Cultural Más Cultural


Combaten hambre en África con nopal

Nopales.Nopales.

Publicacion:30-07-2018

+ + - -

Cuando el investigador mexicano Jesús Fuentes llegó a Eritrea, en África, las autoridades le dijeron que no saliera de noche.

Cuando el investigador mexicano Jesús Fuentes llegó a Eritrea, en África, las autoridades le dijeron que no saliera de noche, que no caminara solo y no portara joyas, cámaras ni tarjetas de crédito. "Incluso me pusieron un guardia que era muy incómodo", recuerda. La guerra entre Etiopía y Eritrea había terminado, pero gente armada transitaba todavía en las calles.
Aunque las dos regiones son áridas, Eritrea no se compara con Saltillo, su ciudad natal. Muy cerca de Asmara, la capital del país, hay tramos de desierto que se combinan con verdes colinas cubiertas de yerbas silvestres.
El país pertenece al continente africano, la región con más hambre en el mundo, en donde una de cada cuatro personas tiene desnutrición, según el Programa Mundial de Alimentos. El problema también es grave cuando se trata de animales. Es común la muerte de bovinos, caprinos, equinos y camellos porque no tienen alimento; en las granjas de Eritrea no se come diariamente.
El coahuilense Jesús Fuentes pasó años viajando a África para mostrar el nopal como una opción de alimentación. Cuando era niño, jamás pasó por su mente que el cactus lo llevaría a otro continente. En ese tiempo a él sólo le gustaba estar cerca de los animales en el rancho de sus abuelos, ordeñar las vacas y cuidar cabras. "Me decían mis padres, en paz descansen, que desde chiquillo me gustaba ver el ganado y acompañar a mis abuelos", relata.
Incluso, desistió de su idea de ser médico, igual que su padre, porque prefirió dedicarse a la salud animal porque le gustaba estar en el campo. Por eso decidió estudiar Ingeniería Agrónoma Zootecnista en la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narrob (UAAAN), una de las más importantes especializada en agricultura de América Latina.
En México, Fuentes Rodríguez vivía en una de las zonas más áridas y con sequía del país. Él quería alimentar animales con los recursos disponibles, y después de probar con varios residuos de comida, como corazones de manzana, plantas como el maguey y el mezquite fueron la mejor opción.
Meses después, en Nuevo León recibió la invitación de un representante de la FAO para viajar a África, ya que ahí tenían grandes expectativas sobre el nopal como recurso alimentario. Así fue como en 2000 hizo su primera visita a Eritrea. Aquel país había terminado la guerra con Etiopía y durante un par de años permitieron que la planta creciera sin control en los campos.
En África los nopales, conocidos como Opuntia o Pinkly Pear Weed, y en ciertas regiones aún son vistos como una plaga que ocupa espacios útiles para otros cultivos.

 

 

 



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario