Nacional Ciudad de México


A Alexis lo mataron frente a sus padres


Publicacion:15-06-2019

+ + - -

Su cuerpo fue usado como escudo humano en un tiroteo dentro de la unidad habitacional donde creció, en Jardineros 43

CIUDAD DE MÉXICO/EL UNIVERSAL.- Alexis Yael, de 23 años, es una víctima colateral de la violencia que se vive en una de las colonias más peligrosas en la Ciudad de México: la Morelos. Era el mayor de cuatro hermanos, profesaba la fe cristiana con sus amigos de la universidad, de casa y de su iglesia en Tepito. Además, estudiaba el cuarto semestre de la carrera de Derecho en la FES Aragón. El pasado 27 de mayo fue asesinado. Su cuerpo fue usado como escudo humano en un tiroteo dentro de la unidad habitacional donde creció, en Jardineros 43. Rubius, como le decían por el tono de su piel y cabello, murió de seis tiros frente a los ojos de sus padres Raúl Torres y Araceli Castillo, y de sus hermanos pequeños. Los padres del joven narran, en entrevista, que ese lunes llegaron a casa por la noche después de una fiesta familiar. Alexis Yael fue el primero que entró a la unidad y a unos cuantos pasos de la puerta del departamento se encontró con su vecino Néstor. "Escuchamos que le dijo que tenía un problema, pero mi hijo le contestó que 'ahorita no, porque tengo que estudiar para un examen'. Ellos siguieron caminando y nosotros nos quedamos en la entrada porque íbamos a ir a la tienda con los niños". "En ese lapso vimos cómo alguien entró casi corriendo, un joven… nos pasó… y escuchamos que dijo algo como: '¡Néstor, ya valió!'", cuentan. Después de aquel grito que rompió con la conversación de los jóvenes, Alexis Yael volteó hacia el agresor, al que le daba la espalda mientras Néstor, quien vio la cara del atacante, intentó ocultarse. Araceli recuerda cada segundo de lo que sucedió y dice: "Vi cómo a Néstor se le desencajó la cara cuando vio al chavo y mi hijo volteó porque oyó los gritos. Fue en segundos. El tipo comenzó a disparar y Néstor se escondió detrás de mi hijo... Mi hijo recibió todas las balas; a Néstor le alcanzó una en el brazo y otra en la pierna, pero mi hijo murió instantáneamente; le entraron balas en el ojo y en el cuerpo. Después cayó". El agresor, un hombre con corte perfecto, delgado, erguido, playera larga azul y jeans, alzó el arma en contra de los papás de Alexis Yael, les gritó: "¡Ustedes qué, quítense!", y jaló el gatillo. "Pero ya no traía balas", narra Araceli. La madre corrió hacia el cuerpo de su hijo. El padre corrió detrás del agresor, quien salió de la unidad, subió a un auto que arrancó hacia Congreso de la Unión. Los familiares de Néstor, en tanto, lo ayudaron, lo subieron a un vehículo y lo trasladaron al Hospital General Balbuena. "De ahí fue el caos, pidieron ambulancias [para Alexis Yael], pero nosotros sabíamos que ya estaba muerto", dice Raúl Torres. Después de ver morir a su hijo, los padres de Rubius se enfrentaron a la omisión de los agentes del Ministerio Público (MP) encargados del caso, cuya carpeta de investigación es la CI-FCIH/UI-3 C/D/00064/05-2019. De acuerdo con los familiares, esa noche no pudieron declarar porque les dijeron que no había agente del MP; la carpeta se inició mal, lo que alentó el proceso y el cuerpo de Alexis Yael les fue entregado dos días después a las dos de la madrugada en el Instituto de Ciencias Forenses. Además, sólo hay un retrato hablado del agresor y no les han confirmado si ya se recabaron grabaciones de cámaras cercanas al domicilio. Lo más indignante para ambos padres es que a pesar de que Néstor, el joven que era el principal blanco del ataque, estaba internado en el hospital en calidad de detenido, a los tres días del homicidio lo liberaron. "Nosotros le decimos al Ministerio Público que cómo es posible que si Néstor estuvo detenido, porque también tuvo disparos y fue quien causó esto... era problema de él, no lo obliguen a declarar y que diga con quién fue el problema, porque él sabe bien con quién fue el problema. Él es la clave para resolver esto... aquí ya está todo y lo dejaron salir del hospital", dice molesta Araceli. Néstor, según los familiares de Yael, es un joven problemático, consumidor de drogas e involucrado constantemente en riñas callejeras. Incluso después del homicidio de Alexis, otro joven entró corriendo a la unidad habitacional y al ver el cuerpo del universitario le dijo a ella: "Señora, lo siento mucho, tuvimos una bronca nosotros aquí a la vuelta, venían siguiendo a Néstor, era para Néstor, no para su hijo". Alexis y Néstor son de la misma edad. Ambos crecieron en el barrio bravo, donde los delitos principales o por los que más carpetas de investigación se han iniciado este año son: narcomenudeo, violencia familiar, robo a transeúnte y homicidios, de ellos se registran 18. Rubius tenía dos trabajos, ayudaba en casa, le gustaban las motos y quería pisar el Senado. Del otro, nada se sabe. "Es una impotencia porque en el caso de Norberto no hay sospechosos, pero en este todo está en la mesa y no hacen nada; qué pueden esperar las demás personas que perdieron un hijo…", dice Araceli.



« EL UNIVERSAL »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario