Legal


Trabajan para ampliar derechos laborales


Publicacion:06-03-2019

+ + - -

El trabajo del hogar es el nicho laboral de las mujeres indígenas que llegan a la ciudad, quienes carecen de los derechos laborales básicos

 

Al presentar una campaña por los derechos de 96 mil personas trabajadoras del hogar en Nuevo León, expertos en derecho citan que en el Área Metropolitana de Monterrey laboran 69 mil trabajadoras del hogar, y además informaron que el 54% de las mujeres indígenas se dedican a esta actividad.

Y es que el trabajo del hogar es el nicho laboral de las mujeres indígenas que llegan a la ciudad, quienes carecen de los derechos laborales básicos.

A lo que el  Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS Noreste) y Critical Thinking Advocates (CREATURA), presentan la campaña #EmpleoJustoEnCasa, con el objetivo de visibilizar las problemáticas que enfrentan las trabajadoras del hogar y la urgencia de respetar sus derechos. El  trabajo doméstico continúa siendo invisible y desvalorado socialmente, pese a todos los beneficios que genera y a que en el área metropolitana de Monterrey (AMM) las personas que se dedican al trabajo del hogar representan 4.36% de la Población Económicamente Activa (PEA).

De acuerdo con el INEGI (ENOE, 2017) en Nuevo León, el 6.87% de los hogares contrata trabajo del hogar (82 mil 619); 85% de entrada por salida y un 15% de planta.  Es un trabajo altamente feminizado pues el 95% de las personas que se dedican a él son mujeres. “Además, en el estado, 93% de esas trabajadoras nació fuera de Nuevo León. El 70% es originario de los estados de San Luis Potosí, Veracruz e Hidalgo, de la región de la Huasteca”, señaló Severine Durin investigadora del CIESAS Noroeste.

En nuestro país existen más de dos millones de mujeres que se emplean como trabajadoras del hogar que viven condiciones de discriminación en las relaciones laborales. El trabajo del hogar no es reconocido como un trabajo y generalmente no responde a los estándares internacionales del trabajo decente. El 42% de las trabajadoras del hogar recibe entre 1 y 2 salarios mínimos; menos de 25% recibe aguinaldo; a menos del 10% le otorgan vacaciones con goce de sueldo, y 97% no tiene acceso a atención médica por su actividad laboral.

Las contribuciones económicas y sociales del sector no son reconocidas, a pesar de que “el trabajo doméstico y de cuidados es esencial para satisfacer las necesidades básicas, para generar bienestar para los hogares y sustenta la posibilidad de que sus integrantes puedan desempeñar funciones económicas y sociales fuera de ellos.

Estas actividades son la base para sostener el funcionamiento del sistema económico y social, aunque permanezcan en la invisibilidad y desvaloración”, señaló Miguel Pulido, fundador de Creatura.

En México, la Ley Federal del Trabajo explícitamente discrimina a las trabajadoras del hogar, al permitir jornadas de hasta 12 horas diarias y que no sea obligación del patrón pagar vacaciones o aguinaldo. La Ley del Seguro Social aun excluye a las trabajadoras del hogar de la seguridad social obligatoria.

“Estas condiciones profundizan las desigualdades sociales porque los salarios precarios, la falta de prestaciones sociales y la condición de discriminación representa empobrecimiento y mínimas posibilidades para enfrentar situaciones emergentes o de invertir en su futuro o en el de su familia”, advirtió Christian Aurora Mendoza Galán, Investigadora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB).

Por eso resulta fundamental que las personas que emplean reviertan esta situación respetando desde su casa los derechos laborales de las trabajadoras del hogar. Por ello la campaña Empleo Justo en Casa busca promover un cambio cultural y generar conciencia de que el trabajo doméstico es un trabajo.

-          Hacer visible y revalorar el trabajo del hogar y a las trabajadoras que lo realizan.

-          Promover la protección de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar en la legislación y por parte de los hogares empleadores, y

-          Crear conciencia de que los hogares son agentes activos para promover la justicia social.

Las organizaciones impulsoras de la campaña hicieron un llamado a empleadoras y empleadores a unirse a la campaña y a respetar y garantizar los derechos de las empleadas del hogar, ¡la justicia empieza en casa!

“Trabajadoras del hogar en México: más de 2 millones sin derechos laborales

El capítulo XIII de la Ley Federal del Trabajo se enfoca únicamente en trabajadores del hogar; aun así, la mayoría de sus derechos no se respetan. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi, 2016) 2.3 millones de personas se dedican al trabajo del hogar –para dimensionar, esto equivale a la población total de Tabasco– y 90% son mujeres. Aunque no se tienen cifras exactas, muchas de ellas son indígenas o provienen del ámbito rural, según la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis, 2010)”.

La mayoría de ellas no cuenta con contrato laboral, sólo 4%, según una encuesta realizada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred, 2014). Respecto a los otros derechos, la Enadis  dice que sólo 6.8% recibe aguinaldo, 6.7% tiene Seguro Social y a 5.3% le dan vacaciones.

Detrás de estas cifras se entrelazan problemas de discriminación por cuestiones de género, etnia, edad, nivel socioeconómico y/o educativo.

Esto provoca, según Conapred, que la discriminación sea sistemática.

 Además, los abusos laborales permanecen ya que la mayoría de las trabajadoras desconocen sus derechos.

LO QUE SE DEMANDA

Según el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), todos los trabajadores del hogar tienen derecho a:

1. Un contrato escrito

Debe contener el nombre y los apellidos del empleador y del trabajador, la dirección del lugar de trabajo, la fecha de inicio del contrato y su duración, el tipo de trabajo a realizar, la remuneración, entre otras. En Sinactraho puedes descargar un formato para trabajadoras de planta y de entrada por salida.

2. Jornada laboral justa

Según la Ley Federal del Trabajo, la duración máxima será de ocho horas con, mínimo, un día de descanso con goce de salario íntegro. Asimismo, deben otorgarse los días feriados obligatorios (1 de enero, 5 de febrero, 21 de marzo, 1 de mayo, 16 de septiembre, 20 de noviembre y 25 de diciembre).

3. Vacaciones pagadas

Según la Ley Federal del Trabajo, las trabajadoras que tengan más de un año laborando tienen derecho a un periodo anual de vacaciones, definido en proporción al número de días trabajados en el año. El número de días va aumentando por dos con cada año, es decir, si el primer año se otorga un día de vacaciones por 52 días laborados, el segundo año se otorgarán tres y así sucesivamente, hasta alcanzar un máximo de 13 días.

4. Remuneración

Si bien no hay un tabulador oficial hasta el momento, Raquel Martínez indica que el mínimo justo que maneja el Sindicato es de $350 por ocho horas de jornada laboral. Esto puede aumentar dependiendo de las responsabilidades establecidas.

5. Seguro médico

«Con este tema desde el IMSSS hay trabas, hasta ahora no hay un mecanismo para facilitar la seguridad social a las trabajadoras», explica Raquel. «Por esto recomendamos un seguro voluntario», que debe cubrir gastos por una enfermedad o un accidente laboral.

6. Libertad y privacidad

Según la OIT, las trabajadoras deben decidir libremente si residen en el hogar del empleador. En caso de hacerlo, no están obligadas a permanecer ahí ni a acompañar a miembros de la familia durante los periodos de descanso diarios y semanales ni durante las vacaciones. Asimismo, tienen derecho a privacidad personal y a conservar sus documentos de viaje y de identidad.

7. Respeto

La relación laboral entre la trabajadora y el empleador debe ser de respeto mutuo, es decir, libre de cualquier forma de acoso o violencia  (física, moral, psicológica o sexual). En este punto, es importante señalar que no se deben usar nombres despectivos y que el término más adecuado para referirnos a ellas es «trabajadoras del hogar».

8. Aguinaldo

Debe pagarse antes del 20 de diciembre de cada año: corresponde a 15 días de salario (o el equivalente si no se ha cumplido un año de trabajo)



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario