Legal


Hereda el gusto por el derecho y la cátedra


Publicacion:11-03-2019

+ + - -

Su pasión por el derecho le nace desde muy joven, incluso desde niño, por la admiración hacia su abuelo el Licenciado Sergio Mena Treviño

 

El hacer de su desarrollo profesional una vocación con el servicio legal y la cátedra jurídica, el abogado David Eugenio Mena Villarreal, es un hombre que heredó el gusto por esta carrera, un hecho que lo hace con sumo esfuerzo y constancia.

Proveniente de una familia jurídica, con tesón y arraigo en la vida legal de Nuevo León, era natural que nuestro entrevistado se desenvolviera en esta profesión.

Su pasión por el derecho le nace desde muy joven, incluso desde niño, ello por la admiración hacia su abuelo el Licenciado Sergio Mena Treviño, destacado jurista de “la vieja escuela “, por ello el adentrarse al mundo legal  le fue tan natural.

David Eugenio Mena Villarreal es un hombre que nace un 10 de noviembre de 1987 con cuna legal, es egresado de la generación 2005-2010 de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL, con Maestría en Derecho de Amparo en la UANL en el 2012, y goza plenamente de litigar y dar clases de derecho en su alma mater la UANL, como en la Universidad del Valle de México Campus Cumbres (UVM).

“Yo desde niño me topo a compañeros del Colegio Franco, que tengo arriba de 20 años de no ver, y el comentario es ¿siempre sí fuiste abogado?; mi principal motivación es que mi abuelo fue un gran jurista aquí en Nuevo León, el Licenciado Sergio Mena Treviño, fue mi modelo a seguir y un gran abogado veterano que aún es recordado y se quitan el sombrero, fue un gran jurista, abogado y gran persona.

“A mí me tocó conocerlo como niño y adolescente cuando aún no tenía el criterio jurídico que tengo ahorita, pero toda la gente que lo seguía y visitaba siempre se refirieron a él como un excelente maestro en cuanto a lo académico, un gran impartidor de justicia, una persona entera y derecha, siempre lo vieron como la justicia, siendo el centro de su universo personal”.

Y es que de la admiración hacia su abuelo, esa figura legal, del respeto y cariño de la gente para con él, fue lo que más le gustó.

“Siempre vio por el que menos tiene, estuvo lleno de ahijados, en el sentido de que siempre se quitaba el “pan de la boca” por darle a los demás, como Juez Civil y Penal, tuvo una carrera intachable, y al momento de su jubilación siempre comentaron las autoridades y personas que trabajaron alrededor de él, inclusive gobernadores, que fue una gran pérdida para el Poder Judicial del Estado.

Los actuales magistrados del Tribunal Superior de Justicia, en su mayoría lo conocen y sin excepción emiten los mejores comentarios acerca de él.

Todo eso yo lo conocí de chico, sin un criterio jurídico, pero sí vi el cariño y admiración que recibía en casa, o en los eventos de los colegios donde era invitado, y uno como niño dije que quería ser como él, siempre rodeado de mucho cariño y respeto”.

Dicho ello, el derecho fue un pase natural para él, estudiar y llevarlo en la sangre.

“Yo la verdad entro a la Facultad en el 2005, bajo la dirección del muy respetado Licenciado David Galván Ancira, yo había tenido la oportunidad de conocerlo antes porque era ahijado de mi abuelo, yo entro con gran expectativa e ilusión, y afortunadamente así fue toda mi carrera”.

“Tuve excelentes maestros, siempre en el turno de mañana, y tuve la gran decisión de dejar el deporte universitario por el tercer semestre para practicar la carrera y siempre con una gran expectativa de la que no me arrepiento”.

“En el ejercicio de la profesión es ser estudiante, al momento de mi graduación y hoy en día, a casi nueve años de egresado, fue una decisión fundamental, pues compartí la experiencia con la carrera con la academia”.

La primera oportunidad de ejercer el derecho fue en la firma Baker & McKenzie, y fue un esfuerzo propio, pues ganó un concurso para un internship, que es un trabajo de verano de dos meses en un despacho internacional de mucho renombre y muy grande.

Compitió con alrededor de100 estudiantes de distintas facultades y sólo cinco se  quedaron para ese puesto.

Además se agotaron exámenes de conocimiento, entrevistas, ensayos y exámenes del idioma inglés, y tuvo su  primera experiencia de prácticas profesionales en el despacho de Baker & McKenzie.

Posteriormente se retiró de ese despacho para incursionar en otra materia, y es con otro abogado, que fue maestro suyo en quinto semestre, con Mauricio Villarreal de la Garza.

“Cada experiencia ha sido distinta, eran distintas materias, que fue mi razón del primer despacho, me desempeñé en el área ambiental en Baker & McKenzie, fue donde mi asignación fue para ese departamento que, siendo sincero, el derecho administrativo ni ambiental no era mi vocación”.

“Posteriormente conozco a Mauricio Villarreal como maestro de quinto semestre, me invita a su despacho e incursiono directamente en la materia mercantil que es lo que hasta la fecha es el área de mi experiencia”

“Desde que dejé el deporte universitario fue por consejo, tanto por testimonio de abogados mayores, los mismos maestros. Yo a la fecha que soy catedrático de la universidad, es lo primero que le comento a mis alumnos,: pónganse a trabajar, no por ganarse un peso o empezar a hacerse económicamente independientes, sino por el aprendizaje en campo, que desafortunadamente no podemos tener en la escuela”.

“La motivación fueron testimonios, maestros, mi abuelo propiamente, mis padres.

Sinceramente estoy en contra de que las pasantías y prácticas no se paguen, pues a fin de cuentas te estás prestando para un servicio, sin embargo, no hay que verlo desde el punto de vista económico, sino más bien el académico, por el aprendizaje, fue lo que me motivó a tomar la decisión”.

Al jurista le apasionaba el deporte, pero sabía que no iba a dedicarse a eso, entonces toma la decisión de ponerse a practicar y no se arrepiente de ello.

“Estuve alrededor de tres años con Mauricio en su despacho, aprendí todas las bases y cimientos para lo que hoy ofrezco en mi despacho, y en su noveno semestre tengo otro maestro de nacionalidad luxemburgués, el Doctor James Graham, soy alumno destacado en su clase y me invita a formar parte de su despacho, en ese entonces asociado con el licenciado Rafael Logo, un despacho de iluminación Logo and Graham, eso fue en el 2009”.

“Estuvimos un año y medio trabajando bajo esa marca, me gradúo, tramito mi cedula profesional con excelencia, y alrededor del año 2011 cambia denominación el despacho para aliarse con cuatro oficinas del país y una en Estados Unidos para crear The Forest Abogados, se crea ese despacho en alianza con cuatro oficinas más del país y una de Nueva York, y así se crea el despacho internacional por así llamarlo, donde hay categoría de socio internacional, socio nacional, asociados y practicantes. Yo soy socio nacional, estoy encargado de la oficina de litigio de la oficina de Monterrey, ahí estuve cuatro años más litigando en civil y mercantil”.

Empero, después de terminar su  relación de sociedad con The Forest Abogados, y el Doctor James Graham, todo en perfectos términos, fue por un tema de superación personal, y  con una amistad con el licenciado Edgar Marroquín Guzmán, abogado penalista suman esfuerzos en aras de crear un despacho integral.

Así forman  el despacho Marroquín Jimena Abogados, que funcionó por cuatro años más hasta el 2018, ubicado este en la colonia Mitras Centro, donde veían Derecho Civil,  Mercantil y  su compañero la Materia Penal.

“Este va ha  sonar soberbio, he tenido ofertas de importante corporativos y empresas dentro de la iniciativa privada, inclusive del gobierno del estado. En respuesta a la pregunta, es una aventura tener uno su despacho, y no está hecha para cualquiera, yo lo aprendí como estudiante, había meses de cero pesos y había meses mejorcitos y así hasta la fecha, es una aventura porque uno se compromete al pago de gastos fijos, al pago de salarios, al pago de seguros sin tener la seguridad de recibir una remuneración por los trabajos prestados.

A grandes rasgos es una aventura, muy padre es ser el dueño de tu propio tiempo, tiene ventajas y desventajas, y nunca me arrepiento y espero nunca arrepentirme, mi proyecto de vida es así, siempre en la iniciativa privada como titular del despacho jurídico, es sin duda una aventura, una apuesta, una moneda al aire.

Al principio pase malos meses, pero nunca quité el ojo del objetivo que tenía, y poco a poco lo hemos ido cumpliendo”.

“Ya teniendo alrededor de cuatro años trabajando con Marroquín, siempre platicamos que, con la intención de crecer, en las áreas de derecho hay muchas, es muy extenso, y siempre con la firme intención de ofrecer un servicio integral de crecer a una mejor ubicación y mejor oficina, comenzamos a buscar inmuebles y socios, eso lo trabajamos alrededor de un año, al menos como proyecto, hasta que lo logramos consolidar en agosto de 2018, adicionando a nuestra oficina, un abogado que es el licenciado Eduardo Ibarra en lo que tiene que ver con la materia administrativa ambiental, y el otro licenciado es Gerardo Rodríguez en la materia laboral”.

De esta manera abre un abanico de servicios a una mucha mayor extensión: que es Civil, Mercantil, Familiar, Penal, Administrativo y Laboral.

“De esta manera podemos ofrecer un servicio integral, con mejor ubicación, mejores oficinas, estamos institucionalizados con una firma que estamos prospectando a que sea de las más importantes de la ciudad a corto plazo, ahorita estamos en Cumbres primer sector, el nombre del despacho es Edge Legal Services. Tenemos corresponsalías en varias ciudades del país, ciudades importantes en materia comercial y tenemos nuestra visión bien definida, y de agosto a la fecha vamos bastante bien, somos un equipo de abogados para ser un total de 12 personas”.

El amor por la cátedra también ha sido una gran pasión para el jurista, quien de manera nada celosa comparte su desarrollo profesional y experiencias de vida.

“Siempre me ha gustado la cátedra, lo traemos en la sangre, mi padre fue maestro en la universidad en su egreso, mi mamá es maestra de profesión en la educación preescolar, y mi abuelo fue un gran maestro en la Facultad de Derecho y Criminología, tan así que en el año de 1967 fue Director de la Facultad de Derecho y Criminología también, mi hermana a su vez desempeña actividades de docencia en un rubro artístico, pero no deja de ser maestra”.

“A mí siempre me gustó, mi manera de estudiar era enseñando, nunca tuve la mejor metodología, batallaba para estudiar, mi manera era enseñando y explicando, sin tener estudio de pedagogía, siento que se me ha dado muy bien la docencia universitaria, en el 2011 el Doctor José Luis Prado, entonces Director de la Facultad me invita a formar parte de su plantilla de maestros, aprovechando que comenzaban los grupos bilingües en la Facultad de Derecho y Criminología, que les estaban tratando de inculcar el idioma ingles a lo largo de la licenciatura, no sólo con las materias que conforma la universidad”.

Empieza con contratos civiles y de manera exprés la parte de contratos civiles en español y adicionalmente veíamos contratos civiles en inglés para efectos de la terminología, me ha tocado durante varios años impartir esa materia.

 “A su vez di Teoría General del Proceso, Materia de Proceso de Amparo, Argumentación Jurídica, han sido las materias que he impartido en la Facultad, y en 2018 tuve una invitación por parte de la Universidad del Valle de México Campus Cumbres, donde he impartido las materias de Derecho Corporativo y Derecho Procesal Civil y Contratos Civiles también”.

Es de decir que en este tetramestre no tuvo la oportunidad de apoyarlos por allá sin embargo sigue activo en ambas universidades.

 

Nombre.- David Eugenio Mena Villarreal.

Fecha de Nacimiento.- 10 de noviembre de 1987.

Padres: Oscar Mena y Magaly Villarreal.

Hermanos: Oscar y Magaly Mena.

Esposa: Eva Guillent.

Hijos.- María Eugenia Mena.

-Es egresado de la generación 2005-2010 de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL, con Maestría en Derecho de Amparo en la UANL en el 2012.

-Es  maestros de derecho en la UANL como en Universidad del Valle de México Campus Cumbres (UVM).

 

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario