Internacional Norteamérica


Destacan el poder de reconciliación


Publicacion:28-12-2016

TAGS: BarackObama, ShinzoAbe, EstadosUnidos, Japon, PearlHarbor

+ + - -

Destacaron el poder de la reconciliación, al visitar ambos el memorial a las víctimas del ataque japonés contra Pearl Harbor en 1941.

Washington, DC.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, destacaron el poder de la reconciliación, al visitar ambos el memorial a las víctimas del ataque japonés contra Pearl Harbor en 1941.

“Espero que juntos enviemos un mensaje al mundo de que hay mucho más que ganar en paz que en guerra, que la reconciliación trae consigo más recompensas que castigos”, dijo Obama, quien hizo eco a las palabras pronunciadas poco antes por su invitado.

Obama, quien interrumpió de manera breve sus vacaciones de fin de año, resaltó que la visita de Abe es un recordatorio de que “aún las heridas de guerra más profundas pueden dar lugar a una amistad y paz duradera”.

Poco antes, los dos líderes depositaron juntos ofrendas florales en el mo-numento flotante que recuerda a los mil 102 marinos del USS Arizona que perdieron la vida durante el ataque sorpresa a la base naval de Estados Unidos en Pearl Harbor (Hawai), que precipitó el ingreso de Washington a la Segunda Guerra Mundial.

En su turno, hablando ante decenas de invitados especiales, entre ellos sobrevivientes del ataque del 7 de diciembre de 1941, Abe destacó el poder de la reconciliación al hacer notar que los dos otrora enemigos personifican ahora una poderosa e influyente alianza. “Nosotros no debemos repetir los ho-rrores de la guerra otra vez.

Este es un solemne juramento que el pueblo de Japón ha tomado, y desde la guerra hemos creado un país libre y democrático, que de manera firme mantiene su promesa de nunca jamás hacer guerra”, dijo.

Abe hizo votos igualmente para que las futuras generaciones en los dos países valoren el memorial levantado en este bahía como un símbolo de reconciliación, “y no vamos a escatimar esfuerzo para convertir este deseo en realidad”.

“La nuestra es una alianza de esperanza que nos conducirá al futuro”, precisó. La visita de Abe a Pearl Harbor, la primera de un dignatario japonés, precedió a la reunión bilateral que sostuvo antes con Obama, en la que ambos líderes revisaron por última vez el progreso de los esfuerzos conjuntos alcanzados durante los pasados cuatro años.

Con está visita, Abe correspondió a la que Obama realizó en mayo pasado a Hiroshima, Japón, cuando se convirtió en el primer mandatario estadunidense en pisar la ciudad que fue objeto del primer ataque atómico el 6 de agosto de 1945 a manos de Estados Unidos.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, visitó memoriales dedicados al personal militar muerto en el ataque japonés contra Pearl Harbor en 1941, antes de visitar el USS Arizona Memorial en esa base naval estadunidense.

La vista de Abe a Hawai es considerada como una muestra de la reconciliación entre los dos países, que se enfrentaron durante la Segunda Guerra Mundial después del ataque de la aviación japonesa a Pearl Harbor que mató a dos mil 403 militares estadunidenses.

El líder japonés llegó la víspera a la Base Conjunta de Pearl Harbor-Hickam, en Honolulú, y luego se trasladó hacia el cementerio conmemorativo nacional del Pacífico, donde reposan los restos de soldados y otras personas estadounidenses que murieron en el ataque.

En ese lugar, Abe depositó una ofrenda floral, observó un minuto de silencio y firmó el libro de visitas, después colocó flores en la tumba del exsenador Daniel Inouye, quien luchó en Europa como miembro de un regimiento de soldados estadunidenses de ascendencia japonesa.

Inouye es considerada una figura que trabajó para fortalecer las relaciones entre Estados Unidos y Japón.

Abe no es el primer mandatario de Japón que asiste al cementerio conmemorativo nacional del Pacífico, pues en 1957 lo visitó el exprimer ministro Nobusuke Kishi, mientras que la más reciente visita la hizo el exjefe de Gobierno, Yoshihiko Noda, en 2011.

Acompañado por su ministro de Asuntos Exteriores, Fumio Kishida, y la embajadora estadunidense en Japón, Caroline Kennedy, Abe también visitó un cementerio japonés en la zona Makiki de Honolulú, donde anteriormente vivían personas de ascendencia japonesa.

Después presentó flores en un monumento dedicado a soldados que murieron de una enfermedad cuando un buque de guerra del ejército imperial japonés atracó en un puerto de Hawai antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial.

El monumento conmemora también a los soldados japoneses que murieron en el ataque a Pearl Harbor, registrado el 7 de diciembre de 1941. Abe visitó, además, el Memorial Ehime Maru que marca la muerte de nueve personas a bordo del buque escuela homónimo de la escuela de pesca de Uwajima, golpeado por un submarino de propulsión nuclear de Estados Unidos en un incidente fuera de Oahu, Hawai, en 2001.

“El incidente ocurrió cuando era secretario vicejefe de Gabinete, lo recuerdo bien”, dijo Abe, quien estuvo acompañado por su ministro de Defensa, Tomomi Inada, así como el gobernador de Hawai, David Ige, y el comandante de las fuerzas estadunidenses en Japón, Jerry Martínez.

Más tarde, el primer ministro japonés y el presidente estadunidense Barack Obama visitaron el memorial USS Arizona, monumento a las víctimas edificado sobre el buque homónimo hundido durante el ataque a Pearl Harbor.

Aunque Abe presentó sus respetos y oró por los muertos, no emitió una disculpa por el ataque, como ya había adelantado el gobierno japonés, el cual destacó la visita como “una poderosa prueba de que los antiguos enemigos han superado las animosidades”.

Según datos oficiales de Washington, 353 aviones de guerra japoneses atacaron Pearl Harbor y causaron la muerte de dos mil 403 ciudadanos estadunidenses, así como la destrucción de 19 buques de la Armada de Estados Unidos -incluyendo ocho acorazados- y 328 aviones. NTX/I/VRR/JGN/



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario