Joven UANL


Inaugura Jorge F. Hernández la Escuela de Verano UANL 2018


Publicacion:13-07-2018

+ + - -

Y es que además, Jorge F. Hernandez tiene la facultad de ser un buen contador de historias que acompaña con imitaciones de los respectivos personajes.

Aunque Jorge F. Hernández no estaba frente a su clase de “Show and tell“ de los lunes en una escuela de Washington D.C., sí “presumió” a la comunidad universitaria que asistió ayer por la tarde a la inauguración de la Escuela de Verano, que fue amigo de Carlos Fuentes, colaborador de Octavio Paz en la Revista “Vuelta” y convivió de cerca con Gabriel García Márquez, por mencionar algunos de los escritores que conoció.

Y a manera de “stand up”, el historiador, novelista y columnista, dictó la conferencia “Vidas de letras” en la que compartió algunas experiencias que tuvo con los grandes de la literatura latinoamericana.

De Carlos Fuentes recibió los primeros consejos para ser escritor , pero sobre todo buen lector. Y sobre Octavio Paz, descubrió que tenía una voz que podía imitar, lo que le costó una buena regañada del poeta, una tarde en el hotel Camino Real.

Y es que además, Jorge F. Hernandez tiene la facultad de ser un buen contador de historias que acompaña con imitaciones de los respectivos personajes, por lo que su exposición ante el rector de la UANL Rogelio Garza Rivera, el Secretario de Extensión y Cultura, José Garza, así como directores de Facultades, funcionarios universitarios y estudiantes, resultó muy amena e interesante.

Al iniciar la conferencia, dijo que era uno de los momentos más “intensos”que había vivido hasta el momento, que sólo era superado por el “odio” que sentía por Luis Rey, refiriéndose a la bioserie sobre el cantante Luis Miguel que se transmite cada domingo por Netflix.

Agradeció a José Garza, la invitación a inaugurar la Escuela de Verano edición 2018, ya que desde hace tres años vive en Madrid, debido a que fue contratado por el periódico “El País”.

“Desde hace tres años me la paso la mayor parte del tiempo en silencio; leyendo, releyendo, escribiendo y haciendo dibujos ; en realidad, hago lo mismo que hacía desde los siete años de edad, lo cual no tiene ningún chiste “, expresó.

“Cuando me pidieron que hablara hoy, decidí que fuera un pretexto para hablar de las `Vidas de letras´ de las personas que me ayudan cada 24 horas a convencerme de que soy escritor. En realidad, leo, más que escribo, pero sí escribo diario: a veces un párrafo, a veces una página ; el otro día por culpa de Luisito Rey escribí siete páginas, era un plan para asesinarlo, pero me dijeron que ya se había muerto y tiré las siete páginas”, relató, provocando la risa de los asistentes.

En un momento más serio, reconoció que “Un escritor se debe a los libros que ha leído, se debe a la imaginación que queda plasmada en las libretas de distintos tamaños que cargo desde niño. Un escritor se debe a la memoria que uno trata siempre de eternizar como el único medio posible para hablar con los abuelos que ya no están.Porque yo también le debo a mis abuelas la manera en que intentaban controlarme contándome cuentos.

“De manera que cuando yo decidí que iba a hablar de `Vidas de letras´, pensé que debería rendir un homenaje a mis maestros“, señaló Hernández, quien ha escrito cinco libros de cuentos, ha publicado cinco libros de ensayos, así como cinco novelas, de las cuales se publicaron dos.

Posteriormente compartió la anécdota sobre su primer encuentro con Carlos Fuentes. Como su papá era diplomático, la familia vivía en Washington D. C., y en la escuela tenían los lunes una clase “show and tell” en la que los alumnos preparaban un tema sobre anécdotas particulares o ciertos objetos que llevaban especialmente para la clase.

Una vez, su papá lo llevó a conocer a Carlos Fuentes a la Biblioteca del Congreso, y al lunes siguiente, les contó a sus compañeros la experiencia.

“Pedí ser el primero en pasar al pizarrón y les dije que había ido a la biblioteca más grande del mundo y que el dueño era mexicano. Y que había entrado con mi papá, pero ahora yo podía entrar solo, porque ahí me van a enseñar a hablar español sin acento gringo.

Cuando la maestra supo que se trataba de la `Library Congress´, le aclaró que no era propiedad de ningún escritor mexicano. Y aunque se sintió algo decepcionado, continuó visitando al autor de “La región más transparente“, y se hicieron amigos.

Sobre Octavio Paz comentó que cuando escuchó su voz por primera vez, se desconcertó un poco, y cómo tiene facilidad para imitarlo, lo hacía a la primera oportunidad, hasta que llegó a oídos del poeta, quien lo citó una tarde en un hotel para reclamarle.

Otro de los escritores con los tuvo un fuerte lazo de amistad, fue Gabriel García Marquez, pero aclaró que no fue la literatura la que los unió, sino la enfermedad.

“Tuve el privilegio de ser amigo de García Márquez, al igual que sus hijos, sus nietos, que son los mejores amigos de mis hijos; pero sobre todo porque tuvimos cáncer con la misma oncóloga y en realidad por eso nos hicimos amigos; mucha gente cree que fue por la literatura, pero la verdad es que íbamos juntos al hospital”, mencionó.

Finalmente agradeció a todos los escritores que de alguna manera influyeron en su quehacer literario y en su vida.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario