Legal


Analizan nuevos procedimientos en proceso electoral


Publicacion:21-11-2018

+ + - -

Inici贸 el programa Artesanos del Di谩logo. Comunidad Poniente de la Universidad de Monterrey

En pro de ver el derecho electoral, y con la participación de Lourdes López Flores, exconsejera del IFE; Gilberto de Hoyos, fiscal especializado en Delitos Electorales estatal; y Samuel Hiram Ramírez Mejía, asesor externo de la Presidencia de la CEE, inició el programa Artesanos del Diálogo. Comunidad Poniente de la Universidad de Monterrey

Así es que en  las mesas directivas de casillas con más trabajo y menos personal, homologaciones que dejaron en desventaja a procesos electorales estatales, como en Nuevo León, crean un “déficit democrático” en las recientes elecciones, según algunas conclusiones de expertos reunidos en la Universidad de Monterrey.

En la primera mesa de análisis del programa Artesanos del Diálogo. Comunidad Poniente, participaron la noche del martes Lourdes López Flores, exconsejera del IFE; Gilberto de Hoyos, fiscal especializado en Delitos Electorales de Nuevo León; y Samuel Hiram Ramírez Mejía, profesor de la UDEM y asesor externo de la Presidencia de la CEE.

El panel titulado “Elecciones en Nuevo León 2.0: ¿qué sigue?” fue moderado por Nery Gracia Ledezma, directora de Gobernanza, Comunicación y Relaciones Institucionales de la UDEM, teniendo como escenario el Ágora Oriente del Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño.

López Flores afirmó que el primer proceso electoral del nuevo órgano, INE, resultó “descuidado” en sus procedimientos, por lo que las autoridades –específicamente el Consejo General– deberían hacer un “acto de contrición” y hacer una revisión de las normas.

“Fue un proceso descuidado en términos procedimentales; se dejó sola a la estructura distrital y, por lo tanto, se dejó también un poco abandonada a la estructura que es la base de la ciudadanización de nuestras elecciones: las meses directivas de casillas”, explicó.

La catedrática de la UANL especializada en temas electorales estableció que debe haber “un acto de contrición, de responsabilidad de la autoridad: del Consejo General; eventualmente, hacer una revisión de las normas, los reglamentos; si a nivel federal no se descompuso fue por la contundencia de los votos, no por el trabajo que habrían hecho”.

La académica expuso que existe una falla central del sistema electoral, que está construido “por los partidos y para los partidos”, aunque formalmente pueda argumentarse que es el mejor mecanismo para votar.

“El Tribunal Electoral dice: ‘estamos aquí para defender tu voto y somos la máxima instancia’, (sin embargo) son la última, porque la máxima instancia es el electorado y debiese haber esa civilidad política y esa responsabilidad pública por parte de los partidos de reconocer que cuando se gana, se gana, y cuando se pierde, se pierde”, sostuvo.

López Flores reconoció que hubo fallas de procedimiento, las cuales se están usando por los competidores para beneficiarse, pero advirtió que eso deja fuera el sentir ciudadano y refirió que, en otros países, en situaciones de elecciones muy cerradas, se aplican mecanismos como la segunda vuelta.

“Definitivamente, están ignorando la voluntad ciudadana; la mejor manera de que nos escuchen es que nos vuelvan a invitar a la fiesta, a través del voto; no podemos ir a reclamar si la elección fue sucia, si un candidato hizo trampa, si gastó de más, no podemos hacer absolutamente nada y ahí sí estamos en un déficit democrático”, aseguró.

Por su parte, Ramírez Mejía estableció que, aunque “le fue bien” al INE en los pasados comicios, lo que no fue acertado fueron los ajustes realizados bajo la reforma de 2014, que en el papel parecían interesantes, ya que el INE atrajo atribuciones para regular incluso temas locales, bajo un modelo de federalismo cooperativo, pero resultó un riesgo en la práctica.

“El INE trata de homologar procesos para que todas las entidades federativas estén en el mismo nivel; puede ser muy positivo para algunas entidades cuyos procesos locales no estaban tan consolidados como en otros estados; en Nuevo León, esta homologación llevó a una baja calidad en el proceso electoral”, afirmó.

El catedrático universitario aclaró que, por un lado, se normalizó la vía electoral para el acceso al poder político, pero se debió más a los resultados que hubo: “ante este gran margen, no hay nadie que discuta los resultados”.

El fiscal Gilberto de Hoyos señaló que, como órgano jurídico, la oficina a su cargo debe estudiar y analizar las sentencias para aprender de ellas, ya que sirven para ir conociendo con más detalle lo que es el sistema electoral, conocer los tribunales y los criterios que están determinando para ciertos asuntos.

 



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario