Legal


Busca Hernández Estrada que se respeten derechos de las personas


Autor:Alberto Medina Espinosa   |    Publicacion:09-01-2017

+ + - -

Abogada postulante, egresada además de la carrera de ciencias legales es contadora, empresaria, secretaría y sobre todo ama de casa.

Monterrey, N.L.- Buscado consolidar una visión de Estado de Derecho donde no se violentaran los derechos humanos a la gente, fue por lo que la Licenciada Karina Hernández Estrada, optara por profesionalizarse en la carrera de Derecho, llevando su desarrollo profesional al orden legal.

Abogada postulante, egresada además de la carrera de ciencias legales es contadora, empresaria, secretaría y sobre todo ama de casa. Por lo que nuestra entrevistada se forja en el mundo legal por convicción propia ante problemas familiares muy severos en el seno del hogar.

Su historia más que de tristeza ante las adversidades de la vida,  ha sido de triunfos, de logros  basados en grandes satisfacciones, pues su ingreso al mundo legal se da por injusticias morales, legales, y “de época” al mundo machista y tradicional del mexicano.

Ella como muchas damas en este país, vivió en carne propia la violencia familiar, una herencia de su familia, que era un común en el día a día y así al contraer nupcias sufrió de este tipo de vida de manera natural.

Veía natural “el vivir de golpes”, el lenguaje verbal obsceno y hasta la violencia física y psicológica, esa que duele más y se arraiga en el ser humano.

Su dependencia a su marido en aquel entonces, aunque sea cruda la realidad, fue para ella natural, pensaba que así era la naturaleza de la mujer en el mundo del matrimonio, empero al pasar de los años, al sufrir y ver como esta situación se agravaba y ya era en perjuicio de sus cuatro hijos, opta por madurar y exigir respeto.

Este respeto la lleva a perder a sus hijos ante un juez en un matrimonio fallido y donde al no laborara ni tener una vida económicamente activa pierde a sus hijos ante “un sistema injusto de derecho”; esto a su ver, pues no había cabida a su percepción e este tipo actuar de las autoridades legales.

En base a ello y el batallar legal entiende que el mejor camino para concretar una estabilidad en la sociedad era necesario el derecho, trabajar en el mundo de las ciencias legales y se convierte en abogada.

 

Como dama de las ciencias legales ella es abogada postulante, aunque gusta más del asesoramiento legal y de las pláticas motivaciones, pues además es maestra de ceremonias y ha creado una fundación de desarrollo social, pro bono y legal.

 

Es una mujer de múltiples cualidades, es dama forjada en el esfuerzo y el trabajo, pero sobre todo en la dignidad femenil, no pelea un puesto en el mundo el jurídico, pues ya se lo ha ganado en  base a  esta visión de crecer y no claudicar ante los retos de la vida.

 

Ella es socia del Colegio de Abogados Regiomontanos A.C.(CARAC), es buena amiga y madre, en base a su desarrollo profesional recuperó a sus hijos, pero más que eso, su vida como ser humano.

 

En la Facultad de Derecho en la UANL aún siendo estudiante, ya en esta etapa madura de su vida, aún así era “golpeada” por el sistema, hasta maestros de una manera vulgar hacían alusión a que “se había fugado del trapeador y de la escoba”; comentarios que no tomara en cuenta, al menos no para frenar su destino legal, sino para avanzar en su vida.

 

MUJER DE EMPUJE

Karina Hernández Estrada es una dama que nace un 30 de mayo de 1968, egresa en el 2008 de la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, pero cuenta con Maestría de la Universidad Autónoma de Nuevo León,  en la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública.

 

Además tiene su licenciatura por la Facultad de Derecho y Maestría por la Facultad de Ciencias Políticas en base a sus estudios y entereza.

 

Como mujer sabe que la vida es difícil, pues le ha tocado un desarrollo hacia arriba, pero ella misma nos describe su vida profesional y humana.

 

“Desde muy joven cuando estudiaba la preparatoria, la estudie en un Cebetis No. 53 que está en Apodaca. En aquel entonces no había mucho acceso, era un sacrificio poder ir hasta la escuela porque quedaba  entre Santa Rosa y Apodaca, no había trasporte pues el canon pasaba cada hora y teníamos que irnos de raid pero era muy interesante. Ahí hice la Carrera de Técnico en Contabilidad y lleve dos  tetras de derecho y me enamoré de la carrera, me dio unas semillas que me hicieron enamorarme de todo lo que tiene que ver con la justicia, cuando uno es adolescente es más sensible a pensar en la justicia más que en ganar dinero. Desafortunadamente cuando yo salgo de la carrera técnica , poco tiempo después me caso y no alcanzó a sacar mi certificado  porque me faltaba una materia pus en ese entonces mi madre enfermó y había que estar corriendo al hospital y dejó pendiente el certificado”.

 

“Posteriormente mi madre fallece y con el tiempo después de casarme empiezo a tener mi vida familiar y a la edad de 20 años nace mi primer hijo y en un lapso de cinco años nacen mis otros tres hijos  así que para los 25 años yo ya tenía cinco hijos y me dedique completamente a mis hijos y a mi esposo en aquel momento, ayudarle en su negocio pero siempre tuve un sueño recurrente; mi sueño era que yo trataba de subir unas escaleras en una escuela parecida a mí preparatoria y veía que subían y bajaban pero yo no podía, algo me imposibilitaba subir esas escaleras me quedaba en el tercer escalón y despertaba con esa insatisfacción de porque yo no podía subir esas escaleras, era un pendiente que no me dejaba”.

 

Es entonces que cuando ya ella  terminé  la  preparatoria más o menos en el 86 y regresa en el 93 a presentar las materias que le faltaban para poder tener mi certificado de preparatoria; presenta ya con sus niños chiquitos, hace el esfuerzo y saca su certificado de preparatoria, sin embargo su sueño seguía siendo recurrente y pensó que no era el certificado sino algo más estudiar algo más y esto sería Derecho.

 

“A la par de lo que yo sentía en ese momento de la cuestión de estudio y superación yo vivía una vida con violencia familiar; desde el inicio de mi matrimonio siempre hubo violencia pero esto no me parecía tan extraño porque en mi casa mis padres también vivieron con violencia, así que yo lo veía común y regular porque no conocía otra manera de ver las familias pues no había tercer no redes sociales y pensaba yo que eso era normal en todas las familias, no me parecía justo pero tenía a mis hijos y no quería brincar arrastrar a mis hijos de vivir en una familia, ahora arrastrarlos a otras situaciones y siempre fui muy de pensar que había que procurar lo mejor para los hijos.

 

Yo le ayudaba mucho a mi ex esposo pues yo trabajaba en casa, le ayudaba en el teléfono, yo le ayudaba a vender la mercancía y fue mucho el trabajo que yo invertí en da relación por la familia.

 

Sin embrago, conforme se fueron dando las cosas la violencia que se ejercía era mayor y llegó el momento en que  ya no quise que mis hijos siguieran viviendo esa vida con violencia, no quise que ellos perdieran a su madre,  pues hubo momentos en que llegó a existir violencia económica, que es la que menos me preocupaba sino la violencia psicológica y después la que derrama el vaso, la violencia física por encima de lo que puedes manejar  que te amenazan de muerte con una pistola y situaciones muy difíciles en donde yo  dije ya no es por mí,  pues yo nací con esa forma de vida, pero estaba segura que no quería esa bebida para mis hijos”.

 

Así es que hace  todo lo posible por dejar a esta persona y se genera más violencia al querer separarse, hubo más amenazas y con cuatro hijos  fue  difícilmente podía accesar a un trabajo siendo que al haber formado su matrimonio desde muy joven no ejercí su carrera técnica y no tenía un currículum.

 

Así que cuando intentaba trabajar su esposo en aquel entonces  no le permitía, no le dejaba desarrollarse ni desenvolverse y hacia lo posible por someterla,  con llamadas a sus empleadores y tenía que dejar de trabajar. “La relación se hizo más difícil cada día”.

 

Es así que en el 96 las cosas empezaron a ponerse más difíciles las cosas al tratar de dejar la relación hasta que en el 2000 cuando ya se  habían mudado de casa al menos 19 veces en ese lapso llego a la colonia de Pueblo Nuevo y ahí fue donde recibe ayuda en 1998, ayuda de una vecina para cuidarle a sus hijos y  poder trabajar.

 

Entra a estudiar belleza en un Cecati ahí cerca, para tratar de superarse y cuando  y le ofrecen trabaja, empieza a desligarse de  su  entonces esposo y decide divorciarse, pero por argucias legales  se queda  sin  sus  hijos, lo cual la marca para estudiar derecho.

 

“En ese momento  estaba muy mal psicológicamente y logra la custodia porque al salirme de mi casa él se quedó con mis hijos. En ese momento yo veo la posibilidad de buscar un apoyo en otra persona , quien es mi pareja en este momento, y es así como comienzo a estudiar nuevamente, en el lapso que mis hijos están con su padre me empiezo a traerme a mis hijos porque se sentían abandonados, pero ellos ya eran adolescentes , más o menos fue en 2005 y ahí yo ya estaba estudiado derecho desde el 2003. Yo comienzo a estudiar derecho justamente por eso, estaba muy enojada y molesta pues no entendía porque  le habían otorgado la custodia de mis hijos, yo no entendía como la gente no veía que todo el tiempo había estado yo para mis hijos y no podía explicármelo”.

 

“Así, empecé a buscar respuestas en el Derecho , para tratar de comprenderlo y al estar estudiando me doy cuenta que el Derecho es una herramienta que no va a solucionar los problemas, esa época fue bella y no necesite terapia sino el derecho me ayudó y entendí y reflexione sobre que tenía que hace las cosas por nosotros, que hay que superar los problemas en los que nosotros nos involucramos o nos creamos  y trabaje en ello; el derecho es solo una herramienta cuando ya no hay otra cosa que hacer pero como el Derecho es abstracto no siente y no particulariza, si es verdad o no lo que se dice, solo ve lo que se presenta y es como se deciden las cosas. Yo tuve que aprenderlo de un modo duro, mucha gente piensa que leo derecho le va a dar la solución en el divorcio, en las pensiones, en sus problemas y no es así, el derecho no va a darles al solución ni en lo emocional,  ni en la práctica ni en la realidad”;

 

Ella ve que el Derecho es la última herramienta que debemos de usar para solucionar nuestros problemas, ya sean emocionales o personales.

 

Pero sabe que es necesario para la estabilidad en sociedad.

 

“Por ejemplo cuanto uno se casa  uno considera la viabilidad y piensa y ves que conviene o no y decides casarte y firmar un acta y en el divorcio, la gente corre al derecho quién eran que les solucione de inmediato y solo ir y firmar cuando el proceso es el mismo; tienes que empezar a divorciarte en tu mente, en tus sentimientos, en tus emociones es comenzar ha hacer esa labor que hiciste cuando tomaste la decisión de casarte hay que hacerla  igualmente con el divorcio pero a la inversa para cuando llegues a firmarlo desea algo que ya en tu mente lo resolviste”.

 

“Fui una espectadora en el derecho al entrar a esrtudiar; si hay algo que no olvido es el día que me senté en un pupitre y tenía más miedo que todos los demás estudiantes de dieciséis, diecisiete o dieciocho años  ellos me veían a mí a mis 35 años  y quizá pensaban que yo tenía toda la experiencia y que lo sabía todo y quizá me veían con mucho respeto por la edad que yo tenía; mas sin embargo yo me quedaba en mi lugar callada pues era un mundo nuevo, un mundo que yo tenía 16 años que no estudiaba, tenía mucho miedo de todo, estaba enojada con los abogados y siempre estaba callada y observando y, me toca un maestro de Derecho Romano y nos vea todos y recuerdo que dice bueno aquí veo muchos jóvenes y alguna que otra fugitiva de la escoba y él trapeados y se me quedó mirando, me quedé callada medio sonriendo para disimular todo mi malestar que traía de mi vida”.

 

Ese comentario, recuerda que  era para ella y fue como un reto porque siempre di lo mejor de  ella misma.

 

Y trató de demostrarle a todos y, más a ese maestro, que ya estaba  ahí para crecer;  no escapaba de barrer o trapear o cocinar: “Aún es así que toda la vida me he considerado, aún ahora, una ama de casa que antes de salir deja comida hecha en casa y aquí estoy en esta entrevista”.

 

Como mujer de derecho hace su servicio social aquí en la Junta de Conciliación y Arbitraje,  entraba a las 8 de la mañana y salía a las 12:30 y corría a hacer comida a su casa e irse a sus clases de la universidad en la noche.

 

“No estoy peleada con la idea de las labores del hogar pues pienso que también son parte de la sabiduría y de lo que yo soy, soy una mujer que todo lo tomo como una herramienta en la vida”.

 

“Después de mi servicio social me he dedicado al estudio, a tratar de prepararme, hacer seminarios, diplomados, doy asesorías. En el 2010 puse una oficina a modo de escuela para dar clases de liderazgo personal, estaba en la plaza Miguel Alemán por la colonia Libertad.

 

Ahí ofrecía clases de Desarrollo Humano y de Liderazgo personal, pero no de ese liderazgo para las ventas sino un Liderazgo en el que tú como persona puedas desarrollarte con tus herramientas y lo que tú tienes muy personalizado, no para que traigas a más gente o vendas, no es para saber dirigir tu vida, que lo que tú tienes como herramientas y conocimientos de libros y clases en la escuela y la sabiduría que es la que nos da la vida, lo que aprendemos con la experiencia y, en mucha gente tiene mucha sabiduría pero no se siente con el nivel suficiente para decir yo puedo hacer esto o aquello sino está certificado o piensa que lo harán menos y no siempre es así pues todos valoramos una cosa bien hecha o un trabajo bien hecho”.

 

Ella es una mujer de entrega y de buscar el bien común, siempre tratándolo de combinar con la academia, por  eso hizo la maestría para poder dedicarse a la investigación pues su interés fundamental y principal son las mujeres.

 

“Mi maestría  es en Ciencias Políticas;  en este momento estamos apoyando al Colegio de Abogados (CARAC)  con respecto a este nuevo comité encabezado por el licenciado Hugo Dante Lucio, yo soy presidenta de equidad y género. Toda mi especie día y mi saber adquirida quiero empezando el año dar conferencias y brigadas donde podamos involucrar a los abogados que tienen mucha experiencia en cuestión de litigio encaminado a darles conferencias a más mujeres con charlas motivación alces, canalizar todo y explotar al máximo todo de una manera que le llegue a las personas más vulnerables”.

 

Como alumna ha tenido grandes maestros como el licenciado Mario Esteban . En esta labor he tratado de organizar y formar una organización de mujeres y yo quería rodearme mayormente de mujeres con situaciones de violencia y hacer grupos de apoyo con y entre mujeres; así, en el 2010 cuando inicia con la oficina de clases de liderazgo el licenciado Mario Esteban le  dio ese consejo, él  de  apoyar de profesionistas abogadas y abogados.

 

“En ese momento no lo entendí hasta que empecé con la Maestría  al tratar de invitar gente con el perfil en ciencias políticas pero vi que hacía falta que tuvieran nociones de derecho ara que supieran manejar la ley y lo que más aterriza leas mujeres, pues ellas quieren soluciones de divorcio, soluciones de pensiones y fue cuando me di cuenta que realmente tenía que rodearme de profesionistas, pues a veces podemos tener muy buenas intenciones pero no podremos ayudar a la gente si no les damos herramientas y asesoría práctica para ellas”.

 

Como mujer de entrega y de trabajo le resulta más importante la prevención ante todo, antes de que un buen pleito legal.

 

“ Hay que hablar a las mujeres que es mi grupo objetivo al que quiero llegar porque se dice que la familia es la piedra angular de la familia, pero de la familia la piedra angular la mujer a veces una hermana, otras la abuela pues es quien está en casa alimentando a los niños, no sólo es el 10 de Mayo el día de la mujer sino que día a día pues ahora les decimos la jefa de familia que son las que al no haber un hombre en el hogar ellas trabajan y proveen lo necesario; pero en lo práctico la mujer siempre ha sido la jefa de familia propuesta el hombre sale y trabaja y  la mujer es quien queda a cargo de los hijos”.

 

Perfil

 

Nombre.- Karina Hernández Estrada

Fecha de Nacimiento.- 30 de mayo de 1968

Padres.- José Francisco Hernández y (+) María del Carmen Estrada Hernández

Hijos.- Francisco Cabrera Hernández, Karina Margarita Cabrera Hernández, Teresita Cabrera Hernández y  María del Carmen Cabrera Hernández.

-Es egresa en el 2008 de la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, cuenta con Maestría de la Universidad Autónoma de Nuevo León,  en la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública.

Además tiene su licenciatura por la Facultad de Derecho y Maestría por la Facultad de Ciencias Políticas en base a sus estudios y entereza.

-Gusta de hacer seminarios, diplomados, da asesorías y desde el 2010 puse una oficina a modo de escuela para dar clases de liderazgo personal.Ahí ofrecía clases de Desarrollo Humano y de Liderazgo personal.

-Cuenta con Maestría en Ciencias Políticas.

-Es presidenta de la Comisión de Equidad y Género del CARAC



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario