Legal


Hace del derecho una vocación humanitaria


Publicacion:01-04-2019

+ + - -

Sofía Velasco Becerra es egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana en el plantel Azcapotzalco en la CDMX, de la generación 87-92

 

Abrazando la carrera de Derecho desde muy joven, con amplia visión en laborar en pro del prójimo, es la jurista local Sofía Velasco Becerra, una mujer que se entrega a las ciencias legales en cuerpo y alma.

Sofía Velasco Becerra nace un 8 de septiembre de 1969 con visión legal, pero más que ello, completamente humanitaria.

Es Egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana en el plantel Azcapotzalco en la CDMX, de la generación 87-92, pero su carrera en la UAM la ha llevado a romper las barreas del espacio.

Ella está Certificada en el Programa de Estudios Avanzados en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario por la American University Washington College of Law. En el Programa de Fortalecimiento Institucional de Organismos Públicos de Derechos Humanos, cofinanciado por la Unión Europea, cuenta con certificado en el Curso Interdisciplinario de Alta Formación en Derechos Humanos, el Cuarto Seminario Interinstitucional sobre la Promoción y Protección de los Derechos Humanos, y la Tercera Mesa de Diálogo sobre los Organismos Públicos de

Derechos Humanos y el uso del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Es Diplomada en Violencia Intrafamiliar, por la Universidad Autónoma Metropolitana y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, y tiene formación especializada en métodos alternos de resolución de conflictos, cultura de la legalidad, perspectiva de género, igualdad y no discriminación, reforma constitucional en materia de derechos humanos, sistema interamericano y sistema universal de protección a los derechos humanos, sistema penitenciario, abuso sexual en los centros de reclusión y prevención de la tortura en lugares de detención. 

Eligió desde siempre el Derecho Penal y su especialización  ha sido en Derechos Humanos.

“En realidad, fue un poco el camino, la gente con la que vas conviviendo e interactuando en la universidad es que me llevó a cambiarme de carrera.

La carrera inicial con la que yo entré a la UAM era sociología, pero en la UAM hay un tronco común para todas las carreras de ciencias sociales, entonces convivíamos todos los de sociología, derecho, administración y economía, en ese entonces eran las cuatro carreras que había en el área de ciencias sociales, ahí al interactuar con mis compañeros de derecho me decían que mejor me cambiara de carrera, porque está mucho mejor y tienes más campo de acción”.

“Entonces, cuando viene ya la separación del tronco común y que cada quien se va a sus carreras, yo decidí seguir un ratito más en sociología porque también me gustaba mucho, pero empecé a entrar a clases de oyente a derecho, entonces es así como la carrera me atrapa, la vi muy interesante y vi que tenía mucho campo de acción y un trimestre después es que decido cambiarme a derecho”.

“Y la verdad no me arrepiento para nada, sociología es algo que me encanta, y que también es complementaria del derecho, vale decirlo, a los abogados nos haría falta más en la curricular tener materias de sociología, como sociología jurídica por ejemplo, porque nos permitiría tener un panorama social de las cosas”.

El derecho ha sido para ella su vida, y en esta vida, ha emprendió innovaciones  completas; además le ha tocado laborar en áreas prácticamente nuevas, que van desde la CNDH, INE, CEE, ahora OPLES, siempre con gran apego a los derechos.

“Tuve la fortuna de que mis maestros me invitaran a trabajar, primero cuando ya estaba en la carrera de derecho, una maestra que me daba clase de contratos, ella me invita a trabajar a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, estuve primero en el área de estadística, hacíamos la incidencia delictiva del DF a mano, no había computadoras, en una hoja grande de papel contábamos los delitos por delegación, “así con palitos y cinco”, así tal cual”.

“Fueron los primeros años de la carrera, y ya hacia el final, el doctor Luis de la Barrera, que era mi profesor, me invita a trabajar a la CNDH, que tenía un año y medio de haberse creado, y él estaba ahí en la dirección del programa penitenciario, y me invitó a trabajar como visitadora, visitando las cárceles de todo el país, es así como entro y aún me faltaban nueve materias por terminar, y obviamente la tesis”.

“Entonces el Doctor de la Barrera nos dijo, porque nos invitó a varios alumnos y nos dijo que teníamos que titularnos y terminar materias, tesis y todo en septiembre, entonces nos dio nueve meses, de enero a septiembre yo no sé cómo le hicimos pero teníamos que pasar las materias y al mismo tiempo hice la tesis, la saqué del trabajo que estaba haciendo en la CNDH,  me publicaron ese trabajo, entonces fue a la par, trabajaba y estudiaba, ¿cómo le hice?, no sé, pero cuando tienes muchas ganas y te encanta lo que haces sacas fuerza para ser”.

De manera coloquial podemos expresar que debido a su manera de ser, de responsable y dedicada como se caracteriza, “traía un circo de tres pistas”, lo que implicaba para ella jamás dejar de superarse.

“No era de tiempo completo, sino que exclusivo porque viajaba, entonces los fines de semana que llegaba a la casa me encerraba haciendo la tesis o estudiando para el examen, entonces sí fue ese último año, esos dos trimestres si fueron pesadísimos, pero era más mi amor por quererme quedar en la CNDH y por titularme y salí adelante”.

“En la CNDH me quedo dos años, porque después se crean las comisiones locales de derechos humanos con la reforma a la constitución, la comisión de derechos humanos en el DF fue la última que se creó, mi jefe, en donde el maestro Luis de la Barrera que había sido para ese momento el tercer visitador de la CNDH lo hacen presidente en la del DF y me invita a trabajar con él, entonces nuevamente me voy y ahora en una institución de formar desde cero, empezamos a trabajar en un departamento en una avenida en la colonia del valle en la Ciudad de México y ahí estuvimos algunos meses hasta que tuvimos unos meses hasta que tuvimos un edificio más adecuado, y ahí me quedé quince años hasta que me vine a vivir acá”.

Así va asumiendo cada experiencia de vida en pro de tener mejoras laborales y dar cada día más de si.

“Al final nos tocó un trabajo importante porque era crear la institución, ¿cómo íbamos a investigar y tramitar las quejas?, era nuevo, y estábamos todos experimentando en el país este sistema de protección no jurisdiccional de los derechos humanos, fuimos aprendiendo en el camino, y ahí me quedo 15 años”.

Posteriormente a ello se viene sin  trabajo a Monterrey, no conocía a nadie, vino por una cuestión familiar que había que tener a la familia unida.

Su marido que ya estaba trabajando acá hace que se mude y comienza hacer una nueva vida.

Empieza a buscar trabajo  y tras un año después de que estuvo aquí,  tras terminar su tesis  se le abre un mundo laboral diferente.

“Para el siguiente año me dieron trabajo aquí, vine a tocar la puerta a esta comisión y con la experiencia que ya tenía me fue fácil que me dieran trabajo, estuve a cargo de la coordinación penitenciaria de ese entonces, pues ahora no hay coordinación penitenciaria, estuve ahí, hice un diagnóstico de las mujeres privadas de la libertad de nuevo león, y después ya me fui a España, tuve que renunciar porque tuve que irme para defender mi tesis, fui y después al regreso concursé, estaba ya la convocatoria para entrar al IFE y había varias plazas en Nuevo León, y dije que alguna tenía que ser para mí, y concursé la plaza y la gané”.

“Entonces entré como vocal de capacitación electoral y educación cívica en el distrito 5 federal, es por allá por el Topo Chico, La Alianza y toda esa zona me tocaba a mí, ahí me quedo tres años”.

“Después de que sale la convocatoria y viene la reforma electoral en el 2014 y se abre la convocatoria para participar como consejero electoral de la comisión estatal electoral y me inscribí con el ánimo de saber cómo era el concurso, qué venía y bueno me fue muy bien en el ensayo y en la entrevista y me designaron en el instituto como INE como consejera electoral por tres años, es el proceso del 2015”.

Y es que después sale la convocatoria para ser Presidenta de esta Comisión  tendría que aplicar.

“Me faltaba año y medio para terminar mi cargo como consejera, pero decidí participar aquí porque es a lo que me he dedicado la mayor parte de mi vida, al tema de los derechos humanos…..Y pues aquí estoy después de haber concursado y todo lo que pasó con mi designación”.

Para Velasco Becerra el desarrollo profesional ha sido de constante estudio y no claudicar jamás, además de que la carrera es noble y ha tenido hasta la oportunidad de ser catedrática.

“Pues es maravillosa la carrera, es muy noble, me ha permitido abarcar diferentes aspectos tanto en la parte de derechos humanos que es una parte jurídica, pero también me ha permitido dedicarme a otro tema que ha sido lo electoral, que, si bien también es de derecho, es un área especializada, no en todas las carreras hay derecho electoral, no todas las carreras lo incluyen, yo lo tuve que aprender sobre la marcha, y para poder concursar tuve que meterme a estudiar ese tema.

Al mismo tiempo empecé a dar clases, entonces también me permitió tener lo que veíamos en la práctica en la cotidianidad de los asuntos importantes que teníamos en el consejo y contárselo a los estudiantes, al principio di clases de derecho electoral, y ahora doy clases de derechos humanos en la Facultad de Derecho de la UANL”

“La carrera es bien noble, te permite investigar, ser docente. Dar clases es padrísimo porque puede transmitirles a los chavos lo que estás viviendo, que vean que no sólo es teórico porque si no una clase así no abona, yo convino teoría, pero también con lo que estamos viviendo”.

“Entonces les dices “los derechos humanos son tal” y yo traigo casos de los que estamos viviendo acá y de las recomendaciones que saqué de tal manera que sea una retroalimentación y que el alumno vea que es algo importante”.

“Combinarlo es algo maravilloso, te permite la parte de investigación hacer publicaciones, entonces puedes dedicarte y tener un abanico grandísimo de posibilidades, Hay a quien le gusta el Litigio, en mi caso yo no lo he ejercido porque siempre he estado como servidora pública en diferentes lugares, hay quien lo hace y lo hace excelente”.

“Siempre digo que vayas a donde te dediques lo hagas con mucha ética y mucha responsabilidad”.

En su vida el Doctor Luis de la Barrera, quien primeramente fue su maestro y después fue su jefe; así como Ruth Villanueva quien es la tercera visitadora de la CNDH, siempre la impulsaran a laborar y estudiar.

Igualmente el  Licenciado José Antonio Aguilar, quien fue siempre  muy estricto en la manera de redactar, le demandó no dejar jamás de estudiar, de cuidar la ortografía, la redacción, y que fuera clara, laborar de una manera sencilla, con lenguaje  claro nada rebuscado y de forma directa.

Nombre.- Sofía Velasco Becerra

Fecha de Nacimiento.- 8 de septiembre de 1969

Padres.-  (+) José Velasco  y Virginia Becerra

Esposo.- Arturo Marilño

Hijas.- Sofía y Daniela Zoé Marilño

-Es Licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma Metropolitana con Máster en Derecho Penal, Constitución y Derechos

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario