SabiasQue


Herzog deja huella en sociedad alemana contemporánea


Autor:Olga Borobio. Corresponsal    |    Publicacion:11-01-2017

+ + - -

Roman Herzog murió a los 82 años y dejó una profunda huella en la conciencia contemporánea de la sociedad alemana.

Berlín.- En el recuerdo de los alemanes, el expresidente Roman Herzog está estrechamente vinculado a la frase: “Un tirón debe recorrer Alemania”, para referirse a cambios profundos que tenían que partir desde el seno de la sociedad alemana.

Roman Herzog murió este día a los 82 años y dejó una profunda huella en la conciencia contemporánea de la sociedad alemana.

El discurso que pronunció en 1997 reclamó a la sociedad que abandonara posiciones que consideraba como propiedad, como incambiables, y que todos los ciudadanos estuvieran dispuestos a sacrificar algo: los de grandes dimensiones más, los pequeños menos.

“Pero todos tienen que contribuir”, fue su llamado, que resonó con fuerza en el país y quedó grabado para la Historia. Con esas palabras se refirió a la necesidad de que la sociedad alemana despertara de su letargo y asumiera la realización de profundas reformas, aunque éstas requirieran un sacrificio personal.

Fue el presidente de 1994 a 1999, un cargo que goza de gran respeto entre los alemanes. El mandatario debe estar desvinculado de intereses partidarios y abarcar de esa manera a la sociedad en su conjunto, su situación, los retos que tiene por delante y cómo puede resolverlos.

Fue electo por el Bundestag como el séptimo jefe de Estado alemán después de tres votaciones en 1994, y nunca dejó de emitir su opinión sobre los grandes temas para la Alemania de estos días. Provocó más de una vez a la sociedad del país europeo y logró su cometido de sacudirla.

En 2008 advirtió a Alemania que no se convirtiera en “una democracia de jubilados”, sino que se diera el paso a un cambio generacional en el país en aras de la equidad entre generaciones.

En 2009 llamó a una discusión generalizada en el país sobre la economía social de mercado, que caracteriza el actual régimen político-social y económico de Alemania, además advirtió sobre las deformaciones que ese régimen presentaba.

En 2014 publicó el que sería su último libro, que llevó el título de “Reinventar a Europa –de un supraestado y una democracia de ciudadanos”, en el que alertó sobre que la Unión Europea estaba perdiendo cada vez más apoyo entre la ciudadanía de la Unión.

Escribió textualmente: “La debilidad mas significativa que amenaza actualmente a la Unión Europea procede de las personas a las que en realidad debe representar y para las que debe estar ahí: para sus ciudadanos”.

En 1996 instituyó el Día de la Conmemoración del Holocausto, que a partir de ese año tiene lugar todos los 27 de febrero. Fue además el primer presidente alemán en visitar el mayor campo de concentración nazi, Auschwitz.

El 27 de enero de 1945 fue liberado Auschwitz por las tropas aliadas, uno de los hitos del término de la Segunda Guerra Mundial.

Herzog declaró en esa ocasión: “El recuerdo no debe tener fin, debe exhortar también a las generaciones futuras de permanecer alertas (respecto a dictaduras como el nazismo). Es por eso importante establecer una forma de recordar, que tenga vigencia en el futuro”.

“Tiene que poder expresar el luto sobre el sufrimiento y la pérdida, debe estar dedicado al recuerdo de las víctimas y debe ser capaz de enfrentar cualquier peligro de que (esa tragedia, el nazismo) se repita”, consideró.

Las Naciones Unidas declararon en 2005 al 27 de enero de cada año como el Día Internacional para Recordar a las Víctimas del Holocausto.

El actual mandatario alemán Joachimk Gauck declaró en 2015 que Roman Herzog siempre se había situado en favor de la libertad y abogado por ella. En ese año fue galardonado con una alta presea por sus contribuciones al país.

En 2016 responsabilizó a los partidos alemanes establecidos que no están haciendo lo suficiente para combatir con vigor al partido populista de extrema derecha, “Alternativa para Alemania”, que está teniendo cada vez mas arrastre entre el electorado. Se vincula a ese partido con una nueva forma de nazismo.

La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, declaró que Herzog era muy querido y había sido un patriota con grandes aportaciones.

Lo recordó como pleno de sentido del humor, irónico incluso consigo mismo y amante del lenguaje político claro.

“Su inconfundible voz inteligente y su capacidad de designar claramente los problemas, y al mismo tiempo de dotarnos de valor civil para enfrentarlos, nos va a hacer falta a mí y a todos nosotros”, apuntó.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario