EnEscena Música


Cantautor Draco Rosa pensó que no le ganaría al cáncer


Publicacion:08-10-2018

+ + - -

El ex-Menudo celebra la vida y presenta su disco “Monte sagrado”.

Por Claudia Pacheco Ocampo

México.- El cantautor Draco Rosa admitió que tras someterse a diversos tratamientos en contra del cáncer que le fue diagnosticado en dos ocasiones, pensó que jamás le ganaría y que “Vida” (2013) habría sido su último disco.

Sin embargo, hace mes y medio, tras hacerle un escaneo, los médicos le dieron una buena noticia y hoy confirma estar libre de este mal que padeció como parte de un tumor cercano al hígado, en 2011, y luego en el sistema linfático, en 2013.

“Cuando no hay alcohol ni droga, ¿a dónde va uno? Yo fui a la fe porque la fe va más allá de lo que entendemos que es vivir. Tener fe y gratitud en tu peor momento, es un logro. La primera vez que tuve un trasplante no pensaba en eso, pero en la segunda ocasión tuve ese despertar y pude perdonarme”, platicó a Notimex en entrevista.

Perdonar es la clave, asegura el artista quien formó parte del grupo Menudo, justo en el periodo que también estuvo Ricky Martin y a quien a lo largo de su carrera como solista le ha compuesto temas como “Livin´ la vida loca”, “María” y “La copa de la vida”.

Antes de atravesar por esta situación, mucha gente le hablaba acerca de la importancia de perdonar a los demás y de perdonarse a sí mismo como método de sanación.

“Yo decía que esta enfermedad me había dado por otras circunstancias, pero cuando me perdoné, me liberé de un saco de cemento que tenía en la mente, fue impresionante. El Universo me ofreció la vitalidad que había desaparecido hasta abril del año pasado y aquí estoy”, comentó.

Draco Rosa se encuentra en la Ciudad de México como parte de la promoción de su nuevo disco “Monte sagrado”, que saldrá a la venta el 26 de octubre próximo, y del cual se desprende el sencillo "2nite 2nite" que describe como una "celebración de la vida y la gratitud".

“Después de perdonarme todo comenzó a cambiar y empecé a jugar de nuevo, a hacer el ridículo en el estudio y hacer mis cosas con instrumentos, a inventar, a encontrarme con estas piezas. Hice algunos 'shows' e improvisaciones”.

Luego de que hace un año el huracán “María” devastó a Puerto Rico, dejando centenares de muertos y miles de damnificados, Draco optó por radicar en la ciudad de Los Ángeles, California, donde montó su estudio y comenzó la grabación.

Uno de sus hijos fue quien hizo el diseño de la portada del disco en la que él está simbolizado a través de un hombre con sombrero y huaraches. Frente a él se halla el “Monte sagrado”.

“Lo que se mira son los tiempos de inteligencia artificial, es un futuro cercano. La estrella blanca representa varias cosas y también es Puerto Rico de luto. Se ve una guitarra y un barco que aterriza en el bosque tropical para hacer su camino, llega al desierto, pasan los años y usa cosas para respirar.

“Representa un poco la médula de otras partes para seguir viviendo. Tiene que ver con lo que soy y que voy caminando al hotel de los encuentros, este es el momento sagrado”, explicó.

Son muchos los símbolos, dijo, pero lo importante es la celebración de vida, es la oportunidad de hacer música otra vez.

“En algún momento pensé que ‘Vida’ sería mi último álbum, porque no podía más. Pero ahora estoy contento de que no fue así y, además, tengo una colección de canciones que necesito grabar, así que ya estaré buscando productor para ellas”.

En “Monte sagrado”, Draco Rosa decidió enfocarse en los principios básicos de la vieja escuela, utilizando la instrumentación de rock estándar y la energía de la grabación análoga en vivo. Es una producción que además de exorcizar su cáncer, le permitió mirar en el atrás de su vida y de cómo fue que llegó al momento actual.

Recordó cuando vivió en Nueva York y estudió en una escuela católica a la que nunca se pudo acoplar. “Después, mi padre decidió que debíamos mudarnos a una finca y no me gustaba cuando mi abuela no usaba su brasier, fue traumatizante.

“También me acordé de cuando hice 'casting' para Menudo y no me aceptaron. Este principio es algo que había rechazado, pues en aquel tiempo yo quería ser compositor y crear cosas. Siempre tuve la percepción de que había llegado de un grupo en el que no había talento o que era fabricado.

“Sin embargo, a esa edad de 13 o 15 años, era un trabajo y por eso me pagaban. Lo bueno es que más adelante hubo muchas risas, agarré la guitarra y me puse a componer.

El artista de 49 años reveló que su pasado siempre fue un pesar. “Todo por lo que había sucedido me parecía desastroso, me pesaba, pero gracias a ‘Monte sagrado’ y al cáncer, hoy sé que fueron bendiciones. Hoy todo es más liviano. Ya vi por dónde entré y es una vida fascinante, ahora siento gratitud”.

Los temas que conforman “Monte sagrado” es el conjunto que da origen a un momento celestial, aquel de estar bien con la vida y con todo, de regresar a ser la estrella.

“La vida es una guerra, a veces es un cáncer que hay que aprender a manejar. Como compañera de viaje siempre tuve a la melancolía y muchas veces me fue consumiendo y hoy en día, aunque exista, soy yo quien la maneja y no ella a mí.

“Todas las mañanas me levanto bien porque descanso bien y siempre intento cambiar el chip. Siempre trato de ser positivo y rodearme de la gente positiva, de eliminar las relaciones tóxicas y tener gratitud”, concluyó.

El intérprete de temas como "Cruzando puertas" y "Amantes hasta el fin", creó la Fundación Voz Forte Alliance, cuyo propósito es ayudar a pacientes diagnosticados con cáncer, en la necesidad o en el proceso de un trasplante de médula ósea. Será en marzo de 2019 cuando Draco Rosa volverá a México para ofrecer una serie de conciertos.

 



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario