Legal


Hereda González Chávez el gusto por el derecho


Publicacion:12-03-2018

+ + - -

La jurista María Fernanda González Chávez abrazó esta carrera desde muy joven.

Trayendo consigo en las venas, una fuerte empatía hacia la carrera de derecho, una herencia en las ciencias legales firme desde su abuelo y así por su padre, la jurista María Fernanda González Chávez abrazó esta carrera desde muy joven.

 

Su visión en la vida era la de desenvolverse en el ámbito de la justicia, y de hecho aún desde niña jugaba a litigar casos del derecho familiar, aún sin tener un concepto bien identificado de lo que era la carrera…

 

Su primer ventana a las ciencias legales se dio desde el seno familiar, pues su abuelo era notario y con el descubrió desde pequeña la gran responsabilidad que implica esta carrera.

 

Una visión se habría de afianzar más aún con la labor y admiración hacia sus padres, pues ambos juristas, uno litigando en el aspecto privado, que es su padre Homero Carlos González Fuentes y el otro en el terreno de la función pública, la Defensoría de Oficio, ello en la figura de su madre María del Carmen Chávez Robles-Linares.

 

Es por ello que desde chiquilla María Fernanda González Chávez ya tenía bases firmes para seguir estos pasos legales; claro con su esencia y desenvolvimiento personal.

 

A una edad muy pequeña ya visitaba la notaría de su abuelo Homero Carlos González Ríos, como igual escuchaba conversaciones de litigios en el hogar, ya fuese que su padre llevase un caso, o bien algún asunto legal que trajera su madre en la oficina.

 

Es en parte que por ello, no solo ella sino su hermano menor Homero Carlos también optaron por ejercer la carrera de derecho. Empero en el caso particular de nuestra entrevistada su pasión por el derecho ha sido magna y de presunción, aunque ella humildemente, nos expresa que trata de superarse constantemente.

 

Actualmente la jurista es una las Fiscales con más chamba y quien destaca por su empeño en la fiscalía Anticorrupción del Estado de Nuevo León, un área jurídica de reciente creación que ha implicado mucha tenacidad,

 

madurez, trabajos y dedicación, singularidades nada ajenas a su mística profesional y personal.

 

Y es que María Fernanda González Chávez nace un 23 de mayo de 1982, con espíritu de esfuerzo legal, es egresada de la Facultad de Derecho del Tecnológico de Monterrey, aquí en campus Monterrey de la Generación 2007.

 

Nació y creció en Cananea Sonora, pequeño pueblo minero, que muy pronto podría convertirse en un Pueblo Mágico, ahí de donde suena el corrido de la Cárcel de Cananea, y que sabemos es un referente en la conquista de derechos laborales, pues fue en Cananea donde se estableció la primera Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, ahí donde están las famosas minas de cobre y quizás el acontecimiento más importante que ha marcado la historia de este municipio, y de México entero, fue la Huelga de Cananea, acto que se llevó a cabo en el año de 1906, cuna de la Revolución Mexicana, de allí proviene esta gran jurista.

 

Su desarrollo en el derecho ha sido a base de estudio y de trabajo, le ha tocado laborar en varias facetas de las ciencias legales.

 

Tiene una Maestría en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Nuevo León y varias especialidades, ha ejercido en el derecho migratorio, internacional y ahorita enfocada en derecho penal en este Gobierno Independiente de Nuevo León.

 

Pero para conocerla mejor, ella misma nos describe como ha sido su desarrollo profesional y sus experiencias, pues al no ser nada celosa de su profesión, comparte con la comunidad jurídica en base a su visión, lo que puede ofrecer esta digna profesión.

 

“En mi familia casi todos, excepto Carmen Lucia, estudiamos derecho, ella es Ingeniero Industrial y de Sistemas del Tec de Monterrey con un MBA de la Universidad de Texas, formó parte del equipo de Finanzas Corporativas de Coca-Cola Femsa y ahora se incorpora al Grupo BBVA Bancomer como Vicepresidente en el área de Estructuración para la Banca Privada. Mi abuelo fue Notario Público en Cananea por más de 50 años, mi papá es actualmente Notario Público en Agua Prieta, mi mamá es Directora de Reinserción Social en la Coordinación de Medidas Cautelares del Estado de Sonora en Hermosillo, mi prima Ivonne Duran Chávez con más de 20 años de fiscal en la Procuraduría de Sonora, igualmente Ana Lucia Nieves Chávez en el ámbito del Derecho laboral, somos familia de abogados”.

 

“Era natural escuchar platicas de derecho en la casa, totalmente que sí, y es que en la ciudad que nací es tan pequeña que el gremio de abogados es reducido, la mayoría de los casos los llevaba mi papá, el los litigaba. A mi mamá le tocaba ser defensora de oficio, así que muchas veces en las comidas había pláticas entre ellos del mismo asunto”.

 

Desde niña veía que el derecho eran argumentos y debates, así como mucha gente, reconoce que ella pensaba que cuando se estudia derecho es de personas “aguerridas”, “de mucho empuje” y la verdad es que no es necesario el estar en una situación álgida para llevar el derecho.

 

“Creo que siempre fui la traviesa de mi familia, muy hiperactiva, dicen que nací con los ojos abiertos, soy la hermana mayor, con mucha energía, incluso les pedí a mis padres la oportunidad de irme a estudiar a un colegio militar, a los 17 años deje mi hogar y conquiste mi primer reto en New México Military Institute en Roswell, Nuevo México, donde aprendí de liderazgo, de disciplina y del esfuerzo constante, allí descubrí que tengo el carácter suficiente y así decidí estudiar derecho pues esta carrera nos da la oportunidad de explorar diversas facetas”.

 

“Ahora me doy cuenta que la carrera de derecho no tiene nada que ver con los pleitos, sino todo lo contrario se trata de evitar cualquier tipo de conflicto”.

 

De hecho conforme fue estudiando, cambió en ella la perspectiva de la carrera, y más al ir trabajando, ya que encontró que las ciencias legales buscan un orden pacífico, que una confrontación constante.

 

Y aunque en la familia ya había experiencias en el derecho ya habría figuras legales a quien admirar o imitar, esto implicaba para ella el ser cada vez mejor, y superar el desarrollo profesional de sus seres queridos.

 

“La meta estaba muy alta, creo que mi papá en el fondo siempre quiso que me inclinara por el derecho civil y dedicarme al derecho notarial, o bien tener mi propia notaría. Lo intenté un tiempo pero no me gustó. Como en los dedos de la mano, todos son distintos, así nosotros (los hijos y primos), cada uno está en un área legal diversa; yo practique lo migratorio, internacional y administrativo; no hay recelo entre nosotros, mi hermano es abogado egresado del ITESM también, con dos maestrías, una en Derecho Fiscal por la UANL y otra en Derecho Energético por la Universidad de Texas en Austin; actualmente se desempeña en la petrolera australiana BHP Billiton, así que cada uno en su rama es exitoso”.

 

Con el abuelo nunca trabajó pero desde que estaba chiquita se la pasaba en su oficina jugando a ser abogada.

 

Inclusive jugaba a ser abogada de lo familiar, imaginaba que tenía escribientes a su cargo y era la juez que casaba o divorciaba a sus hermanitos.

 

Claro, ya más grande al estudiar la carrera, cuando tenía vacaciones, en los veranos se iba a la Notaria y allí no jugaba sino practicaba el derecho en la notaria de sus papa o bien trabajando en asuntos de desarrollo profesional.

 

Posteriormente trabaja en una notaría pública en Monterrey esto en su último año de carrera.

 

Después empieza a trabajar en el Instituto Nacional de Migración, recién egresada y es ahí donde comienza a crecer profesionalmente.

 

“Tenía una jefa muy estricta, ella me enseñó muchísimo, es la Licenciada Irma García Hinojosa, fue por muchos años la Delegada Federal de Migración y allí me desempeñe como Jefa de Departamento Jurídico a cargo del ex Subdelegado Regional Luis Raymundo Robles, conocí muchos colegas y amigos a quienes les guardo gran aprecio. Eran los años de 2007, 2008 cuando se vino la inseguridad aquí en Nuevo León; extranjeros en Monterrey sin regularizar su status migratorio”.

 

“Trabaje en el Aeropuerto Mariano Escobedo, como Subdelegada Local y era cuando había vuelos directos de Madrid y de Roma, en esos ingresaban a México extranjeros sin los permisos correspondientes, me tocó una familia de Irak que se hacían pasar por Franceses con documentos falsos, eventualmente solicitaron refugio y se les otorgó, pues corrían peligro en su país de origen; ejemplos como ese donde México es un país de tránsito hacia los Estados Unidos.

 

“Aunque uno pensaría que todos quieren irse a Estados Unidos, en mi opinión, México ya es para muchos el sueño americano. México, lejos de ser tercermundista, es un país con diversas oportunidades laborales, es el destino de muchos y nuestro trabajo fue ser un filtro migratorio, donde invitábamos a los extranjeros turistas pero también regulamos la estancia de aquellos que llevan años trabajando y formando familias mexicanas”

 

“Con las reformas del 2011 a la Ley General de Población y diversas leyes migratorias, se dio una transformación fundamental en favor de los extranjeros.”

 

De ahí se fue a laborar al Consulado Americano aquí en Monterrey, de hecho participo directamente en la construcción del nuevo Consulado que está en Santa Catarina, es decir, de un edificio que el Consulado Americano rentaba a una instalación diplomática oficial.

 

“Ahí me tocó ver desde la contratación de la Comisión Federal Electricidad para dar servicio a un ente diplomático, hasta aprender de la burocracia del Departamento de Estado en Washington D.C.; todo se maneja mediante protocolos internacionales y relaciones diplomáticas”.

 

En esta etapa logra dar asistencia consular a personas de Estados Unidos que cometieran algún delito en Nuevo León, Zacatecas, Coahuila, San Luis Potosí y Durango. Asistiendo regularmente a los CERESOS y proclamando los Derechos Humanos.

 

“Los visitaba, los asistía y velaba porque tuvieran acceso a una defensa adecuada”, esa era una de sus actividades principales, asistir a los americanos con problemas legales.

 

Después se enfocó en los niños migrantes con doble nacionalidad.

 

“Fueron años difíciles, la sustracción de menores a nivel internacional, y sí, la carga de trabajo era pesada pero nada que me asustara y es que me gustaba lo que hacía”.

 

Del consulado se entera del proyecto para una nueva Subprocuraduría Especializada en el Combate a la Corrupción que es algo totalmente nuevo y que opta por emprender este camino legal.

 

Es de reconocer que empieza de cero, de hecho las oficinas de la Fiscalía Anticorrupción eran una bodega, ya que era donde antes estaba el Instituto de Control Vehicular.

 

“Iniciamos cuatro personas, el Dr. Benjamín Marina, el Lic. Aldo Fasci, aunque de los originales solo quedamos el Subprocurador Ernesto Canales y yo. Me invitan a ser parte de la Procuraduría General de Justicia y acepte de inmediato, pues representaba un crecimiento profesional que el Gobierno de Estados Unidos no me ofrecía en ese momento”.

 

“Aquí empezamos sin saber qué delitos eran de nuestra competencia y muy pronto nos llegaron rezagos de otros CODES y de las unidades de investigación. Resulta que ésta Subprocuraduría se creó para investigar casos de alto impacto que dañen el patrimonio del Estado, ejercicio indebido por parte de los funcionarios estatales, peculado y otros. Hoy en día, tenemos más de 250 denuncias, 180 carpetas de investigación y más de 40 ex funcionarios vinculados a proceso penal incluyendo el ex gobernador de Nuevo León”.

 

En esta etapa del derecho y de su vida, la responsabilidad ha sido grande y esta ha sido de todos los que forman la subprocuraduría.

 

Y es que independientemente de que fiscal lleve la cabeza de una carpeta, es el trabajo de toda la subprocuraduría.

 

“Por ejemplo todos celebramos la vinculación del ex Gobernador pues fue un trabajo en equipo y así es como el Licenciado Canales lo ha estado manejando. Desde que entra la denuncia en el CODE a mi cargo, donde se revisan y reciben los primeros escritos, identificamos los posibles actos de corrupción, orientamos a los ciudadanos y conducimos las primeras diligencias para después remitir la denuncia a una de las tres unidades de investigación integradas por los mejores fiscales del país, esto es un trabajo en equipo y el logro de un fiscal lo festejamos todos”.

 

Como mujer es dedicada y de mucho esmero, gusta del esfuerzo y de trabajar mucho, no claudica ante las adversidades y sabe que la carrera es de mucha dedicación.

 

“Para mí fue un reto enorme estar aquí, porque nunca había estado tan cerca del derecho penal, solo porque mi mamá trabajo 13 años en el CERESO de Cananea, Sonora pero ya en la práctica y como abogada nunca había estado tan cerca del litigio penal, y fue hasta que llegue aquí a la Subprocuraduría con los Licenciados Jerónimo Villarreal y Víctor Saldívar con años de experiencia en la PGJ, que cada día asesoran a decenas de ciudadanos en temas de actos de corrupción, he aprendido mucho de ellos y obviamente del Licenciado Canales”.

 

Para nuestra entrevistada el derecho le ha abierto un mejor panorama, ahorita puede decir que no se equivocó de carrera.

 

“Creo que el derecho tiene mucho campo y el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción es el resultado del trabajo de muchos colegas. Confío en las leyes, confío en este país y en los Mexicanos brillantes que promueven reformas, iniciativas en pro de un sistema judicial progresista; entonces no me equivoque de carrera, me apasiona y definitivamente superó mis expectativas. Hace tiempo fui invitada a un evento en el Tec y observe la biblioteca rodeada de oficinas nuevas, imagine que regresaba a mi alma mater, pero rápidamente comprendí que eso quedó atrás, y que ahora estoy viviendo el mejor momento profesional e incluso persona, resultado de las oportunidades que la carrera ofrece a los abogados jóvenes para dedicarse a lo que les gusta.”

 

Un consejo que ofrece González Chávez en esta carrera es el de estar en constante capacitación, aprender de los demás, mantener una mente abierta lista para los cambios, mucha paciencia pero sobretodo iniciativa,

 

“Que empiece por mí y así podré servir mejor a mi país.”

 

Tablita

 

Nombre.- María Fernanda González Chávez

 

Fecha de Nacimiento.- 23 de mayo de 1982

 

 

Papás.- Homero Carlos González Fuentes y María del Carmen Chávez Robles- Linares

 

Hermanos.- Carmen Lucía González Chávez y Homero Carlos González Chávez

 

-Es egresada de la Facultad de Derecho del Tec De Monterrey, aquí en campus Monterrey de la Generación 2007.



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario