los demás.

“Mi papá hizo carrera en la función jurisdiccional de Escribiente, Secretario, Secretario de Sala, Juez, Magistrado, Agente de Ministerio Público, tuvo algunos cargos del Gobierno Federal, pero siempre enfocado al Servicio Público que es lo que más le apasiona a él, y la docencia que actualmente en el trabajo que hacemos colaborando con la Universidad de Ciencias de la Seguridad aquí de Nuevo León como docente en cursos de información inicial para policías preventivas, policías del estado y actualmente también con el proyecto que tiene la Universidad con  la Guardia Nacional que ya tenemos mes y medio de estar capacitando a fueras armadas y Policía Federal en ese perfil que traen de formación”.

“Yo creo que del lado de él fue el gusto, somos cuatro hermanos, tres hombres y la más chica es una hermana, dos somos abogados, el mayor abogado y yo soy el menor de los hombres entonces le debió de dar gusto que siguiéramos sus pasos”

La carrera para el jurista le ha dado la oportunidad de conocerse así mismo, de ver que es capaz, pero sobre todo de no claudicar ante las adversidades que esta misma  tiene, pues hay muchos aspectos, desde la capacitación constante y porque no decirlo hasta la misma inseguridad.

“En la carrera, en el primer semestre es lo más difícil de comprender por los cambios tan radicales de la formación de la preparatoria a la universidad, pero igual es con el acompañamiento, en el caso de mi padre quien estuvo al pendiente siempre de esos procesos, sin problema, era la guía de dedícate y práctica”.

“También hicimos practicas desde el tercer semestre en la carrera en una agencia del ministerio público cuando existían por Venustiano Carranza, en la agencia de robos, eran tres agencias”.

“Fue corto el tiempo pero el aprendizaje fue mucho en práctica y luego ya después los cambios radicales que se dieron en la justicia que igual motivaron a formalizar y seguir preparando, en lo profesional desde el quinto semestre en la carrera fue cuando empecé a realizar ya trabajo como tal, tenía los 18 y yo creo que fue también la patada para encaminarse a trabajar, y empezamos en el penal de Cadereyta y ahí termine la carrera del servicio público de hace 12 años, empecé auxiliar jurídico en el archivo, capturando información jurídica de las condenas delitos y multas y reparaciones de año alimentar los sistemas, mantener vigentes los archivos integrar los expedientes, costurar y llevar todo el proceso de la integración del expediente jurídico de los condenados y privados de la libertad que ha sido prácticamente la columna vertebral del sistema el saber quién se queda o si ya cumplió o si le faltaba”.

Dicho ello cuando era competencia del Ejecutivo, el Ejecutivo hacia el computo de las personas si tenía tres o cuatro sentencias era  necesario revisar cuanto tiempo cumplió de una o si falta a la otra, es todo lo que actualmente ya hace el juez de ejecución de penal y esto era parte de su trabajo.

Y por ser estudiante  y aparte trabajador al mismo tiempo aplicaba la clásica de salir a las  cinco de la tarde,  y correr porque en la noche ya estaba en la escuela.

Esto  llegando a los hot dogs de FIME y entrar a la clase, es algo que disfrutaba mucho,  pues recuerda con mucha satisfacción los esfuerzos de prepararse estudiar y trabajar y seguir aprendiendo.

“El primer trabajo fue a invitación de un conocido de papá que era para empezar a hacer pinitos haciendo encargos y vueltas y checando expedientes y poniendo folios y sellos. Por el paso que todos comenzamos en el servicio público”.

“Y sí el Derecho es de aprender cada vez más, por ejemplo fue casi obligado la capacitación constante, porque nos tocó la transición del 2011 cuando se crea la figura del juez de difusión aquí en Nuevo León pues prácticamente nos dijeron en los jurídicos del penal que “ya no sería bronca de ustedes” más bien tendrían que hacer lo propio para informarle al juez y él será quien tome la información jurídica. Obligó a que nos actualizáramos en muchos sentidos y a seguir la formación profesional”.

“Siguiendo la cronología, del 2004 hasta el 2011 que algunos meses antes de casarme hubo oportunidad de trabajar en la décimo tercera sala penal del tribunal superior de justicia como auxiliar, buscando el bienestar y el porvenir en el caso de que allá no había ofrecimientos de empleo distintos en el penal”.

Además trabaja año y medio casi dos años en el Tribunal cuando le vuelven a hablar del Penal y le dicen que ya hay una Jefatura Jurídica y le  ofrecieron  el trabajo, cual tomó  y ya que tenía la responsabilidad de mantener a una familia, no dudó.

“Y me regreso otra vez al penal, igual los compañeros del poder judicial me dijeron que “siguiera el camino por acá” no sé si fue también por la posición económica, pero era algo de lo que ya llevaba en la carrera con la esencia de lo que me gustaba como la cuestión operativa y seguridad y asuntos policiacos”.

“Entonces ya nos tocó estar de Jefe de Jurídico y a los 5 o seis meses se va el Subdirector del Penal y nos dejan como encargado de la subdirección siendo jefe de departamento siendo más responsabilidad”.

De alguna forma era lo que ya sabía hacer por la confianza que le daban los jefes, pero  ello lo  marcó en  el camino y al año y dos meses decir que se confirma y casi casi ya la habría sufrido  un año de encargado, entonces ahí  supo de la gran responsabilidad.

“Fue una gran responsabilidad, pero siempre buscando asumirle el papel tomando la opinión de las personas especializadas en las áreas, al final tú tomabas muchas decisiones, pero siempre buscaba uno tomar la opinión del especialista ya fuera de las áreas de seguridad o los técnicos o los psicólogos para siempre tomar las mejores decisiones”.

“O sea, desde análisis, darle seguimiento, archivero y ratón de biblioteca, hasta  me encargué de la Subdirección del Penal igual año y medio y casi dos años, y por motivos personales el director renuncia al cargo y le dejan a mí de noviembre del 2016 y me ratifican como director del penal en abril del 2016, entonces de diciembre de 2015 hasta junio de 2017 fue cuando terminó mi servicio me encargué de la institución”.

“De alguna forma dije bueno es prácticamente a lo que siempre se procuró aspirar empezando desde la carrera, aunque son temas o son puestos muy complejos o difíciles que se logren, a mí me tocó la satisfacción de hacer la carrera no formal como tal, pero me aventé toda la carrera administrativa para llegar al cargo”.

Además desde junio del 2017 hubo oportunidades dedicando a la actividad de litigio o abogado postulante y a partir de agosto del 2018 se le  presentó la oportunidad de laborar con la Universidad de Ciencias de la Seguridad en el área de docencia como docente en algunos grupos sobre todo de las corporaciones de Seguridad Pública del Estado, Protección Institucional, Seguridad Gubernamental, Fuerza Civil y ya hace unos meses que comenzó los nuevos proyectos que la Universidad de Ciencias de Seguridad adquirió con SEDENA en Formación Policial para miembros activos de Fuerzas Armadas o de la Policía Militar.

“Un reto muy importante personalmente y para la institución, pero personalmente para poder tocar temas que ellos integrantes de las fuerzas armadas o son ajenos o no están familiarizados y son más difíciles de comprender”.

“Es más distinto transitar hacia una jurisdicción distinta, si hay algunos eventos con mucha confusión entonces la idea es prepararse para de alguna manera poderlo combatir”.

Ahí llega por el  Doctor José Zaragoza huerta, uno de los coordinadores de ese proyecto fue el Licenciado Agustín Muñoz que fue el maestro de la Facultad de Derecho que fue quien lo  invitó sobre todo con una materia en específico que era en los temas de Medidas Cautelares.

“Y yo venía recién egresado de la maestría en juicios orales del sistema penal acusatorio entonces sí lo domino y me pidieron que le echara la mano y ahí comenzó la armonía”.

“Lo que empezó como un apoyo se concretó para quedar fijo, y la idea fue apoyar al coordinador, al ingeniero y de alguna forma yo creo ahí lo traía escondido y le dije que intentara el tema de la (ausencia) es muy enriquecedor que el que puedas compartir también”.

“A lo mejor mucha gente no tiene la posibilidad de que en el servicio público hayas adquirido algunos conocimientos que a lo mejor es un poco distinto de lo que la ley nos dice”.

“Esta parte del Derecho en mi vida te obliga a tener un paso adelante e investigar o ir más a fondo o identificar las necesidades del alumnado, en el caso de los integrantes de fuerzas armadas son claros en saber qué necesitan aplicar en la ley para que no haya una irresponsabilidad y tienen que someterse al procedimiento. Ellos son muy claros en cuanto a lo que necesitan saber, igual los compañeros policías son muy directos de lo que necesitan para aplicar la ley correctamente”.

Actualmente en la capacitación dice que es tema de los Derechos Humanos, Justicia Penal para Adolescentes, Atención a Víctimas y un poco de Talleres de Mediación Policial y Manejo de Conflictos que por la naturaleza del trabajo.

“El tema de derechos humanos si lo tienen presente pues dicen que algunos la mayoría hace 5 o seis años empezaron a darles formación específica en derechos humanos desde los batallones, pero todavía hay unos por ejemplo la misma publicación de ley de la guardia nacional o la ley nacional sobre uso de la fuerza que tiene tres semanas de publicación, e igual son instrumentos que en esencia traen lo ideal de cómo deben de actuar pero sí hay muchos puntos que aún desconocen y rápido entenderlos y aclarar para proceder”

“Tomando el tema de seguridad es uno de los más sensibles que tiene presente la sociedad pues ha habido tantas modificaciones que va requerir un enfoque distinto de lo que se ha realizado en la última década y de ahí que genere otro tipo de políticas de actuación para que prácticamente a llegar a la sociedad para que realicen el trabajo de la mano del gobierno con el estado, porque ya nos dimos cuenta que ya nos dimos cuenta que la actividad de reacción no está generando las respuestas que quisiéramos los ciudadanos”

La visión de López Solís en pro de un mejor estado de Derecho lo aprendió bien en el hogar, pero también tanto en la Academia como en la calle, a grandes hombres y mujeres del Derecho que lo han sabido guiar y a quienes aprecia y recuerda con cariño.

 “De la carrera había algunos maestros y el mismo licenciado Sergio Alanís Medina que fue quien en mi época de estudiante cuando él estaba de juez creo que en San Nicolás siempre nos decía que había que estar siempre preparando y estar listos para tantas modificaciones que sufre el derecho y estar presentes para afrontarla y llevarla a cabo en la vida diaria”.

“Y en el servicio público también muchos jefes, comisarios que tuve el cargo ya como director o previo a ser director me impulsaron en la formación profesional: el licenciado Jesús Fernando Jaramillo que fue quien me impulsó a la jefatura”.

“Y el doctor Juan Antonio Caballero Delgadillo que es maestro de la facultad de derecho. Hubo varios, muy buen acompañamiento”.

De ellos  sabe bien que le enseñaron la vocación al servicio y mantener los pies firmes en la tierra y que a veces los puestos son de paso y que el tiempo que pases en algún lado que pudieras ayudar en lo más que pudieras.

 

Nombre.- Julio César López Solís

Fecha de Nacimiento.- 22 de enero del 1986

Padres.- José Manuel López Valero y Rosa Isela Solís Leal

Hermanos: José Manuel, Roberto Carlos y la menor (Isela Alejandra)

Esposa.-María Teresa Aguayo

Hijos: César Santiago y Dana Sofía

.Es egresado de la Facultad de Derecho de la UANL de la Generación 2002-2007

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario