Internacional Asia


Presidente filipino se deslinda de polémico arresto de periodista


Publicacion:15-02-2019

+ + - -

La reconocida periodista, de 55 años, fue arrestada el miércoles por agentes de la Oficina Nacional de Investigaciones

 

Manila.- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, se deslindó del arresto por “difamación cibernética” de la periodista Maria Ressa, quien sólo pasó una noche detenida y fue liberada bajo fianza. 

El caso de Ressa, quien al frente del portal de noticias Rappler es dura crítica de la gestión de Duterte, llamó la atención internacional y fue condenado por gobiernos, grupos de derechos humanos y defensores de la libertad de prensa por tratarse de un intento de silenciarla por su línea contra el gobierno, reportaron medios locales.

Duterte dijo este jueves en conferencia de prensa en la provincia de Bulacan que no tiene nada que ver con la detención de Ressa, ocurrida la víspera en las oficinas de Rappler, incluso que ni conoce al empresario Wilfredo Keng, quien presentó la denuncia contra la periodista y su equipo de trabajo.

“(No conozco a Keng). Francamente, no lo conozco o lo que le impulsó a presentar un caso”, dijo el mandatario y añadió que ni está al tanto del arresto de Ressa ni de los detalles. “No puedo dar una opinión”, insistió.

Aunque en este caso se deslinda y en repetidas ocasiones ha dejado ver su “enemistad” con Ressa y su portal por motivaciones políticas, sí ha acusado a Rappler de difundir “noticias falsas”, incluso ha negado el acceso de sus reporteros al palacio presidencial.

La reconocida periodista, de 55 años, fue arrestada el miércoles por agentes de la Oficina Nacional de Investigaciones, cuando se encontraba en las instalaciones de Rappler en Manila, bajo la acusación de “difamación cibernética” por la publicación en el portal de noticias en 2012 de una investigación sobre el empresario Keng.

Tras pasar la noche en detención, Ressa fue liberada esta mañana tras el pago de una fianza de mil 900 dólares, lo que es la sexta ocasión en que es obligada a pagar.

Ressa y el sitio Rappler han sido acusados de evasión de impuestos en varias ocasiones y la acusación de difamación se suma, según sus declaraciones, a los intentos del presidente por silenciarla, ya que se ha enfrentado al gobierno de Duterte por su represión mortal contra el narcotráfico que ha causado miles de muertos.

“El mensaje que está enviando el gobierno es muy claro… guarde silencio o usted es el siguiente”, dijo la periodista a la prensa frente a un tribunal de esta capital al defender su trabajo.

Ressa, quien fue nombrada “Persona del Año” por la revista Time en 2018 por su labor periodística, añadió que “es un abuso de poder y el uso de la ley como arma. Han cruzado otra línea roja, pero si quieren asustarme, ésta no es la manera”.

El Departamento filipino de Justicia presentó el cargo de “difamación cibernética” contra la corporación Rappler Incorporated, su directora y presidenta Ressa y el periodista de investigación Reynaldo Santos, por un reportaje de investigación publicado en mayo de 2012.

Ese trabajo periodístico vincula con tráfico de drogas y de personas al empresario Keng, quien cinco años después, en octubre de 2017, presentó su denuncia ante la División de Delitos Cibernéticos de la Oficina Nacional de Investigación, pero ésta la desestimó en febrero de 2018.

Fue hasta enero pasado cuando los fiscales fallaron a favor de Keng bajo el argumento de “publicación continua”, ya que el reportaje seguía en la red.

La detención de la veterana periodista filipina fue condenada por gobiernos, activistas y grupos defensores de la libertad de prensa, entre ellos la exsecretaria estadunidense de Estado, Madeleine Albright, y la canciller canadiense Chrystia Freeland, quienes se manifestaron a través de la red social Twitter.

Para Albright el arresto de Ressa fue “escandaloso” y “debe ser condenado por todas las naciones democráticas”, mientras Freeland señaló que estaba “profundamente preocupada”. “Una prensa libre es la piedra angular de la democracia”, escribió.

Amnistía Internacional consideró a su vez que el gobierno filipino estaba usando amenazas legales para “intimidar sin descanso y hostigar” a los periodistas.

La Unión Nacional de Periodistas en Filipinas convocó a salir a las calles el viernes en apoyo a Ressa, quien es reconocida a nivel internacional con varios premios y dirige Rappler desde 2012 caracterizando su labor periodística por sus investigaciones críticas a la gestión de Duterte.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario