Legal


Urgen mejoras en Jueces


Publicacion:29-01-2019

+ + - -

Los jueces electorales tienen la obligación de fortalecer aún más la protección de los derechos político-electorales de la ciudadanía y generar mayor cercanía

Para un buen desarrollo legal los jueces deben proteger su independencia e imparcialidad dijo el jurista José Luis Vargas Valdez.

El magistrado de la Sala Superior del TEPJF señaló que el debilitamiento de los sistemas de partidos, la proliferación de candidatos antisistema y la creciente desafección democrática, ha obligado a replantear el diseño actual de las democracias

El magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), José Luis Vargas Valdez, aseguró que, ante la necesidad de dotar de mayor eficacia y adaptabilidad al sistema de justicia, corresponde a los jueces garantizar la neutralidad de las autoridades, hacer efectiva la integridad electoral y proteger su independencia e imparcialidad.

Además, dijo el magistrado, los jueces electorales tienen la obligación de fortalecer aún más la protección de los derechos político-electorales de la ciudadanía y generar mayor cercanía, incluso, mediante la implementación de métodos alternativos de resolución de conflictos.

 “La certeza en las normas y en nuestras sentencias, la transparencia, lo que el Tribunal Electoral ha denominado justicia abierta, son factores fundamentales para privilegiar, precisamente, esa certeza de la ciudadanía de que las decisiones que se tienen que hacer valer son las de la mayoría y también que tenemos una función primordial cuando existen factores, de hecho, antidemocráticos que hacen no respetar esa voluntad popular depositada en las urnas o cuando es afectado ese principio fundamental de independencia e imparcialidad por parte de las autoridades que les corresponde resguardar esa voluntad depositada en las urnas”, indicó.

Al participar en la mesa Mecanismos de resolución de conflictos electorales ante la coyuntura mundial: un resumen de las experiencias compartidas, en el marco de la Segunda Asamblea Plenaria de la Red Mundial de Justicia Electoral, Vargas Valdez comentó que los jueces electorales han probado ser una pieza clave para el fortalecimiento de las democracias y la tutela de derechos político-electorales. Sin embargo, agregó, “quizá valga la pena explorar diversos métodos alternativos que, insisto, no es privar a la ciudadanía del derecho y acceso a la justicia, sino probablemente encontrar fórmulas de conciliación para permitir que la política también haga su parte”.

El magistrado de la Sala Superior del TEPJF añadió que si bien diversas democracias han adoptado por la vía judicial para resolver los conflictos, lo cierto es que “a raíz de las condiciones globales actuales, del debilitamiento de los sistemas de partidos, la proliferación de candidatos antisistema y la creciente desafección democrática, nos hemos visto obligados a replantear el diseño actual de nuestras democracias”.

Vargas Valdez reconoció que las nuevas realidades tecnológicas son el reto más importante que tienen las democracias hoy día, al tratarse de un fenómeno todavía no comprendido y del que no sabemos cuál es su alcance, cuáles son sus capacidades y cuáles son sus riesgos frente a los valores y a los principios democráticos.

“Me parece que parte de lo que hoy estamos llamados a realizar es una combinación entre un modelo regulatorio, así como de mejores prácticas en lo cual todo mundo, actores privados y actores públicos entendamos que los derechos, el ejercicio de derechos a la libertad de expresión, al derecho a recibir todo tipo de información, tiene que estar acompañado de una responsabilidad social de los agentes privados y públicos frente a lo que se denomina la información veraz y adecuada para la ciudadanía”, aseveró el magistrado de la Sala Superior.

En la mesa participaron el director para América Latina y el Caribe (IDEA-Internacional), Daniel Zovatto, y el director del Centro de Investigación Aplicada y Conocimiento de la Fundación Internacional para los Sistemas Electorales, Chad Vickery.

VEN MEJORAS

En otro orden de ideas el magistrado de la Sala Superior del TEPJF indicó que en el derecho electoral debe tomar decisiones referentes a casos muy concretos

Especialistas analizan la vinculación que debe tener la Escuela Judicial Electoral con la academia y la profesión jurídica

Por lo que el magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Reyes Rodríguez Mondragón, aseguró que los derechos humanos han sido el eje de las transformaciones sociales, ya que han articulado movimientos sociales y de grupos vulnerables que enfrentan problemáticas muy específicas.

En su participación en la mesa Vinculación entre la Escuela Judicial, la academia y la profesión jurídica. Perfiles y agenda, en el marco de la Semana de la Escuela Judicial Electoral y del Observatorio Judicial Electoral, el magistrado Rodríguez Mondragón sostuvo que se han tenido que repensar o visibilizar a los sectores sociales vulnerables a partir de las grandes desigualdades, por lo que es necesario contemplar los derechos humanos desde una perspectiva que va más allá de la tradicional, es decir, desde una concepción de derechos emergentes.

En este sentido, señaló que en el derecho electoral se toman decisiones referentes a casos muy concretos como lo son la nulidad de una elección o la eficacia del acceso a la justicia en materia de elecciones, por ejemplo, en grupos y comunidades indígenas.

Afirmó que hacer esto es fortalecer el derecho a la democracia plural, porque todas las personas y todas las comunidades tienen el derecho al respeto de su identidad individual y colectiva.

 “Esto necesariamente introduce una perspectiva de diversidad cultural o intercultural, y la protección de la imagen y de la dignidad, tanto de las personas en lo individual como de los grupos humanos. Esto, en materia electoral, se relaciona con todos los conflictos que resolvemos en términos de la libertad de expresión y las limitaciones que prevé la legislación para no calumniar o para proteger el honor de las personas, pero que muchas veces entran en tensión con otro derecho de esta democracia plural, que es el de la información y de la libre circulación de ideas, la libertad de conciencia, de religión, por ejemplo”, indicó el magistrado Rodríguez Mondragón.

Al referirse al papel que debe jugar la Escuela Judicial Electoral, el magistrado destacó que lo primero que se debe hacer es establecer qué es lo que no se quiere de ella: “no necesitamos una visión estática del derecho, tampoco estética; no necesitamos una visión monolítica, aislada de otras disciplinas o de la evolución de la tecnología; y no necesitamos una enseñanza que se concentre en proporcionar información”, señaló.

Así, comentó, la Escuela Judicial tiene que repensar cómo lograr que la formación de profesionales de la judicatura tenga las mejores estructuras mentales, que estén ordenadas, además de proporcionarles un entrenamiento para razonar, argumentar y manejar todos estos conocimientos y técnicas, lo que sólo se va a lograr con vinculación y colaboración, entendiendo, respetando y completando su especialización y definiendo su identidad.

El director general de Investigación de Responsabilidades Administrativas del TEPJF, Rodolfo Terrazas Salgado, dijo que es importante que se retome como eje rector de los trabajos de configuración académica, funcional y estructural de la Escuela Judicial Electoral el tema de la ética pública, para recordarle a los ciudadanos, a los partidos, a los medios de comunicación y demás actores institucionales, que la ética pública existe judicialmente hablando y que se ha echado mano de ella desde hace muchos años.

Por su parte, la vicepresidenta de la Barra Mexicana del Colegio de Abogados, Claudia de Buen Unna, explicó que es posible que el tribunal, los abogados barristas y los que pertenezcan a otras escuelas, lleven a cabo sinergias cuya principal finalidad sea fortalecer el Estado de derecho. Por ello, dijo, “la Barra está abierta para encontrar un punto de acuerdo entre ambas instituciones, respetando en todo momento su independencia, y coadyuvar en un futuro inmediato para obtener con la Escuela Judicial y la sección de Educación Continua, del Colegio de Abogados, una alianza fundamental”.

La coordinadora general del Programa Interdisciplinario sobre Política y Prácticas Educativas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Blanca Heredia Rubio, mencionó tres áreas en las que podría ser fructífera la colaboración entre la Escuela Judicial Electoral y la academia. Primero, se refirió a todo lo relacionado con la formación de personal judicial que traería aire más fresco a las aulas de muchas instituciones académicas. Segundo, señaló la investigación, ya que la cercanía que tiene la Escuela Judicial con los magistrados electorales puede aportar casos y observaciones especializadas que permitirán entender las estructuras de las normas y las relaciones que se tienen en materia electoral; y, tercero, mencionó la labor jurisdiccional activista de la justicia electoral, que ofrece un área interesante de discusión y de reflexión

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario