Legal


Exponen la Justicia Restaurativa


Publicacion:13-09-2017

+ + - -

El jurista Gabriel de Jesús Gorjón Gomez presentó su Libro: “Tratado de Justicia Restaurativa”, ello en la Universidad Americana del Noreste (UANE).

A fin de que la sociedad legal tenga una mejor visión de lo que es la justicia restaurativa,  el jurista Gabriel de Jesús Gorjón Gomez presentó su Libro: “Tratado de Justicia Restaurativa”, ello en la Universidad Americana del Noreste (UANE).

Donde por cierto ante la comunidad legal de Nuevo León, el Maestro e investigador de derecho,  reconoció que hay mucho avances que se han dado bajo esta visión  legal en la aplicación como tal de lo que es la Justicia Restaurativa.

Bajo esta visión, comentó que el Estado de Derecho busca siempre la ecuanimidad  y el respeto de las partes, pero más el que se restablezca el daño a la contra parte.

“El libro precisamente habla de la Justicia Restaurativa, lo hemos titulado, "Tratado de Justicia Restaurativa un Enfoque Integrador", porque es la conjunción integral y objetiva de diversos puntos de vista, que provienen del conocimiento de expertos en una materia y que se dirige a una audiencia específica para incrementar sus conocimientos en cierta temática. Esta obra es el resultado de un esfuerzo académico de excelente nivel, ya que todos aquellos que han vertido sus conocimientos provienen del claustro de profesores universitarios, están forjando doctores y operadores del nuevo sistema que vierten sus comentarios en base a su experiencia profesional. Todos ellos con alto grado de ética y responsabilidad”.

Dijo que esta visión busca  consolidar el desarrollo de la aplicación de sistema legal para todos.

“¿Porque integrador? Por ser la sumatoria de diversos criterios y ángulos direccionados a una disciplina emergente como lo es ésta, para México por lo menos. Este viene a ser el trabajo colegiado de investigadores de prestigio que están dando a conocer a México y al mundo la inserción de un nuevo paradigma social, ahora realizado por comunicólogos, politólogos, psicólogos, abogados, doctores en filosofía y esto, es una visión  integral de los matices de la justicia restaurativa desde diversos enfoques, donde todos y cada uno de los profesionistas que vienen a apoyarnos a la elaboración de esta obra vierten su punto de vista muy en específico y estamos viendo que esto está lleno de matices y que estamos empezando para México, esto es incipiente”.

“Estamos empezando con mucho brillo, con muchas ganas, la primicia de una obra de esta naturaleza por lo menos aquí en Nuevo León, para nosotros es está aquí en esta universidad  Americana del Noreste que nos abre las puertas el día de hoy”.

En esta primera presentación ellos nos abren las puertas para difundir lo que estamos haciendo los universitarios, los operadores del nuevo sistema penal acusatorio, a través de los métodos alternos de solución de conflictos en una de sus vertientes, como lo es la justicia restaurativa”.

La justicia restaurativa, también llamada justicia reparadora o justicia compasiva, es una forma de pensar la justicia cuyo foco de atención son las necesidades de las víctimas y los autores o responsables del delito, y no el castigo a estos últimos ni el cumplimiento de principios legales abstractos. A menudo se usa el término "ofensores" como concepto alternativo al de "delincuentes" o "criminales", pues la justicia restaurativa intenta evitar estigmatizar a las personas que han cometido un delito.

En un proceso de justicia restaurativa, las personas involucradas en un hecho resuelven de manera colectiva cómo lidiar con las consecuencias de la ofensa y sus implicaciones futuras. Las víctimas juegan un rol activo en el proceso, mientras se anima a los "ofensores" a asumir la responsabilidad de sus acciones y reparar el daño que han hecho. Esto puede hacerse mediante un pedido de disculpas, la devolución de algo robado, dar un servicio a la comunidad, etc.

La justicia restaurativa brinda también ayuda a los "ofensores" para evitar futuras ofensas.

Y está basada en una teoría de justicia que considera al crimen como una ofensa contra un individuo o la comunidad, más que como una ofensa contra el Estado y sus normas. Fomentando el diálogo entre víctimas y "ofensores", la práctica de justicia restaurativa logra un gran grado de satisfacción entre las víctimas así también como que los "ofensores" asuman sus responsabilidades.

“La ida nace en razón de que el cúmulo de trabajos profesionales que se están haciendo en el doctorado de métodos alternos de solución de conflictos; la Universidad Autónoma de Nuevo León es un semillero de nuevos valores, de nuevos trabajos y nuevas investigaciones  que hacen nuestros investigadores. Aquí hay un plus muy valioso y muy importante, este trabajo inició hace un año”.

“Al día de hoy los autores y colaboradores de este libro eran parte de un claustro de profesores por una parte y por otro lado sus respectivos pupilos del doctorado, actualmente ya todos son doctores, todos concretaron las defensas de sus tesis doctorales y todos son doctores. Esta es la idea de que se puede lograr los objetivos y uno de ellos es precisamente la formación de nuevos valores como son el método alterno que nos ocupa”.

La justicia restaurativa se ha inspirado en diversas formas de justicia de pueblos y culturas de países como Canadá, Nueva Zelanda o Australia. Más precisamente, se señala su origen en la decisión de un juez de Kitchener (Ontario, Canadá) que en 1979 promovió el encuentro entre unos jóvenes acusados de vandalismo y los dueños de las propiedades afectadas a fin de reparar el daño ocasionado.

La justicia restaurativa se asienta en tres dimensiones importantes que involucran activamente a tres actores distintos:

    Responsabilidad del autor.

    Restauración de la víctima.

    Reintegración del infractor en la comunidad.

Y es que a  diferencia de la justicia retributiva, en la cual la vulneración a la ley y el castigo consecuente constituyen el eje central, la justicia restaurativa se centra en las consecuencias que el delito ha supuesto para una persona en concreto y la necesidad de repararlo.

Por ello, el ofensor se haga responsable de las consecuencias de su acto, procurando que en el encuentro con la víctima haya una reconciliación basada en la restitución del daño y el perdón; y busca también que se restituya el vínculo social, procurando la reintegración del infractor en la comunidad, fortaleciendo así el sentimiento de seguridad quebrantado.



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario