Justicia Robos


Taxista roba tamales


Publicacion:08-06-2019

+ + - -

El ladrón fue descrito como una persona de unos 35 años de edad, cabello rapado, complexión robusta y barba de candado

 

Un lote de tamales valuados en seis mil pesos, fue robado por un ecotaxista, que sorprendió a un comerciante, en calles del municipio de Pesquería, Nuevo León.

El ruletero trasladaba a la víctima a un mercado rodante y la engañó, diciéndole que le comprara un refresco en una tienda, porque sentía mal, pero solo fue para obligarla a descender y escapar con la mercancía.

La Fiscalía General de Justicia del Estado, inicio una investigación, para intentar dar con el responsable, ya que temen que esté implicado en otros actos delictivos.

El ladrón fue descrito como una persona de unos 35 años de edad, cabello rapado, complexión robusta y barba de candado.

Mencionaron que al momento de los hechos, este vestía un pantalón de mezclilla y una playera tipo polo.

Al momento de los hechos, este se desplazaba abordo de un automóvil Nissan, tipo Tsuru, color blanco con franjas amarillas.

La afectada se identificó como Concepción Ramírez, quien habita en la colonia Lomas de San Martín, de Pesquería.

La mujer dijo que se gana la vida vendiendo tamales, en un mercado rodante que se localiza en las calles de este mismo sector.

Explico que por más confianza acudió a una base de taxi, ubicada en las calles Roma y Lazio, de esa colonia Lomas de San Martín.

Dijo que se llevó al ecotaxista hasta su casa ubicada en la calle Tarento, donde cargó las ollas, dos sillas y una mesa.

La denuncia dijo que en todo momento, esta persona se portó bien e incluso muy bromista, por lo cual, nunca desconfió.

Posteriormente le pidió que la llevara a la calle Toscana para vender las 10 docenas de tamales regios y 70 tamales veracruzanos que acaba de hacer.

Antes de llegar a su destino, el ruletero le dijo que por la ola de calor, se sentía muy mal, por lo cual, se detuvo en una tienda y le dijo que del dinero que le pagaría por la carrera, le comprara un refresco para que le bajara la presión.

Pero cuando la mujer salió de la tienda, se percató que el sujeto, ya le había robado sus pertenencias.

El costo de lo robado lo estima en 6 mil pesos, ya que las vaporaras eran especiales para elaborar esta clase de alimentos.

 



« El Porvenir / Sergio Castillo »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario