Internacional Latinoamérica


"Dictadura no va a poder con la fuerza del pueblo"


Publicacion:12-06-2019

+ + - -

"¡Viva Nicaragua libre!", gritó en coro la familia de la reportera nicaragüense-costarricense Lucía Pineda

Agobiados por aislamientos carcelarios, tortura física y mental, asedio judicial y zozobra, un total de 56 prisioneros políticos nicaragüenses liberados este martes en la madrugada por el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo prometieron arreciar su lucha por la democracia y la libertad de Nicaragua.

"¡Viva Nicaragua libre!", gritó en coro la familia de la reportera nicaragüense-costarricense Lucía Pineda, al recibirla en Managua, luego de que Ortega la liberó con el periodista Miguel Mora y otros 54 nicaragüenses encarcelados en la crisis política que estalló en ese país el 18 de abril de hace un año.

Pineda narró que los carceleros querían contaminarla al obligarla a defecar en sus manos al dañarse el sanitario. "Fue espantoso", contó Mora. El gobierno los detuvo el 21 de diciembre de 2018 en el ahora clausurado telenoticiero independiente 100% Noticias, de Managua, y los mantuvo 172 días presos por conspiración de terrorismo. Nunca se les llevó a juicio.

Los arrestos ocurrieron durante las multitudinarias protestas para exigir la dimisión de Ortega, de Murillo y de su régimen, tildado por la oposición de dictadura.

Apegado a una ley de amnistía que la Asamblea Nacional aprobó el sábado pasado, Ortega liberó el lunes anterior a 50 reos políticos y este martes a 56, a quienes identificó como presos por delitos "contra la seguridad común y la tranquilidad pública".

La ley alertó que los beneficiados volverían a prisión si repiten los delitos políticos y comunes.

Ortega se comprometió el 22 de mayo a li-berar a 336 presos políticos antes del 19 de junio. Los opositores dijeron que todavía hay 80 de un total que calcularon entre 700 y 800. "Me torturaron hasta que pudieron", narró el periodista nicaragüense Marlon Powell al quedar libre el lunes. "Sentía que mi vida podía irse, pero apelé a la misericordia del Señor y Dios permitió que no me mataran", aislado y en tortura mental, describió. "Esta dictadura no va a poder con la fuerza de este pueblo", afirmó.

"No nací para ser esclavo", retó, por su lado, el campesino nicaragüense Medardo Mairena, liberado este martes. "Vamos a continuar nuestra lucha", desafió.

Acusado de reprimir a los opositores con saldo de 325 muertos, según datos indepen-dientes, Ortega admitió menos de 200 víctimas mortales, alegó que repelió un ataque terrorista y golpista opositor que tenía apoyo de Washington.

 



« El Universal »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario