Internacional Europa


Los nervios, inadmisibles para un cosmonauta en el espacio


Publicacion:13-06-2019

+ + - -

El nuevo récord es de Guennadi Pádalka, quien pasó 878 días en órbita, pero es Krikaliov quien comparte su experiencia.

Moscú.- Serguéi Krikaliov es un experimentado cosmonauta ruso, por mucho tiempo mantuvo el título informal de “hombre-récord”, con 803 días de estancia total en el espacio, una experiencia en la que, sentencia, no hay lugar para los nervios. 

El nuevo récord es de Guennadi Pádalka, quien pasó 878 días en órbita, pero es Krikaliov quien comparte su experiencia de lo que califica como una “sensación inusual”: siete caminatas espaciales desde la estación Mir y una desde la Estación Espacial Internacional (EEI).

“Y, aunque durante el trabajo en la estación uno se acostumbra a la vista desde la ventana, aun así, cuando abre la puerta y sale en traje espacial de la estación, en general las sensaciones son muy fuertes, las sensaciones son inusuales”, detalló Krikaliov.

El cosmonauta posee los títulos de Héroe de la Unión Soviética y Héroe de Rusia, y a la pregunta con qué se podría comparar, “les digo ‘es como comparar a un pasajero que vuela en un avión mirando por la ventana, con un paracaidista que sale por la puerta. Sí, la vista desde la puerta es la misma: se ve la Tierra”.

En un video de Roscosmos, relata: “Cuando te paras en el borde, preparándote para saltar en un paracaídas, la sensación es completamente diferente. El paseo espacial siempre comprende un riesgo, pero es un riesgo al que se preparan los cosmonautas en la Tierra mucho antes del viaje a la órbita”.

Reproducido por la agencia rusa Sputnik, agrega: “Aquí no hay cosas insignificantes. Toda tu seguridad está en tus propias manos, con las que te sujetas al pasamanos, por lo tanto, debes prestar mucha atención en cómo y dónde fijarlas”.

Hay ocasiones en que es urgente trabajar afuera de la estación, cuando la tripulación ya está en órbita, y entonces cosmonautas y centro de control de vuelos elaboran un plan de caminata que debe ensayarse primero en módulos especiales de la EEI.

Para ello, detalla, “se hincha la escafandra antes del entrenamiento del uso de la sección de respaldo. A bordo se llevan a cabo unos exámenes para asegurarse de que el cosmonauta está sano”, y hay buena condición física.

Los cosmonautas trabajan en trajes espaciales Orlan MKS, y antes de cada paseo los someten a revisión exhaustiva: “cambiar los elementos de reemplazo, poner los filtros nuevos, comprobar el funcionamiento de todos los ventiladores, las bombas, comprobar la presurización de las capas de los trajes espaciales, ajustarlos”.

Si bien los equipos son fiables, el cosmonauta se prueba el traje, se baja y se sube la presión para revisar el comportamiento ante los cambios, lo que da margen para actuar ante una situación de emergencia.

“Cuando salimos, realmente dejamos abierta la puerta por la que lo hacemos, y la sección por la que salimos queda despresurizada, pero como regla general, todo está planeado de tal manera que la siguiente sección detrás de la puerta sea como una sección de respaldo”, explica.

Funciona como una sección adicional para purgar el aire, en caso de que surja una situación de emergencia, un método útil que ya probaron “cuando en la estación MIR hubo un problema con la puerta de salida, porque se había dañado durante la salida, tuvimos que usar la sección de respaldo”.

“La clave del éxito -según Sérguei Krikalov-, es seguir las instrucciones y abordar el asunto con una cabeza fría. Es inadmisible ponerse nervioso en el espacio”, afirma Krikaliov.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario