Cultural Más Cultural


Alcalde de Rapa Nui plantea que moai sean “embajadores” de su cultura


Publicacion:12-12-2018

+ + - -

La figura, labrada en basalto entre el año 1000 y 1200, fue sacada de la isla en 1858 por una expedición británica y regalada a la reina de Inglaterra

 

Santiago.- El alcalde de Rapa Nui (Isla de Pascua), Pedro Edmunds Paoa, aseveró que los moai que están fuera de Chile podrían ser embajadores de su cultura y planteó la posibilidad de recibir ayuda extranjera para conservar las figuras de la isla. 

En diálogo con corresponsales extranjeros, el edil señaló que “mi visión es que necesitamos el máximo posible de embajadores Rapa Nui en el mundo. Rapa Nui necesita ayuda ahora, mañana y siempre” porque la mantención y conservación de la isla “es carísima”.

“Estamos trayendo a nuestros ancestros de vuelta, fantástico, muy bien, y los vamos a ubicar en el terreno. Y después, ¿qué haremos?”, preguntó Edmunds Paoa, quien no está de acuerdo con la postura del Consejo de Ancianos de Rapa Nui respecto a recuperar las figuras de piedra que fueron sacadas de la isla.

En noviembre pasado, el ministro chileno de Bienes Nacionales, Felipe Ward, y miembros de la Comunidad Mau Henua llegaron al Museo Británico de Londres para dialogar con sus autoridades sobre una eventual recuperación del moai Hoa Hakananai’a, una de las principales piezas en exhibición en el recinto europeo.

La figura, labrada en basalto entre el año 1000 y 1200, fue sacada de la isla en 1858 por una expedición británica y regalada a la reina de Inglaterra, la cual lo entregó al museo para su exhibición hasta la actualidad.

Edmunds Paoa alertó sobre el deterioro que están sufriendo los moai en Rapa Nui producto del clima, por lo que es partidario de mantener las figuras que se encuentran en el extranjero como “embajadores” de su cultura y que aquellos contribuyan a cubrir los costos de su conservación.

Detalló que “en la isla hay mil moai, tanto enterrados, parados y desechados. Esos mil se están deshaciendo, porque están hechos de una toba, una piedra volcánica, que no es muy dura, tampoco es blanda, pero con el golpe del viento y la lluvia se erosionan”.

En el caso particular del moai del Museo Británico, el alcalde propuso establecer una “relación amigable” con el recinto y planteó, por ejemplo, la donación a la isla de “un euro o una libra” por cada uno de los seis millones de visitantes que tiene, lo que permitiría solventar la conservación de las figuras de Rapa Nui.

“Lo primero que haría sería un juicio de cuenta con el museo y el pueblo británico, un juicio de vergüenza, para que vean donde está mi ancestro y donde estamos nosotros. Queremos que Gran Bretaña nos acompañe para ayudarnos en lo que se necesita para conservar los moai”, subrayó.

Explicó que “necesitamos de tecnología para la conservación de los moai. Hace 18 años, cuando solicite un informe, conservar un moai costaba un millón de dólares. Esa es la realidad y además tenemos mil 585 plataformas donde hay al menos un moai. Esas plataformas también necesitan recuperación, restauración y conservación”.

El alcalde de Rapa Nui aclaró que su postura de mantener a los moai en el extranjero como “embajadores” no significa “renunciar a mis ancestros. Este ancestro cumple mejor su función en el museo, dándote honor, que ser devuelto a un lugar a hacer nada”.

Edmunds Paoa enfatizó “esta es mi opinión. La opinión de la isla la lidera el Consejo de Ancianos, presidido por mi hermano Carlos, y ellos quieren que vuelvan” las figuras de piedra dispersas por el mundo e incluso en algunas ciudades de Chile.

Recalcó que “lo que no vamos a transar es la devolución de las osamentas de nuestros ancestros, las osamentas tienen que volver a la isla si o si porque son los huesos de nuestros ancestros”.

En otro tema, el edil puntualizó que Rapa Nui necesita un régimen de autonomía por su condición geográfica, en medio del Océano Pacífico y a tres mil 700 kilómetros del continente sudamericano, y por su cultura y particulares temas sociales, medioambientales y económicos.

Precisó que en la isla “no hay nadie que esté hablando o queriendo una independencia de Chile. Se generó ese ambiente en el continente para minimizar esta aspiración de tener una autonomía administrativa” para gestionar de mejor forma el lugar donde habitan ocho mil personas y por donde pasan 126 mil turistas al año.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario