Legal


Hace Luis Villarreal del derecho una entrega total


Publicacion:08-04-2019

+ + - -

Su amor por el derecho no sólo lo hace graduarse sino llegar a ser el segundo lugar de su Generación

 

Buscando sobre salir en la vida y  destacar como  un  hombre de empuje y de trabajo de su natal Sabinas Hidalgo, Luis Adolfo Villarreal Flores,  hace del derecho su carrera, una vocación que al día de hoy pone en alto con su buen desempeño.

Hijo de una familia sencilla de Nuevo León, la cual toda la vida se ha dedicado a las labores de  campo y a la ganadería, nuestro entrevistado optó, con el apoyo de sus padres, por estudiar derecho.

Una carrera que sería difícil por muchos aspectos, uno los traslados y la instancia fuera de su tierra natal,  y otra, el que sería el primero de la familia en  incursionar en una profesión, donde  se te abren las oportunidades más fácilmente cuando tiene algún “padrino”  con carrera en el desarrollo de las ciencias legales, y este no sería su caso.

Su amor por el derecho no sólo lo hace graduarse sino llegar a ser el segundo lugar de  su Generación, egresando de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL con Mención Honorifica, con un promedio de 98.72.

Además de que en su haber ha sido galardonado al Mérito Juventud Monterrey 2013 en la Categoría de Labor Social y Humanista, distinción otorgada por el Republicano Ayuntamiento de Monterrey, Nuevo León. (2013)

Su visión en la vida es la de progresar, y jamás claudicar, por ello cuanta  con un

Diplomado de Métodos Alternos de Solución de Controversias por la Casa de la Cultura Jurídica de Monterrey, Suprema Corte de Justicia de la Nación. (2015)

Además de que ha cursado  el Seminario para el Fortalecimiento de Capacidades Técnicas impartido por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria del Gobierno Federal y el Gobierno del Estado de Nuevo León. (2013)

Inclusive se ha capacitado constantemente  y tomado desarrollos como el seminario sobre Mejora Regulatoria Municipal, impartido por el Gobierno del Estado de Nuevo León. (2013)

En la vida, Villarreal Flores es un hombre sencillo y de entrega constante, sabe que hay que esforzarse mucho, pero sobre ser agradecido con Dios y los suyos.

Reconoce a sus padres Luis Alberto Villarreal Villarreal e Iris Flores Martínez, quienes a lo largo de su  trayectoria humana, social,  académica y profesional han forjado en  él un hombre de carácter, con un gran sentido de responsabilidad y amor a mi profesión.

Además de su “segunda madre”, su tía Gloria Martínez Castillo, quien vive en Houston, Texas, quien con su ejemplo a seguir y un motivo de superación personal y académico todos los días le invitó a ser jurista, una situación que igualmente reconoce en su tío Fernando Villarreal, quien ha sido  su  guía, el amigo y un “padre” para él por sus buenas recomendaciones.

Nuestro jurista es egresado de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL, egresado en el año 2015, cuanta con la especialidad en derecho fiscal a nivel licenciatura y el derecho lo ama porque es parte de él.

“Es algo curioso, en mi familia, a sean padres o hermanos, no tengo abogados, yo soy el único. Siempre me han interesado las ciencias sociales desde la secundaria, me apasionaba la historia de México, sobre todo a partir de la Revolución Mexicana. Es el área que más me llamaba la atención cuando estaba por terminar la preparatoria, fue cuando decidí estudiar la carrera de derecho”.

“No hubo familiares abogados, inclusive mis abogados no tienen licenciatura, vengo de Sabinas Hidalgo, Nuevo León”.

“Sin duda alguna, creo que hay un tema de injusticia social en el país, cuando uno termina la licenciatura busca de manera inmediata el tratar de ayudar a la gente brindando una buena asesoría jurídica a aquellos que lo necesitan”.

En su haber académico siempre encontró    con puertas que se le abrían para conocer y hacer mejor su trabajo, un ejemplo de ello fueron los excelentes maestros y catedráticos con quienes hizo sinergia desde muy chavo.

“Hay maestros que son un poco más light, hay otros más estrictos, un ejemplo es el licenciado Sergio Alanís quien es un ex juez, ya jubilado, del Poder Judicial de Nuevo León, a quien tuve la fortuna de tenerlo como maestro; también fue mi maestro el Doctor José Manuel López”.

“Así fue durante l licenciatura, con maestros muy preparados y destacados, aunque hubo otros que dejaban un poco que desear y por respeto a la institución omitimos el nombre”.

“Tuve la fortuna de que, durante la licenciatura, por el segundo o tercer semestre inicié prácticas profesionales en el centro municipal de mediación en el municipio de San Pedro, luego tuve la oportunidad de ser meritorio en el juzgado primero del juicio familiar oral, del cuatro distrito judicial en el estado, en donde tuve la oportunidad de combinar esa práctica con la teoría de la facultad”.

“Algo que nos hacen mucho hincapié durante la carrera es que se tiene que combinar la práctica, porque sí es muy diferente lo que vemos en la carrera con lo que vemos en la práctica”.

A su primer desarrollo laboral  llega tocando puertas, primero en el centro municipal de mediación en San Pedro, donde  una amiga le presentó a una buena amiga que actualmente es mediadora y es  quien le da la oportunidad de realizar prácticas profesionales y de ahí a crecer.

“El centro municipal se encuentra en el mero centro de San Pedro y en seguida de esas oficinas se encontraban algunos juzgados, en este caso, el juzgado familiar oral era de reciente creación en esas instalaciones, entonces, cuando sentí que era necesario dar otro paso en esas prácticas, llegué tocando las puertas en ese juzgado familiar, y se me da la oportunidad de ser meritorio, ahí mismo fue la sinergia. Fue iniciativa propia”.

“En el centro municipal de mediación fue la coordinadora Carmen Rojas; el centro depende propiamente en la estructura orgánica, de la secretaría de ayuntamiento en el municipio de San Pedro. En ese momento eran cuatro o cinco mediadores que brindan el servicio de manera gratuita a residentes del municipio de San Pedro”.

Ahí inicialmente, cuando ingresa  le tocaba entrar a las sesiones de mediación, donde había temas recurrentes como problemas vecinales, tales como un vecino ruidoso.

Y es que a través del centro municipal de mediación, en este caso el vecino agraviado por el exceso de volumen iba y solicitaba que se llegar a una invitación a esta persona que tenía exceso de volumen para que tuviera una mediación en el centro municipal y tratar de llegar a un acuerdo sin tener que trascender un poco más en un tema más jurisdiccional, es como una etapa previa antes de llegar a un juicio.

“Las recomendaciones que daban era tratar de llegar a un acuerdo sin recurrir en este caso a un órgano jurisdiccional, el mediador básicamente de lo que se encarga es de facilitar la comunicación entre las partes, es decir, el mediador no puede tomar partido, es muy probable que el mediador sienta que alguien tiene la razón, pero no lo puede decir, simplemente trata de facilitar la comunicación”.

Dicho ello en aquel momento había problemas entre los vecinos y como la comunicación entre ellos era ríspida y era de choque y poco entendimiento, una de las partes recurría a una mediación para que se presentaran a una sesión.

“Esa es la función principal de un mediador, tratar de facilitar el dialogo entre las partes de una manera respetuosa e imparcial”.

“Me tocó en ese momento la jueza que era una mujer de nombre Guadalupe Balderas, era la juez del juzgado familiar, quien me da la oportunidad de realizar mis prácticas profesionales. Comencé conociendo términos jurídicos que no conocía en la carrera, tales como una radicación, diligencia, perito, entre otros. Poco a poco te vas empapando de la terminología que se utiliza en un juzgado y en la dinámica también, en este caso nosotros recibíamos las demandas, a mí me tocaba mucho realizar los proyectos de sentencias en ese entonces”.

Esta etapa era muy distinta, porque a final de cuentas un centro municipal de mediación,  opera, pero  hay un centro estatal de métodos alternos también, la mediación es un método alterno para solucionar un conflicto, y realmente el tema de la mediación o de los métodos alternos, son herramientas jurídicas, pero no llegas a un procedimiento judicial, es una etapa previa.

Empero  en un juzgado ya hay confrontación entre dos o más partes, la diferencia es que en un juzgado hay una sanción y consecuencia, y en una mediación si bien es cierto se puede llegar a un convenio, y muchas veces esos convenios son voluntarios y dos, si no se llega a un acuerdo no pasa nada, en cambio a un procedimiento judicial alguien tiene que perder o ganar, y en una mediación es ganar ganar.

“Estuve realizando prácticas profesionales alrededor de un año, y en el centro municipal de mediación estuve prácticamente otro año, entonces, durante esos años dos años de licenciatura realicé prácticas profesionales de mediación y en un juzgado familiar”.

“De ahí recibo la oportunidad para trabajar en el municipio de San Pedro como Asesor jurídico de la unidad de mejora regulatoria, perteneciente en ese momento a la secretaría de ayuntamiento, hoy por hoy, la unidad de mejora regulatoria, por lo menos en el municipio de San Pedro, depende de la secretaría de administración”.

Esto fue en tiempos del alcalde Ugo Ruiz, por ahí de  finales del 2012e  inicios del 2013, donde era un área más administrativa con el tema de legislación, de cómo se hace un proyecto de reglamento municipal, a nivel municipio se utilizan reglamentos municipales, entonces la unidad de mejoras se encargaba de recibir esos proyectos y estudiarlos y que tuvieran una justificación de porqué hacer un reglamento municipal.

“Como asesor jurídico estuve alrededor de dos años, en la unidad de mejora regulatoria…..Me muevo a otro cargo público dentro de la administración, a finales de la administración de Ugo Ruiz y toda la administración de Mauricio Fernández, como Juez calificador del municipio, estuve casi tres años”.

“Ahí el trabajo que más me ha gustado en mi corta experiencia profesional, lo disfruté muchísimo y tuve la fortuna de tener excelentes compañeros y extraordinarios jefes, el que me dio la oportunidad en su momento fue el licenciado Benjamín Soto Reyna, Director de Jueces Calificadores, es una dirección muy noble que depende de la Secretaría de Ayuntamiento”.

“Donde como jueces calificadores nos encargábamos de sancionar las faltas administrativas y esas faltas administrativas, los detenidos, los llevaba policía, entonces de una manera imparcial nosotros sancionábamos esas faltas administrativas”.

En esta etapa aprende cada vez más y saber que el derecho se hace para ejercer la estabilidad social.

“M topé a muchísimas personas, hombres y mujeres de todos los estratos sociales, como es sabido por todos, el municipio de San Pedro se ha caracterizado por tener cierto estatus económico, pero también teníamos de otras colonias como San Pedro 400, el Obispo, Canteras, Los Pinos, y yo tenía el turno de noche la mayor parte de mi estancia, ahí como juez calificador fue en el turno de noche, y mi horario de trabajo era de las 23 horas a las siete de la mañana, y con muchísimo movimiento todos los días, especialmente los fines de semana, viernes sábado y domingo era una obligación cumplir con el horario, y mis días de descanso eran entre semana”.

“Es un trabajo en el que vez cosas distintas todos los días, todas las noches son circunstancias y personas distintas, también me tocó ver mucha gente que era muy recurrente en incurrir en una falta administrativa, y ya los veías más ahí en la comandancia que en su propia casa”.

Dicho ello había también muchos  que eran reincidentes, y también había mucha gente prepotente que le  insultaba y amenazaba, donde cita: “Ahora sí que todos decían que eran hijos de Batman y de Superman, todos conocían al procurador, al alcalde, pero es un trabajo que en lo particular disfruté muchísimo”.

Durante  su  estancia como juez calificador en el municipio, también tuvo la oportunidad de trabajar con el Licenciado Waldo Fernández, como asesor jurídico, donde ve mucho las acciones por bono y de desarrollo integral.

“En este caso yo me encargaba de brindar asesorías jurídicas a todos los ciudadanos que acudían a las oficinas de enlace de las oficinas de Waldo Fernández, entonces estuve combinando mi actividad profesional durante el día con el licenciado Waldo Fernández, y durante la noche como Juez Calificador”.

De ahí parte a donde actualmente laboral, que es  el apoderado jurídico de una dependencia del Gobierno de Nuevo León,  cual brinda seguridad y servicios sociales de los trabajadores del Estado de Nuevo León.

“Acá es un trabajo más de litigio, de estar en los juzgados, y completamente de defensa de entrarle de lleno a lo que es un procedimiento judicial. Propiamente defiendo  el área de todas las demandas que llegan, es un grupo de abogados que se encuentran dentro del departamento jurídico somos los que nos encargamos de la defensa”.

“Mi jefe directo es el Licenciado Julio César Salazar Izquierdo, el Encargado del Área Contenciosa de la Dirección Jurídica. Y trabajo con alrededor de seis o siete abogados aproximadamente, la carga de trabajo está muy interesante, pero con esa cantidad de abogados basta”.

A lo largo de su vida profesional reconoce el esfuerzo del licenciado Sergio Alanís Medina, una persona con muchísima trayectoria, juez retirado actualmente, con quien  tuvo la oportunidad de ser su alumno y actualmente colaboran.

Igual agradece  a sus guías por su admiración sobre todo por su trayectoria, disciplina y ética profesional a juristas como el licenciado Julio Cesar Salazar Izquierdo:

“Quien es mi actual jefe inmediato y que también es una persona de muchísima trayectoria y que sabe ser jefe, y que no se molesta en explicar las cosas”.

“Y así admiro  también a  mis anteriores trabajos al Licenciado Benjamín Soto Reyna, también como Director, son personas de las que he aprendido muchísimo”.

 

Nombre.- Luis Adolfo Villarreal Flores

Padres.- Luis Alberto Villarreal Villareal e Iris Flores Martínez

Hermanos.- Alberto Gerardo Villarreal Flores  y Diana Iris Villarreal Flores

-Es  egresando de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL con Mención Honorifica, con un promedio de 98.72.

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
Gloria Martínez Castillo         2019-04-08 10:31:23
Traductora/Interprete de material técnico en español-inglés, inglés-español; autora publicada.
Estoy infinitamente orgullosa de mi sobrino, Lic. Luis Adolfo Villarreal, de quien vislumbro un brillante futuro por preparación y esfuerzo propio. Mi cariño invariable y agradecimiento por tomarme en cuenta.
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario