Legal


Tiene por el Derecho una gran pasión


Publicacion:10-06-2019

+ + - -

Su visión en el derecho siempre ha sido firme, la de hacer las cosas bien y a la primera

 

Con amor firme por el bien común, y buscando cristalizar una carrera profesional con empeño y firmeza, fue por lo que  Sayra Yaneth Beltrán Urbina optó por la carrera de derecho, disciplina que ejerce a diario con suma pasión.

Y es que Sayra Yaneth Beltrán Urbina, es una abogada postulante que encontró en esta profesión mucho más de lo que pudo soñar, pues al abrazar la carera jamás imaginó  lo que habría de adquirir de la misma.

Ella nace un  18 de octubre de 1989 y sin darse cuenta, ya desde niña sus familiares le decían que habría de ser  abogada, pues su mística de velar por los demás y estar siempre atenta a lo que pasaba alrededor suyo, hacía que la perfilaran para esta profesión.

Además con el tiempo, esta idea que solo era cosa de momento, poco a poco se fue afianzando cada vez más en ella,  al grado que opta por tomar la carrera de las ciencias jurídicas y  hacer de lo que era una idea vaga, una realidad completa.

Esto al grado que logra ser egresada de la Facultad de Derecho y Criminología, de la UANL, de la Generación 2006-2011, con acentuación en  Maestría en Orientación de Amparo, igualmente por la Máxima Casa de Estudios.

Su visión en el derecho siempre ha sido firme, la de hacer las cosas bien y a la primera, por ello gusta mucho del estudio y de la capacitación constante, de desarrollarse plenamente en esta profesión que ha sido para ella una gran pasión.

Y más aún, porque le toca en su núcleo familiar dejar bien en claro que se pueden hacer las cosas bien y de una manera destacada, pues a ella le corresponde ser la primera abogada en la familia.

“Desde que estaba chiquilla, no sabía qué carrera. Pues me llamó la atención la carrera de las Leyes, no tengo ningún familiar abogado ni nada por el estilo, pero me llamó la atención. Veía en la tele los juicios y todo, obviamente es muy diferente a lo práctico y entonces decidí entrar”.

“Dice mi mamá que, desde la primaria, pero nadie me decía que lo fuera, o lo decidía cuando veía en la tele juicios. Me llamaba la atención los jueces, así como los jueces de distrito y el tribunal, el respeto que imponen las personas”.

Así poco a poco trata de hacerse  a la idea de ser jurista y emprender un camino en esta dirección.

“Hice la carrera de dos años en la prepa, y lo decidí, entonces entré y me gustó todo y estaba todo muy bien, estuve dos semestres sin hacer prácticas y luego tenía 17 cuando entré a hacer prácticas, me invitaron en una Agencia de Robos de la Procu, y ya entré, luego como no tenía los 18 no me podían mandar a presentar, ya cuando los cumplí presenté y me dieron una plaza en la agencia, entonces estuve varios años, como cuatro, se me hace. Toda la carrera”.

“Me invitan porque fue un conocido quien sabía que ella era meritoria, y me dijo que ¿si no quería ir? y ya entré y mi jefe, quien era el escribiente, se llama Francisco Mendoza, él me enseñó muchas cosas, él solo me fue preparando y los jefes me vieron y me mandaron a presentar”.

“Sólo esperaron el tiempo propicio que marca la ley, a parte, no era temporada de exámenes, esperaron a que cumpliera años, y luego ya el siguiente año la temporada de exámenes me mandaron a presentar y ya me dieron la plaza y me dieron mesa de escribiente y ya me quedé ahí”.

Como mujer el camino para  quien opta por el Derecho es difícil, porque de cierta manera al hombre le exige más, y esto para ella fue fácil, pues tenía el valor de ser una  dama disciplinada.

Por ello poco a poco fue creciendo en esta área, y aunque pudo haber hecho carrera dentro de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León, el destino le tenía programada otras opciones.

“Me gustó esta etapa,  y sí porque me tuve que cambiar a la escuela de noche, porque en la mañana estaba en el trabajo, pero yo estuve en robo de vehículos en el 2008, que era cuando la delincuencia estaba muy marcada, entonces eran dos agencias para el estado de Nuevo León, teníamos mucha carga, y yo ya tenía una mesa, era encargada”.

Por lo que para ella era, el tener que ir a la escuela y regresar al trabajo, así se la pasaba, iba y venía.

Eso no fue fácil, pues durante 4 años fue una mujer muy activa,  luego ya el Licenciado Carlos Morales Rizzi, quien además de ser su maestro y amigo, junto con su hermano el Licenciado  Luis Morales Rizzi, le dieron la oportunidad de entrar al jurídico de ISSTELEON y ya aquí se queda a laborar, donde por cierto ya va para siete años y medio.

“Yo trabajo siempre con todo, porque como es Gobierno me acumularon la antigüedad, ya tengo 11 años dentro del Estado, una parte en la PGJENL y el resto aquí”,

El ejerció del Derecho implica mucho para quien esta dentro de esta profesión, tan es así que demanda mucho, y siempre el estar atenta a mejoras.

Así ha sido para nuestra entrevistada, quien recuerda cada paso.

“En la Procu, cuando antes de que me dieran la mesa, tú hablabas con los detenidos y tenías que tratar de que te dijeran como fueron los hechos y tenías que encuadrar todo, en la hora día y todo. Cuando empecé, como que lo veía y se me van a declarar, es una averiguación, es una persona, es una denuncia, implica muchas cosas un caso”.

“Anteriormente que era todo escrito lo tenías que encuadrar todo, porque si te dice que una hora tienen que coordinar todo con la hora y con lo que diga el denunciante y que lo muestres, son muchas etapas”.

“Para mí fue, me gustó mucho, y gracias por la oportunidad que me dieron de entrar, fue algo nuevo para mí porque ya no eran prácticas, era trabajo, y regarla habría consecuencias, había que estar seguro de lo que estábamos haciendo. Estás más consiente, tenía como 18 años y estaba muy joven para llevar las averiguaciones”.

Dicho ello había responsabilidades éticas, morales y profesionales,  y lo que  tenía que cuidar, era  todo: el enjuiciado, el denunciante, los testigos; tenías que manejarlo todo por igual de manera bien.

“En el ejercicio diario, llegas y se roban el vehículo y todo es al momento, tenemos a los detenidos y al denunciante, hacemos citas con los ministeriales, quienes en aquel entonces iban en el momento, traíamos a los denunciantes, se los mostrábamos a ver si era un robo con violencia para que se identificaran, si había testigos, checábamos el vehículo, hacíamos inspección, los peritos…

Combatíamos en parte con la inmediatez, no solo era tener la experiencia sino también la inmediatez de resolver”.

“Yo estaba en el trabajo, y salías a la escuela y te cambiaba el chip, realmente la escuela ya es otra cosa, aunque tuvieras pendientes, pero yo regresaba como quiera siempre, la escuela no fue muchas horas el turno, regresaba y seguía con lo mío, a veces salíamos hasta la madrugada, era mucho tiempo por las diligencias”.

Ahí supo que era  muy, pero muy  diferente  lo que se veía en  la escuela y en la práctica, obviamente te ayuda la escuela, pero la práctica es muy diferente.

“Es una muy buena recomendación para las personas que van iniciando en el Derecho,  que hagan prácticas en todas estas áreas y sepan a donde ir y qué cosas les gustan”.

“Yo me quedo toda la carrera, terminé la carrera y justo me gradué y me invitaron aquí, entonces ya me vine y pues los tramites de la titulación y todo, llegue y ya tengo siete años y medio aquí”.

Es de subrayar que en cada experiencia que asume como profesional del derecho implica para ella el estar atenta y no claudicar ante las adversidades.

“Ahorita estoy en el ISSSTELEÓN en el área de jurídico contencioso, en mi área veo derecho administrativo, derecho laboral, veo más administrativo, pensiones y todo lo relacionado, los jubilados, pensionados”.

Esta etapa es  totalmente diferente a lo que veía, empezó  de cero, cambió  el chip, ya que siempre había estado en toda el área penal, y era todo administrativo, pero con la práctica, con los juicios, con lo que te enseñaron los jefes ya  fue  viendo todo lo que es, y sabe que las cosas “salen las cosas, porque salen”.

“Aquí somos litigantes, nos la pasamos en los juzgados, los tribunales, estamos checando los asuntos y como los resuelven, somos como litigantes. Es una actividad muy proactiva. Es mucho de andar litigando a favor de ISSSTELEÓN”.

“Aquí vez de todo, pero siempre tienes que estar actualizado, porque hay reformas nuevas, la ley va cambiando y tienes que checar muchas cosas y estar al día, y ver mucho el Derecho Administrativo, esto al 100%”.

En cuanto al desarrollo de capacitación constante, nos describe que la carrera te invita a esta situación, a querer  estudiar  siempre cada vez más,  ya sea una maestría, o curso.  Cita que nada más hay que  estar  al pendiente de mejorar, pues un jurista debe siempre de aprender cada vez más y  mucho mejor que  en la escuela, ver por la práctica y  escuchar a todos, a los secretarios y a otros abogados litigantes y a otros que están en empresas privadas.

“El estudio no se quita jamás,  el estudio  y esta vocación de estudiar ya no se quita, si te gusta tu profesión y la disfrutas tu trabajo no se te hace pesado.

El tiempo se pasa muy rápido y cómo andamos litigando a veces se nos hace tarde”.

“La carrera por eso me dio más, yo  entré en ceros, nadie me dijo como era, y entré y me gustó bastante, aprendes mucho de los maestros y ellos mismos quienes son secretarios te los topas después en los juzgados y en los tribunales y es muy padre todo el ambiente laboral”.

“Y te das cuenta de tantas cosas que pasan,  ya los vas conociendo a todos hasta a los auxiliares de otros estados a quienes tienes que checar sus expedientes y saber hablar. Te desenvuelves con las personas”.

Por ello reconoce el gran afecto y enseñanzas de juristas que la han marcado, como el Licenciado Carlos Alberto Morales Rizzi, su hermano, Luis Fernando Morales Rizzi, quienes  le dieron Amparo, como lo básico y los ejemplos que te dieron…. “No eran nada más lecturas, era más práctico la forma en la que explicaban, eso era lo padre, no nada más era ver libros. Te daban la hipótesis para resolver, te ponen a pensar qué harías en ciertos casos”.

”También en lo Laboral, el Licenciado José Manuel López Valero, quien  me dio clases en Penal y yo lo veía anteriormente, te da tips y analiza los casos y te da recomendaciones”.

Nombre.- Sayra Yaneth Beltrán Urbina.

Fecha de Nacimiento.- 18 de Octubre de 1989.

Padres.-  José Antonio Beltrán García y Francisca Urbina Rodríguez.

Hermano: Jesús Antonio Beltrán Urbina.

-Es egresada la Facultad de Derecho y Criminología, de la UANL, de la Generación 2006-2011, con acentuación en  Maestría en Orientación de Amparo, igualmente por la Máxima Casa de Estudios.

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
Ana Lilia         2019-06-10 13:15:32
Excelente título de Derecho
Lic. Beltran Urbina , es una persona que da todo en su profesión ayuda sin ver a quien me consta ,, cuando estuvo en robó de autos ,, excelente trato y solución rápida,, mil felicitaciones por superarse cada día en lo personal , laboral y de conocimientos
Ana Lilia         2019-06-10 13:14:59
Excelente título de Derecho
Lic. Beltran Urbina , es una persona que da todo en su profesión ayuda sin ver a quien me consta ,, cuando estuvo en robó de autos ,, excelente trato y solución rápida,, mil felicitaciones por superarse cada día en lo personal , laboral y de conocimientos
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario