Legal


Megalópolis necesita políticas de Estado que no dañen el medio ambiente


Publicacion:01-10-2018

+ + - -

El aumento de la población en las ciudades ha modificado el entorno, por lo que se requiere un trabajo de planificación y administración transdisciplinarios.

México.- Ante la situación ambiental que padecen áreas metropolitanas de las grandes ciudades de México, es necesario crear políticas de Estado a largo plazo, con una visión estratégica y de administración que no dañen el entorno, sostuvieron funcionarios, investigadores y académicos durante el Cuarto Coloquio Internacional Megalópolis y Medio Ambiente. 

En el encuentro, organizado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP), Hugo Javier Buenrostro Aguilar, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), resaltó que el aumento de la población en las ciudades ha modificado el entorno, por lo que se requiere un trabajo de planificación y administración transdisciplinarios.

En su conferencia magistral “Las ciudades y el cambio climático. Ciudades resilientes”, el investigador señaló que “no podemos estar sólo en economía, administración o finanzas, tenemos que acercarnos a institutos y estudios, a fin de que las políticas públicas que se generen tengan una verdadera base”.

En la actualidad las megalópolis enfrentan retos de planificación y administración a largo plazo, con una visión estratégica de cinco, 10 o 15 años, que requiere ser evaluada para atender no sólo fenómenos naturales sino los creados por la humanidad.

Buenrostro Aguilar agregó que se requieren enfoques multi e intratransdisciplinarios para encontrar soluciones de manera conjunta que permitan llegar a la sustentabilidad. La resiliencia debe ser flexible y capaz de funcionar en escenarios pronosticados e inesperados, a fin de desarrollar marcos legales, políticos y económicos que mejoren la capacidad de adaptación.

En el panel “Políticas y programas ambientales en las urbes”, la subprocuradora Ambiental, de Protección y Bienestar a los Animales de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México, Leticia Mejía Hernández, destacó que en la Zona Metropolitana del Valle de México se generan más de 31 mil toneladas al año de partículas suspendidas, de las más peligrosas para la salud.

La autoridad tiene la obligación de garantizar a los ciudadanos un ambiente sano, por lo que las medidas que se implementen en las ciudades deben integrarse con otras para que los beneficios sean completos.

Expresó que en la Ciudad de México, una las medidas implementadas que han dado buen resultado fue el establecimiento de siete líneas del Metrobús, ya que con ellas se redujo la exposición de contaminantes tóxicos, al generar sólo 164 toneladas de dióxido de carbono.

A su vez, la investigadora del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, Nancy Merary Jiménez Martínez, indicó que 30 por ciento de residuos a nivel mundial no recibe el tratamiento adecuado, “nuestra generación de residuos no ha disminuido, al contrario cada día generamos más”.

El director de Movilidad Urbana WRI del Instituto de Recursos Mundiales, Marco Tulio Priego Adriano, expuso que cuatro mil personas al año en la megalópolis  fallecen por temas relacionados con la mala calidad del aire y con el transporte en general; por ello, es necesario disminuir esta problemática.

México todavía es una ciudad que se mueve de manera sustentable; casi 45 por ciento utiliza el transporte público; 20 por ciento el privado; dos por ciento la bicicleta y 32 por ciento camina, agregó.

En tanto, el coordinador de Incidencia en Políticas Forestales en el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, Francisco Cravioto Lagos, indicó que las comunidades que habitan en los ecosistemas forestales, suelen ser las más azotadas debido a que viven en regiones montañosas. “Para ellas no es tan fácil posicionar o comercializar bienes provenientes del aprovechamiento forestal como lo es en la agricultura”.

Dijo que México a nivel internacional es ejemplo del aprovechamiento forestal, ya que no ha degradado a los bosques sino al contrario ha fomentado su recuperación y ha permitido que se fortalezcan estos ecosistemas.

Propuso como política pública, ampliar la superficie bajo manejo forestal comunitario a 15 millones de hectáreas y establecerlo como como objeto prioritario.

 



« Notimex »
armando villarreal flores         2018-10-05 09:58:18
Y LOS IMECAS SIEMPRE SUBIENDO
BLA, BLA, BLA, BLA. "FACTA NON VERBA" SEÑORES
armando villarreal flores         2018-10-05 09:57:48
Y LOS IMECAS SIEMPRE SUBIENDO
BLA, BLA, BLA, BLA. "FACTA NON VERBA" SEÑORES
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario