Monitor Consolas y Videojuegos


Videojuegos Japoneses vs Occidentales


Publicacion:10-01-2017

TAGS: Videojuegos, Consolas, Xbox, PS4, Nintendo, Japoneses, Occidentales

+ + - -

Los videojuegos son un método de entretenimiento, y como tal, poseen muchos puntos de vista diferentes.

Los estudios creativos más potentes del mundo están localizados principalmente en Japón y en Estados Unidos, habiendo diferencias significativas entre ambos frentes. Es cierto que, pese a que en los albores de la industria el dominio nipón era incontestable en el mercado, las tornas parecen haber cambiado en los últimos años, siendo las creaciones occidentales las de mayor tirón mediático en pos de una facción asiática que parece haber perdido un poco el rumbo a pesar de deleitarnos con algún que otro más que interesante retazo.

Aunque obviamente hay excepciones, vamos a repasar las principales diferencias que -por norma general- solemos encontrarnos entre videojuegos de desarrollo japonés y títulos creados en Norteamérica. Abramos un pequeño debate sociocultural.

Diseño de personajes

Una de las diferencias más significativas y evidentes a primera vista es el diseño de personajes. En Japón apuestan por protagonistas con un aspecto característico y exagerado, tanto en sus rasgos faciales como sobre todo en sus peinados imposibles. Esto forma parte de la cultura nipona, que como sabemos es bastante peculiar y hace que sean bastante arraigados, siendo bastante reacios a aceptar cualquier otra propuesta que no sea la que han mamado desde pequeños. Por su parte, los títulos estadounidenses suelen apostar por un mayor realismo en este aspecto, tratando de apostar por una mayor veracidad a sus historias con personajes más semejantes al que se encuentre a los mandos.


Una mayor sexualización


Este punto va ligeramente implícito al primero. De nuevo, los orientales están habituados a tratar en su cultura (manga, hentai, etc) con un mayor componente erótico, que desde la distancia nos resulta bastante gratuito. Ya sabéis, chicas en minifalda y con mucho escote cuya presencia se debe solo para complacer a los usuarios de dicho territorio aunque no encaje mucho en el guion. El componente sexual es casi una constante en estos títulos, denigrando generalmente el papel de la mujer. Sin embargo, gracias a esto vemos cómo en Japón se crean un mayor título de videojuegos protagonizados por mujeres de lo que vemos en Occidente, donde salvo contadas excepciones tenemos que tomar el control del típico macho de pelo en pecho para salvar al mundo. Tal y como han reconocido creativos en más de una ocasión, que una mujer sea protagonista o aparezca en la portada del videojuego afecta de forma negativa a las ventas. Una muestra evidente de que la industria del ocio electrónico aun es más inmadura de lo que pensamos debido al núcleo principal de sus consumidores.


Dos estilos de RPG


Japón ha vivido muchos años de gloria gracias a desarrollos sublimes de RPG con los que han encandilado a usuarios de todo el mundo. Sin embargo, en estos últimos años los combates por turnos y las historias épicas parecen haber dejado de gustar tanto como antaño. Parte de culpa la tienen los usuarios y creaciones occidentales, que apuestan por juegos de rol con un mayor dinamismo apostando por una acción más directa, pero sin dejar de lado el desarrollo por niveles de los personajes. Quedan muy pocos títulos que hagan uso de las interiorizadas mecánicas de los J-RPG, ya que en la propia industria nipona han optado por amoldarse a lo que quiere el público. Buena muestra de ello es la saga Souls -o Bloodnorne- o incluso Final Fantasy XV, donde el estilo sin contemplaciones predomina ante otros aspectos con los que hace no mucho los fans de la serie disfrutaban hasta la extenuación.


Géneros fetiche


Cada territorio se centra en lo que aparentemente mejor sabe hacer. Japón es todo un especialista en crear los mejores títulos de lucha e incluso pese a la pérdida de peso es capaz de traernos RPG de gran nivel. Por su parte, en Occidente priman en muchas ocasiones los juegos de acción que no ofrecen demasiadas contemplaciones en su desarrollo, como los shooters en primera persona. ¿Alguien recuerda un FPS creado en Japón? No está mal que cada mercado se adapte a desarrollar sus diferentes estilos y especialidades, aunque eso haga que el mercado mundial sea un tanto previsible.


Violencia característica


De nuevo, esto forma parte de la idiosincrasia de la cultura japonesa. A los nipones no les gustan demasiado las armas de fuego (Japón ni siquiera tiene un ejército oficial) y en América... ya sabes lo que hay. Sin embargo, en territorio oriental no se cortan demasiado a la hora de ofrecer una violencia de impacto con litros y litros de sangre por la pantalla, aunque normalmente hacia monstruos o demás abominaciones no humanas. El desarrollo americano suele ofrecer una violencia, como ya decimos, centrada en el reparto de plomo, pero bastante menos efusiva a la hora de pintar de rojo la pantalla. En este apartado tienen mucho que decir los diferentes organismos de clasificación por edades que hay en ambos bandos. CERO en Japón y la ESRB en América tienen sus ideales marcados y de la calificación que obtenga cada título pueden influir de forma determinante las ventas, por lo que algunos desarrollos tienen que hilar muy fino para el bien de sus propios intereses. Resulta curioso que en Japón no se clasifica los juegos con contenido sexual o erótico, mientras que en Occidente una palabra subida de tono pueda suponer el, para muchos, temido +18.
 
Estas son algunas de las principales diferencias entre los videojuegos japoneses y occidentales. ¿Estás de acuerdo? ¿Añadirías alguna más? 



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario